ArquitecturaEnvolventeMateriales y RevestimientosNoticiasPavimentos


¿Sabías que hay suelos antibacterianos, que no sólo hacen que la bacteria no prolifere sino que también muera? Pues existen: los suelos de linóleo de Armstrong DLW actúan de esta forma.

 

Estamos ante un pavimento natural, sin plastificantes ni PVC, compuesto en un 98% de materia orgánica, que incluye materiales, como el aceite de linaza, el polvo de madera y el yute. Es precisamente el empleo de aceite de linaza lo que le confiere propiedades antibacterianas, que evitan y combaten hongos, bacterias y virus.

Sin olvidar, que el linóleo es un material que no acumula electricidad estática, lo que hace que repela el polvo y no atraiga a los ácaros. 

Los suelos de linóleo de Armstrong DLW combinan la tradición y el futuro en el diseño y la ecología. Muy higiénicos y con una pisada cálida y confortable, están disponibles en multitud de colores, para adaptarse a estilos decorativos distintos.

 

Además, Armstrong DLW cuenta con dos tratamientos, que dan respuesta a las condiciones y necesidades de los espacios. Así, LPX es la mejor opción en guarderías, escuelas y universidades, ya que ofrece una fácil limpieza y permite una rápida y sencilla reparación de la película protectora.

Mientras que los suelos con PUR Eco están indicados para el ámbito sanitario (hospitales, residencias de ancianos y laboratorios), debido a que este tratamiento protege al linóleo frente a todos los desinfectantes utilizados en hospitales. Asimismo, constituye una excelente barrera contra el desgaste producido por las ruedas de las camas y la alta frecuencia de visitantes.

 


Los pavimentos de linóleo de Armstrong DLW son la alternativa ecológica que mantiene a raya las bacterias.

Galería de imágenes:

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario