En los últimos meses, distintos anuncios y rumores han situado a Apple y Google, dos de los grandes gigantes empresariales del nuevo siglo, en la carrera por aplicar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación al campo de la salud. El desembarco de Google ha venido marcado, sin duda, por el desarrollo de Google Glass, unas gafas multimedia que, entre otras aplicaciones, pueden ser, y están siendo, empleadas en cirugía, telemedicina o formación sanitaria a distancia. Además, la empresa estadounidense trabaja en Calico, empresa a través de la que, se sospecha, desarrollará tecnologías orientadas a facilitar el abordaje de los problemas y enfermedades asociados al envejecimiento, el gran reto al que se enfrentan las sociedades occidentales.

 

En el caso de Apple hay más rumores que certezas. El pasado mes de febrero se supo que la compañía trabajaba en el desarrollo de un dispositivo para intentar predecir ataques al corazón a través de un sistema de escucha del torrente sanguíneo. A partir de ahí, el desarrollo del iWatch, un reloj de pulsera, y la contratación de distintos expertos en el desarrollo de dispositivos médicos como Divya Nag, una de las integrantes de la lista anual de Forbes de 30 personas menores de 30 años, o Roy J.E.M. Raymann, experto en la investigación del sueño, ha disparado las suposiciones acerca de sus posibles aplicaciones en el campo de la telemedicina.


Ambas compañías diseñan distintos dispositivos y plataformas para el uso y distribución de apps

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario