ArquitecturaArtículosBIMDiseño y ReflexiónEquipamiento MédicoTecnología
Fecha: 12/07/2017
Idioma: Castellano
Autor: Caterina Vidal y Júlia Rocaspana, Responsables en ingeniería y equipamiento hospitalario, BIOREM
Procedencia: BIOREM


Dado el infinito potencial de gestión de la información de un proyecto hospitalario desarrollado en entorno BIM, el plan de equipamiento médico se puede incorporar en distintos grados de intensidad. El alcance de la integración del equipamiento médico depende de la finalidad de usar BIM para el proyecto, de las necesidades de control del proyecto de equipamiento dentro del proyecto general, del nivel requerido de detalle de los formatos, de la información disponible de cada equipo biomédico y, en general, de las condiciones colaborativas del proyecto.

Este grado de incorporación, a la práctica, viene establecido por el sistema previsto de contratación de equipamiento médico y por las expectativas el cliente en relación a las herramientas de desarrollo y control del proyecto del nuevo hospital. Así, el ritmo de la incorporación del equipamiento médico en proyectos hospitalarios BIM lo están marcando las estrategias de las entidades contratantes.

Las estrategias para la licitación de las obras y del equipamiento, derivadas de los entornos legales internacionales, son tan distintas que no favorecen la explotación máxima del BIM en un proyecto hospitalario con equipamiento médico. En contratación pública, ni los responsables ni los modelos de ejecución coinciden entre obra y equipamiento médico, de modo que la interacción entre obra y equipos se puede limitar a requisitos técnicos de espacios requeridos e instalaciones a suministrar.

Esto facilita la integración de los equipos médicos con la arquitectura del modelo y, sobretodo, puede usarse para diseñar las instalaciones con toda la información requerida de los equipos. Pero es un enfoque de colaboración del proyecto de edificio hospitalario con equipamiento médico que podemos llamar “pre-BIM”, a pesar de que el modelo y los equipos se dibujen con un programa de entorno BIM.

Los casos de éxito hasta el momento sobre BIM y plan de equipamiento son de estas naturaleza porque incluyen en el modelo dibujos de equipos médicos ubicados en las salas de uso y con niveles de detalle y criterios de parámetros directamente relacionados con el uso arquitectónico del proyecto.

 


Incorporar equipos médicos en el modelo hospitalario: adaptación de bibliotecas de objetos Hasta el momento, como decimos, la mayoría de proyectos hospitalarios en BIM que han incluido los equipos médicos dentro del modelo lo han hecho de modo parcial, en función de los objetos de libre disponibilidad, y solamente como un elemento de dibujo o con parámetros informativos imprescindibles. En algunos casos, el equipamiento médico se ha incorporado totalmente en los formatos as-built del proyecto, aprovechando la información gráfica provista por los proveedores de los equipos.

Para las ingenierías especializadas en equipamiento biomédico, el camino de adaptación de productos y procesos al entorno BIM empieza por la conversión de las bibliotecas gráficas de equipos médicos en 2D y/o 3D al nuevo entorno. Para equipar un hospital de nivel universitario se pueden necesitar entre 500 y 1000 familias de equipos biomédicos y mobiliario clínico. Cada una de estas familias tiene en entorno BIM un dibujo asociado y los valores de los parámetros que le definen a lo largo de todo el ciclo de vida de un proyecto de equipamiento médico.

Los parámetros descriptivos de una familia de equipamiento médico, desde el punto de vista de la ingeniería biomédica, deben definir la familia en las fases de: planificación, adquisición, evaluación, implantación, mantenimiento y fin de vida. Esto, ya se ve, se traduce una gran cantidad de parámetros que puede o no incorporarse al proyecto en BIM. Dada la cantidad de información asociada a cada equipo biomédico, la decisión sobre los parámetros de la familia la hemos hecho teniendo en cuenta que siempre se tendrá que adaptar la familia al proyecto particular en el que se incorpore.


En el momento de empezar el proyecto hospitalario colaborativo, cuando incorporamos los ingenieros biomédicos al resto del equipo técnico, los responsables del modelo establecen niveles de detalle y niveles de información que permitan traspasar la información entre los diferentes grupos técnicos -arquitectos, ingenieros de instalaciones e ingenieros biomédicos-. Puede pasar que los LOD y LOI que interesan para el modelo en general y para los equipos biomédicos en particular no coincidan, sobretodo por el poco recorrido del equipo biomédico dentro del proceso de proyecto en este enfoque “pre-BIM”.

La adaptación de nuestras familias de equipos médicos, pensadas para cubrir todos los procesos dentro de la ingeniería biomédica, al proyecto de un hospital concreto en BIM es imprescindible y no se puede estandarizar. En este momento cuando usamos el motor de programación Dynamo para adaptar nuestras familias a las exigencias reales del proyecto. El uso de rutinas Dynamo nos permite aligerar la carga de las familias de un proyecto para permitir su uso en el modelo en concreto, y a su vezresponder a las directrices del proyecto arquitectónico individual.

Incorporar el plan de equipamiento médico: herramientas de planificación Para aumentar significativamente el nivel de compromiso del proyecto con las potencialidades planificadoras del entorno BIM lo deseable es incorporar el plan de equipamiento al proyecto, y no solamente los equipos como familias a dibujar. Esto no depende de la ingeniería biomédica del proyecto, ni siquiera del arquitecto jefe de proyecto, sino del ente contratante.

 

Para leer el artículo completo, descargue el siguiente enlace


Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario