InvestigaciónNoticiasNoticias destacadosServicios Hospitalarios


La planificación 3D permite una extirpación más precisa del tumor. El tumor reproducido es un neuroblastoma, un 10% del cáncer infantil. El neuroblastoma se forma en el tejido nervioso y para tratarlo se extirpa el tumor quirúrgicamente combinándolo con radioterapia o quimioterapia.
El neuroblastoma rodea vasos sanguíneos, arterias por lo que su extirpación quirúrgica, plantea muchas dificultades. Los cirujanos tienen que proceder con una extremada precisión para extraer las células tumorales sin dañar las arterias y poner en peligro la vida del paciente. En este contexto, la posibilidad de poder ensayar la intervención con antelación es clave. Permite a los cirujanos estudiar cual es la manera más efectiva de abordar el tumor pudiendo probar tantas veces como necesiten. Además, permite reducir el tiempo de la operación, evitar complicaciones y estudiar la vía para extirpar el mayor porcentaje de tumoración posible.
Para poder planificar las extirpaciones de los tumores más complejas, que a veces resultan inoperables, un equipo de cirujanos del Hospital Sant Joan de Déu ha optado por comenzar a hacer reproducciones en 3D. En colaboración con la Fundación CIM de la Universitat Politècnica de Catalunya – BarcelonaTech (UPC), han realizado un copia en 3D del neuroblastoma que presentaba un niño de 5 años. Para hacerla, los técnicos de la Fundación CIM han cruzado los datos de una tomografía computarizada y una resonancia magnética realizadas al niño.
A pesar que ya hace años que se utilizan impresiones en 3D en el campo de la cirugía maxilofacial, para la reproducción de huesos, la aplicación para tejidos blandos es un novedad. La dificultad que plantea su uso en el caso presentado es doble:
Es necesario un trabajo conjunto entre técnicos radiólogos y de fabricación para revisar las digitalizaciones de la zona afectada y decidir cuáles son los contornos reales de los tejidos.
La copia del tumor ha sido hecha mediante una tecnología que permite la impresión en dos tipos de materiales. Se ha utilizado una resina para reproducir los vasos sanguíneos y órganos de la zona afecta, y otra translúcida y de consistencia blanda parecida a la de la tumoración para que los cirujanos puedan probar de extraer sin dañar los vasos y órganos. Complementariamente, también se ha fabricado un prototipo con los órganos sin el tumo, para poder visualizar el resultado ambicionado al hacer la intervención.


El Hospital utiliza la impresión 3D para poder practicar para una complicada operación a un niño de 5 años

Vídeo explicativo [Fuente: el País]

Galería de imágenes:

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario