ArtículosArtículos destacadosDocumentaciónEliminación de residuos, IncineraciónGestión de residuosInstalacionesSostenibilidad

Fecha: 23/10/2017

Idioma: Castellano

Web: ver aquí

Autor: Georgina Vidal. Doctora en Ciencias, Ingeniera ambiental e Ingeniera biomédica

Procedencia: BIOREM (D D’Enginybiorem S.L.)

 

 

La gestión intracentro de residuos hospitalarios es un aspecto transversal que afecta el día a día del centro, con especial incidencia sobre la seguridad del entorno de trabajo, la prevención de infecciones nosocomiales y el estado del medio ambiente. Su planificación es sencilla, habitualmente sin grandes complejidades tecnológicas, pero requiere de previsión en las etapas de diseño, construcción y equipamiento del edificio para poder realizar posteriormente –y bajo un presupuesto específico– una gestión adecuada y segura. Requiere, también, de la existencia de un marco de gestión extracentro al que transportar los residuos una vez salen del centro. A falta de éste, el centro productos (hospital) deberá actuar a la vez de generador y gestor de residuos.

Durante la fase de diseño, construcción y equipamiento, las tareas de arquitectos, ingenieros y gestores en relación a la futura gestión de residuos hospitalarios deben incluir la asignación de espacios,la definición de circuitos, la preparación de instalaciones y la adquisición de equipos para dar respuesta a las distintas etapas del circuito de gestión: segregación, almacenamiento intermedio, transporte intracentro y almacenamiento / tratamiento final. El diseño estará condicionado al marco legal de aplicación,así como alas alternativas contractuales de gestión (intracentro y extracentro) existentes en el contexto del proyecto y a las decisiones estratégicas de la institución.

Fig. 1. Etapas de la gestión de residuos hospitalarios.

 

En lo que se refiere al equipamiento, éste debe incluir la diversidad de contenedores y carros de transporte,en tipología y cantidad necesarias para que el usuario deseche los residuos que genera durante la actividad asistencial y de apoyo (etapa 1, de segregación), para retirarlos de las salas y almacenarlos temporalmente en el almacén del servicio o de la planta (etapa 2, de almacenamiento intermedio), para transportarlos desde los almacenes intermedios a los espacios de almacenamiento final del centro –habitualmente uno, pero variable en función del layout y la superficie total del complejo hospitalario– (etapa 3, de transporte intracentro), y, finalmente, para almacenarlos en los espacios de almacenamiento final hasta su tratamiento o retirada definitiva del centro. Las características de esta dotación inicial vendrán condicionadas, en gran medida, por el marco legal de aplicación que determina tanto la clasificación de residuos que deberá realizarse (segregación) como los requerimientos que deben cumplir los recipientes de segregación (bolsas, papeleras, contenedores), así como por la voluntad de la institución para implementar alguna estrategia de mejora ambiental en lo que respecta a la gestión de residuos.

                        

Fig. 2a. Recipientes de segregación de residuos.

         

Fig. 2b. Carros de transporte intracentro.

         

Fig. 2c. Contenedores de almacenamiento final.

 

En esta dotación de contenedoressolemos encontrarnos con dos marcos opuestos de gestión intracentro: uno en que la segregación se realiza en bolsas de basura subministradas habitualmente por el servicio de limpieza[1], y otro en que la segregación de residuos peligrosos se lleva a cabo directamente en contenedores, habitualmente desechables y subministrados por el gestor externo de residuos. Como hemos dicho, esta necesidad viene marcada por el marco legal así como por el desarrollo del sector en el contexto de trabajo, y determinará tanto las características técnicas que deben aportar los distintos recipientes como la clasificación que deberán desarrollar posteriormente los usuarios generadores del residuo. Las diferencias de ambos marcos de gestión se observarán inicialmente en el plan de equipamiento y posteriormente en la tipología y dotación económica de los contratos de limpieza y de gestión de residuos en la fase de explotación del centro.

En algunos casos podemos optar por soluciones tecnológicas que aumenten el nivel de automatización de la gestiónintracentro. Así, por ejemplo, podemos utilizar un sistema de robots móviles de transporte intrahospitalario para optimizar la etapa de transporte interno de residuos, reduciendo así el tiempo y coste de personal[2]. En este caso debemos tener muy en cuenta la elevada inversión (y mantenimiento) del sistema: para alcanzar una buena eficiencia y amortizar la inversión, estos sistemas de transporte robotizado deben integrar buena parte de los circuitos logísticos internos del hospital, y no únicamente el de transporte de residuos. La toma de decisiones se sitúa entonces en un contexto de gestión global del hospital y no únicamente en el de la gestión de residuos.


Fig. 3.
Robot de transporte intrahospitalario.

 

Para seguir leyendo debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

Para descargarse la documentación relacionada debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario