Centro de asistenciaCentros de SaludProyectos

Fecha de finalización: 2014

Web: ver aquí

Autor del proyecto: Josep Ferrando y Pedro García

Fuente: Josep Ferrando

Ubicación: Vilafranca del Penedès, España

Diseño Estructural: Josep Nel.lo

Construcción: Romero Polo SA

Fotografías: Adrià Goula

Superficie: 5.500 m2

Presupuesto: 4.500.000 €

Cliente: Infraestructures SAU

Dirección de obra: G9 arquitectura i gestió SCP

Arquitecto técnico: Toledo-Villarreal

Colaboradores: Ramon Subirà + Jordi Pérez + David Recio + Marc Iserte

LUGAR

El edificio se sitúa en la confluencia de dos calles de carácter y sección muy diferentes, pero de gran importancia para Vilafranca: por un lado, la Avenida de la Pelegrina, que es la circunvalación de la población, con una sección de vía rápida, gran densidad de tráfico y escasos peatones; por otro, la carretera de Igualada, como gran paseo que conecta con el centro de Vilafranca.

El nuevo Ambulatorio entiende y responde al lugar mediante una volumetría clara, limpia y articulada: un cuerpo bajo que aumenta su presencia en la esquina, en el encuentro de las calles, marcando la entrada al edificio y convirtiéndose en la nueva puerta a la ciudad.

Toda la intervención está pensada como reflexión y aplicación de procedimientos capaces de desarrollar una construcción rápida, económica y precisa.

Una estructura repetitiva y constante que garantiza un abaratamiento de soluciones constructivas y una fácil ejecución en obra, incorporando procedimientos industrializados como en el caso de la fachada. El centro no tiene ningún sótano, evitando movimientos de tierras y facilitando la cimentación y el abaratamiento de toda la estructura.

El edificio se proyecta a partir del vacío, los patios articulan la volumetría y los espacios, garantizando la perfecta iluminación de todos los espacios y favoreciendo la intimidad que requiere un edificio asistencial. La articulación de los patios consigue unas proporciones domésticas y humanas de las salas de espera, de los pasos y del resto de espacios de relación, favoreciendo un uso confortable con unas relaciones visuales y lumínicas de calidad. Una propuesta que permite crear las entradas de luz de forma controlada para ofrecer una riqueza arquitectónica en los espacios con las diferentes texturas y colores que va creando. La propuesta parte de un sistema de agregación extensible, modular y de una gran riqueza espacial. El edificio se desarrolla en dos plantas las zonas públicas y semipúblicas, teniendo una tercera planta en el extremo del acceso donde se sitúan las zonas de personal, almacenes e instalaciones.

El edificio es un tapiz, donde unos patios de 2,5×12,5 m permiten la ventilación, iluminación y distribución de todas las áreas públicas en planta baja, racionalizando las circulaciones y salas de espera. Los patios se hacen 60 cm más grandes en planta piso para favorecer la entrada de luz hasta planta baja y dar como resultado unas cajas de luz más ricas con una volumetría que permite la comunicación visual entre los patios en planta primera.

PROGRAMA

El edificio se proyecta a partir del vacío, los patios articulan la volumetría y los espacios, garantizando la perfecta iluminación de todos los espacios y favoreciendo la intimidad que requiere un edificio asistencial. La articulación de los patios consigue unas proporciones domésticas y humanas de las salas de espera, de los pasos y del resto de espacios de relación, favoreciendo un uso confortable con unas relaciones visuales y lumínicas de calidad.

El cuerpo bajo incorpora todo el programa de uso público, quedando las partes más privadas en las plantas superiores del volumen de entrada.

Los consultorios están organizados en grupos de cuatro, de forma que pueden optimizar el

funcionamiento del centro en caso de poco personal. Este sistema de agregación permite un único

pasillo, descentrado, y que parte del vestíbulo de acceso aprovechando el máximo de espacio, evitando grandes espacios de circulación manteniendo unos espacios proporcionados tanto de patios como de zonas de paso.

El paso permite agrupar piezas un lado y a otro, adaptando el

programa de forma estricta y rigurosa, pero que permite en caso de necesidad cambiar fácilmente los usos de los grandes paquetes configurados. El paso incluye escalas en cada núcleo para garantizar la evacuación del edificio y para facilitar las comunicaciones de todo el centro.

La propuesta permite una flexibilidad modular muy adecuado en un centro con unos usos tanto especializados y variados. Se pueden intercambiar las zonas programáticas sin afectar ni la modulación ni la estructura de la propuesta, un centro fácilmente adaptable que permite una gran flexibilidad con una optimización de los espacios.

MATERIALIDAD

Los materiales utilizados también responden a una doble escala, por un lado, las piezas prefabricadas de hormigón dan a la volumetría su carácter de edificio público, de nueva puerta de acceso a la ciudad; que contrasta con el interior, blanco, limpio y luminoso, donde la materialidad es la propia luz, que inunda los espacios mediante grandes ventanales enmarcando las relaciones entre el interior y el exterior. El vidrio y las ventanas se desplazan hacia dentro y hacia fuera en estos grandes marcos de chapa, estableciendo diferentes relaciones espaciales con el exterior y con los patios, que garantizan la intimidad y privacidad de los consultorios y las salas de espera.

Las zonas comunes, pasos y consultorios están acabados con tableros tipo OSB, o bien alicatados, para garantizar al mismo tiempo unos acabados cálidos y más confortables para los visitantes y unas superficies limpias y asépticas que requiere este tipo de usos.

 

Galería de imágenes:

Galería de planos:

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario