ArtículosDocumentaciónEnergías alternativas y renovablesInstalaciones
Fecha: 13/03/2017
Idioma: Castellano
Autor: Schneider Electric
Procedencia: Schneider-Electric


¿Por qué es especialmente importante la gestión de la eficiencia energética en los centros hospitalarios? Principalmente porque son instalaciones con un consumo elevado, permanente y crítico. En los hospitales, la iluminación, la calefacción, el aire acondicionado, los sistemas de seguridad, de monitorización, ascensores, labores de limpieza y esterilización y quirófanos funcionan 24 horas al día, los 365 días del año.

Además, estos deben garantizar el cuidado, confort y seguridad de sus pacientes y personal, lo que requiere un control especial tanto en las zonas comunes como en quirófanos, cuidados intensivos, laboratorios, salas de cuarentena, etc.

Con todo ello, el consumo de energía cada vez mayor y el aumento significativo de los costes de ésta han hecho que la eficiencia energética sea una constante preocupación para los gestores de los hospitales, que deben enfrentar el reto de ahorrar en costes de funcionamiento, sin perder confort o calidad. Para ellos, las herramientas de gestión técnicas como los BMS (Building Management Systems) se perciben como cada vez más indispensables en los edificios hospitalarios.

 


Tendencias Desde 1995, el consumo de energía de las organizaciones sanitarias ha aumentado un 36%.&][8232;Es probable que esta tendencia se mantenga y se agrave porque existen muchos factores que impulsan el uso de energía en el sector sanitario:

&][61623; Se espera que el número de personas mayores de 60 años se triplique hasta alcanzar los dos mil millones de personas en 2050.

&][61623; Cada vez se requiere más equipo para mejorar la calidad de los diagnósticos y la prestación asistencial.

&][61623; Existe la necesidad de ampliar los equipos informáticos y electrónicos.

Al mismo tiempo que crece el uso de la energía, se espera que sus costes aumenten un 25% en los próximos cinco años. El efecto financiero será enorme.

Si a esto le añadimos que las normas más estrictas y las nuevas obligaciones legales de eficiencia constituyen un riesgo añadido de incumplimiento y sanciones para los hospitales, los riesgos para los centros no hacen más que aumentar.

Sin embargo, existe una manera más sencilla de mejorar la salud financiera de un hospital: el incremento de su eficiencia energética, a través de soluciones globales y/o procedimientos de calidad.

Las mejoras en este campo reducen costes energéticos, beneficiando la gestión económica y medioambiental. Se pueden obtener ahorros reales integrando la gestión y la monitorización de la energía en hospitales, tanto para proyectos de nueva construcción como reformas, a través de soluciones de eficiencia energética completas y adaptadas que dan soporte a la evolución de los objetivos de energía de su hospital, sin sacrificar los estándares de asistencia a los pacientes.

 


Al eliminar las pérdidas de energía, se puede incrementar el margen de un hospital hasta un 25%.

Gracias a una gestión avanzada de la energía, se pueden obtener ahorros sostenibles en los costes de los servicios durante todo el ciclo de vida del edificio hospitalario, y hasta un 30% de ahorro en los costes de energía respecto a un edificio tradicional. Además, se reduce el riesgo de impuestos y sanciones por emisiones de carbono, a medida que la eficiencia energética adquiera más importancia en las futuras normativas. Sin contar que permite cumplir los requisitos de reguladores y organizaciones de homologación durante todo el ciclo de vida del edificio.

 

Para leer el artículo completo haga click aquí

 

 

 

 

 


Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario