Fecha: 02/02/2016
Idioma: Castellano
Autor: Jose Maria Ferrer Bruach, Laura Sánchez Ruiz
Procedencia: ITALSAN

En este término de calidad del agua, cada vez más se implementan sistemas en las instalaciones con el objetivo de evitar las condiciones que favorecen la colonización y multiplicación de bacterias del género Legionella. Como medida preventiva se eliminan o reducen las zonas afectadas mediante un correcto diseño de las instalaciones, así como un buen mantenimiento de las mismas.

Los diversos métodos de desinfección aplicados para el tratamiento, prevención y control de la Legionella, suelen ser con soluciones de cloro (Cl2), de hipoclorito sódico (NaClO), de cloruros de amina (NH2Cl, NHCl2), o de dióxido de cloro (ClO2), con rayos UV y con burbujeo de ozono (O3). Todos ellos son usados por su carácter oxidante, que es la propiedad por la que actúan como desinfectantes. Como la degradación de los polímeros principalmente se debe a su oxidación, estos tratamientos suelen ser dañinos para las tuberías poliméricas.

Debido a este hecho estas tuberías presentan aditivos antioxidantes que, sin alterar sus propiedades físicas, bloquean la degradación termo-oxidativa. Aun así, como cualquier material, siguen siendo vulnerables a productos altamente agresivos como ácidos, bases, oxidantes y reductores fuertes en concentraciones elevadas.

Por otro lado, la temperatura afecta a la estructura de los polímeros y, por tanto, a sus propiedades. Cuanto más nos acercamos a su temperatura de fusión, más lejos nos encontramos de sus propiedades óptimas de aplicación. Por ello, también se añaden estabilizantes térmicos para ofrecer un margen de comodidad y tranquilidad en este rango de temperaturas.

Cuando nos encontramos en una situación de trabajo cuyas condiciones son de altas temperaturas y con la aplicación de tratamientos de desinfección nos encontramos con un nuevo factor: el incremento de la velocidad de oxidación. Cuanto más elevada es la temperatura más rápido suelen ocurrir las reacciones químicas en el medio acuoso. Por esta razón siempre se debe tener constancia de esta realidad y seguir las directivas establecida por el fabricante y por la normativa al aplicar cualquier tratamiento de desinfección. Si se procede correctamente, con las concentraciones de compuesto y temperaturas de trabajo óptimas, no debe haber fallos prematuros en las tuberías siempre y cuando la instalación esté correctamente ejecutada y no se la someta a elevadas presiones.

 


Como conclusión, las exigencias de los diversos métodos de desinfección contemplados en el Real Decreto RD865/2003 han motivado una mejora y evolución de las tuberías y accesorios poliméricos, más concretamente del Polipropileno copolímero random (PP-R), ya que es el más utilizado en las instalaciones del sector hospitalario.

Las condiciones de servicio y mantenimiento más exigentes en la instalación se ubican en el circuito secundario de la instalación de Agua Caliente Sanitaria (ACS), particularmente en las tuberías, accesorios y componentes existentes en la zona de acumulación de ACS.

Vista General de la Sala de Calderas

Ampliamente conocidos son los problemas en tuberías de acero inoxidable utilizadas en instalaciones de ACS con agua de alimentación con concentraciones de hipoclorito sódico moderadamente elevadas. De la misma manera está constatada la aceleración de la degradación en tuberías poliméricas sin aditivos antioxidantes específicos, así como la severa corrosión de las tuberías metálicas con las consecuencias que ello supone.

Como solución a los casos de degradación prematura del material debido a incorrectos procedimientos o fuera de las recomendaciones, se han desarrollado nuevos sistemas de tuberías; en el caso de Italsan la gama de tubería NIRON PREMIUM.


Niron Premium

NIRON PREMIUM es un sistema de tuberías y accesorios de PP-R resistente a la degradación oxidativa del cloro y del hipoclorito sódico. Cuyo valor de referencia de resistencia al NaClO es de 4,3 ppm en ejercicio continuo durante 30 años en condiciones de 60 °C de temperatura y 5.5 bar de presión. Esta realidad es posible gracias a la incorporación en la formulación del PP-R de unos nuevos aditivos antioxidantes, selectivos del cloro y sus compuestos. Así, esta tubería es especialmente eficaz en zonas donde haya concentraciones elevadas de cloro y temperaturas de entre 60 y 70 °C.

Tabla Especificaciones

Especificaciones técnicas:

La certificación de la resistencia al hipoclorito sódico es fundamental para el aseguramiento de la vida útil de la instalación. Por ello es esencial instalar un sistema que disponga del certificado según norma ASTM F2023: Standard Test Method for Evaluating the Oxidative Resistance of Tubing and Systems to Hot Chlorinated Water. (Método de ensayo para la evaluación de la resistencia oxidativa del sistema de tuberías al agua caliente clorada).

AUTORES

Jose Maria Ferrer Bruach, Graduado en Química

Laura Sánchez Ruiz, Directora Técnica Italsan

 

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario