DocumentaciónDocumentosDocumentos destacadosEliminación de residuos, IncineraciónGestión

 

Fecha: 23/10/2017

Idioma: Castellano

Web: ver aquí

Procedencia: Salud sin Daño – América Latina

 

Los establecimientos de salud son grandes generadores de residuos. En América Latina se estima que un hospital produce entre 1 y 4,5kg de residuos por cama por día. Si bien la mayoría de ellos es asimilable a los residuos domiciliarios comunes, y podrían ser reutilizados, reciclados, etc., debido a las malas prácticas de segregación y a la poca información disponible, casi la totalidad de estos desechos termina en rellenos sanitarios , vertederos, basurales o incineradores. Estos destinos y tecnologías que hoy en día se postulan como la solución al problema de los residuos están muy lejos de serlo y, al contrario, terminan produciendo nuevos daños al ambiente.

La gestión de residuos tiene que ser pensada de principio a fin para lograr minimizar los impactos negativos que comúnmente provoca. En general, cuando se habla de manejo de residuos, sólo se tiene en cuenta la etapa final del uso de los productos. Sin embargo, es importante planificar la gestión de los residuos desde el comienzo para que incluya políticas de compras correctas (que prioricen productos libres de sustancias tóxicas, con menores compromisos ambientales y cantidades de embalajes,etc.), reutilización, reciclaje, compostaje, etc.

Uno de los objetivos de Salud sin Daño (www.saludsindanio.org) es promover soluciones integrales para este tema que no devengan en nuevas consecuencias negativas para el ambiente. En la mayoría de los casos, los materiales se convierten en basura recién al ser descartados. Si logramos dejar de pensar en este tema como un problema y, en su lugar, vemos en los residuos una fuente de recursos aprovechables, los pasos que hay que adoptar saldrán a la luz fácilmente. Cuando algo es desechado, junto con él se descartan la energía y los demás recursos que fueron necesarios para producirlo y transportarlo (se estima que por cada bolsa de residuos, río arriba se generaron otras 70 bolsas de residuos para producir lo que estamos descartando). La consecuencia directa de esto es que deberán consumirse nuevas materias primas y energía para volver a elaborarlo.

Los niveles de contaminación y deterioro ambiental que se han alcanzado en la actualidad obligan a todos a trabajar por un ambiente saludable y a la búsqueda de soluciones integrales. Ya no se trata de una opción. Siendo la promoción de la salud su cometido principal, el sector salud no puede sentirse ajeno a esta situación. Al contrario, es responsable de liderar el cambio reduciendo su propio impacto sobre el ambiente y garantizando que sus recursos no sean derrochados en el empleo de tecnologías y prácticas que generen nuevos problemas sanitarios.

Este documento tiene por objeto brindar información sobre qué se puede hacer con la porción orgánica de los residuos generados en un establecimiento de salud. Este tipo de residuos puede tratarse mediante procesos como el compostaje y la biodigestión. La puesta en marcha de estos tratamientos permite, por un lado, que estos residuos no sean enviados a un relleno sanitario o vertedero, donde terminarían contaminando el ambiente, y por otro, que se obtengan como resultados productos útiles: abono para la tierra, gas para producir energía, etc.

 

Para descargarse la documentación relacionada debe iniciar sesión o darse de alta en el portal
Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario