Ampliación reformaArquitecturaProyectosTipologíaVarios

Fecha de finalización: 2016

Autor del proyecto: Albert Faus arquitectura

Fuente:  arquitectura

Ubicación: Guiba, Burkina Faso

Contratista: Concept Sarl. info@concept-bf.com. Simeon Toe +226 70245957

Cálculo Estructural: JuanVicente Maravilla (hac90 arquitectes)

Fotografías:  Albert Faus

Superficie: 272,00 m2

Coste: 37.500 €

Cliente: Asociación Ajuda’m a viure

 

Colaboradores: Miquel Comadrán (arquitecto, albert faus arquitectura)

 

Memoria:

Guiba es una comunidad rural de Burkina Faso, cruce importante en la zona, con 9 poblados vecinos que dependen administrativamente de esta localidad, en total unos 15.000 habitantes en 15km a la redonda. Su Centro de Salud y de la Promoción Social (CSPS) está formado por una Maternidad, un dispensario, un pequeño bloque de hospitalización, una farmacia, una cocina, letrinas y fuente pública, así como las residencias de los trabajadores de la salud que no son de la localidad. Edificaciones que no llegan a los 100m2 en planta, de paredes de bloque de mortero de cemento y cubierta de plancha galvanizada, en gran estado de degradación. La Maternidad sufría infiltraciones de agua de lluvia por el techo, abundantes fisuras, revestimientos en mal estado, y mobiliario y equipamiento defectuoso o inexistente.

El equipo de AJUDA’M A VIURE, ONG promotora del proyecto, está formado por diferentes profesionales de la salud catalana y lleva a cabo sus acciones desde 2009. En 2012, después de varios años realizando tareas asistenciales puntuales en la zona, optaron por la implicación en el sistema público de salud, dada sus condiciones de extrema vulnerabilidad. Parecía más adecuado reforzar el sistema sanitario existente, integrado correctamente en la idiosincrasia local, sin duplicar esfuerzos y añadir nuevos agentes de salud.

El objetivo del proyecto es la rehabilitación integral y ampliación del edificio de la Maternidad. Trata de aprovechar al máximo el volumen construido y la distribución existente para mejorar sensiblemente su funcionamiento así como la calidad de los espacios y el nivel de confort interno.

La construcción existente era aproximadamente un cuadrado en planta, con una terraza corrida en toda la longitud de la fachada norte, donde se encontraba el acceso tanto público como para personal sanitario. En el interior, un muro que atravesaba la edificación paralelo a la fachada de acceso, generaba una división entre el espacio público de consulta (sala de espera y sala de consultas) y el espacio clínico donde se hallaban la sala de partos y la de hospitalización post parto.

La intervención planteó convertir el pequeño y oscuro distribuidor interior de la zona privada en un corredor de fachada este a oeste, claro y ventilado naturalmente, regulador de las condiciones térmicas en el interior de la edificación. Ahora, este paso longitudinal interior divide la antigua planta en dos franjas rectangulares, cada una de ellas vinculada a una de las fachadas opuestas norte-sur. El bloque norte se mantiene con las dimensiones existentes, como público y de acceso. En cambio en el bloque sur, el más privado, la pieza construida se amplía hacia ponente para mejorar el espacio de hospitalización.

La apertura de este nuevo corredor a los dos extremos permite la creación de un acceso privativo para el personal sanitario a la fachada oeste así como una salida al costado este. En el interior, este pasaje se configura como un tipo de espacio semi-exterior donde el aire se renueva constantemente –aberturas en fachadas coincidentes en el sentido de los vientos predominantes y se permite la salida de aire calentado por las ranuras superiores que quedan entre la nueva estructura del corredor y los antiguos muros del edificio–. Todas las salas tienen aberturas opuestas a fachada y al corredor central, lo que favorece la convección natural del aire interior. Se disponen ventanas con vidrio para poder tener espacios estancos y controlar el intercambio con el exterior. También se prevé la fijación de mosquiteras dado que el paludismo tiene gran incidencia en todo el país.

Volumétricamente se hace evidente la creación de estos dos cuerpos pues ahora cada uno tiene una pendiente igual pero de sentido contrario. La construcción existente se recorta para adaptarla a las nuevas pendientes y se envuelve con un muro autoportante de ladrillo de tierra comprimida BTC, dejando una cámara de aire ventilada intermedia. Este muro permite detener gran parte del calor exterior para mantener el interior fresco, al mismo tiempo que soporta la importante carga que supone la nueva cubierta metálica superior, sin sobrecargar los muros de la antigua construcción.

La nueva sala de postparto se cubre con una losa de hormigón armado de 15 cm. En cambio, el techo interior de la antigua construcción se cubre de manera más ligera, con un entarimado de madera realizado con los tableros recuperados de los encofrados de obra, soportado por los perfiles metálicos IPN de la antigua cubierta que se guardaron en el momento del derribo.

Los dos cuerpos se rematan con una doble cubierta metálica, para proteger la construcción del asoleo directo y las fuertes lluvias de la estación húmeda. Las aguas de lluvia se recogen en una canal metálica que transcurre encima del techo que cubre el corredor central, y que la derrama junto al Karité (vitellaria paradoxa) en el costado Este del edificio.

 

Galería de imágenes:

Galería de planos:

 

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario