ArquitecturaArtículosArtículos destacadosDiseño y ReflexiónDocumentaciónconstrucción industrial alebat

Fecha: 2018

Idioma: Castellano

Web: Ver aquí

Autores: Antonio Ocaña, arquitecto Aidhos arquitec

Procedencia: Alebat

 

Durante las últimas décadas se está produciendo un aumento de los procedimientos de industrialización de edificios. Estos procedimientos son sistemas parciales, ya que no se construye el edificio entero de manera industrial, sino que se producen industrialmente fachadas, puertas o tabiquerías que más tarde se colocan en la obra.
La construcción completa de edificios de manera industrializada se ha dado en muy pocas ocasiones. Es un proceso lento, pero lo más probable es que se generalice en pocas décadas; lo que significará una revolución de grandes proporciones en el sector de la construcción.

 

Construcción tradicional vs. Construcción industrializada

El hospital es un edificio complejo tanto en el diseño como en la construcción, lo cual lo convierte en una tipología difícil de gestionar en los aspectos económicos, de plazo y de calidad. Por estos motivos, la industrialización aporta grandes ventajas frente a la construcción tradicional de hospitales.

En el proceso de industrialización por módulos, la mano de obra estará especializada en cada una de las fases, con un alto grado en el control de calidad, desde el diseño y concepción del hospital hasta la puesta en obra de cada uno de los módulos industrializados.

Los detalles de construcción en un proceso modular están altamente contrastados y ejecutados con precisión, ahorrando costes y tiempos, con la ventaja de que el sistema de trabajo en seco y en taller genera menos residuos que la construcción tradicional.

Reducción del tiempo de construcción

El ahorro de tiempo en la ejecución de obras con un sistema de industrialización modular puede superar el 50% frente al sistema tradicional. Estos procesos se realizan en unas condiciones óptimas de trabajo, eliminando significativamente cualquier imprevisto que pudiera acontecer.

 

Diseño personalizado

La industrialización de edificios no significa necesariamente que los diseños sean iguales o que se repitdan unos pocos modelos. En el caso de los hospitales, se produce un diseño único para cada programa funcional amoldándose a cualquier necesidad.

Flexibilidad

Las posibilidades de flexibilidad son intrínsecas al sistema modular, pudiendo añadirse nuevos módulos en cualquier momento, lo cual resulta especialmente interesante en caso de ampliaciones de hospitales. De la misma manera, el sistema permite el desmontaje de la construcción, permitiendo utilizar las mismas construcciones en otra localización.

 

Resistencia y durabilidad

La estructura de los módulos industrializados es de acero laminado en frío y conforma un bastidor que lo hace resistente, autoportante y con capacidad para resistir a seísmos, debido a la ligereza de la estructura frente a otros materiales estructurales más masivos.

Sostenibilidad

El sistema de industrialización ofrece grandes ventajas medioambientales, ya que no se generan residuos de construcción en el lugar, aumentando la realización del material dentro de la fábrica. De la misma manera, la cualidad de desmontaje del propio edificio permite que, en lugar de derribarlo, se pueda desmontar y utilizarse en otro lugar.
En definitiva, se ofrece un producto global, desde el diseño hasta la puesta en marcha de la instalación, donde no hay ningún aspecto que quede fuera del control de un procedimiento altamente cualificado y que da como resultado una construcción modular flexible, resistente, eficiente, realizada en plazo y económica.

 

Para descargarse la documentación relacionada debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario