ArquitecturaArtículosArtículos destacadosBIMDiseño y ReflexiónDocumentaciónTecnologíaBIM en proyectos pinearq

Fecha: 2018

Idioma: Castellano

Web: Ver aquí

Autores: Nicola Paltrinieri, BIM Manager en Pinearq y Fernando Morales, director de BIM6D Consulting

Procedencia: PineArq

 

 

Premisas

Con la difusión del BIM en el sector de la obra pública, los proyectistas tienen en las administraciones públicas un interlocutor cada vez más exigente en cuanto a usos del modelo: si bien al principio el cliente se conformaba con un juego de planos en pdf y una maqueta electrónica, hoy en día los pliegos de proyecto requieren, en el mejor de los casos, un modelo que sirva de base para todas las fases de proyecto y la posterior explotación de los inmuebles.

Asimismo, la adopción extensiva de la metodología BIM hace que el mismo modelo constituya la base para la licitación y posterior desarrollo en los proyectos de Diseño y Construcción. Éste es un aspecto bastante novedoso en los proyectos de arquitectura, que abre paso a una serie de cuestiones que hasta ahora no necesitaban ser respondidas: ¿qué método de trabajo fue adoptado en las precedentes fases de proyecto? ¿Cuáles fueron las peticiones del cliente en relación al BIM, y cómo fueron contestadas? ¿El modelo BIM integra realmente toda la información del proyecto? ¿Se ha modelado siguiendo un guion preestablecido o de buenas prácticas? ¿Puede el modelo soportar las siguientes fases de proyecto y las nuevas peticiones del cliente?

 

Model Uses y fiabilidad de los modelos

Cuando un modelo BIM es parte del material facilitado por una administración, es imprescindible auditar el modelo y analizar el Bim Execution Plan (BEP) y el manual de modelación que deberían acompañarlo, si es que están disponibles, antes de cualquier otra actuación. En proyectos de gran tamaño, como es el caso de los proyectos hospitalarios, la gran cantidad de datos a gestionar puede mermar de forma terminal el rendimiento del modelo, y se hace imprescindible comprender muy bien la manera en la que los componentes están estructurados, y más aún la estructura de la información y la veracidad de la misma. En caso contrario, estos modelos no se pueden considerar fiables.

Por otro lado, la reutilización de modelos suele llevar sorpresas en forma de errores ocultos o daños a veces irreparables en los archivos. Es necesario dominar la herramienta para evaluar si los modelos presentan problemas y, en caso afirmativo, si se trata de problemas de solución viable.

 

Ilustración 1: Ejemplo de archivo BIM corrupto a causa de una gestión de datos inadecuada

Ilustración 1: Ejemplo de archivo BIM corrupto a causa de una gestión de datos inadecuada

 

Es cierto que un modelo BIM se presta a una escalabilidad de usos, a la cual se corresponde una escalabilidad del nivel de detalle y de información contenido; la experiencia enseña, sin embargo, que la modelación ex novo es muchas veces la mejor solución, ya que permite adaptar el modelo a los usos previstos y evita amplificar los errores de modelación que se arrastran desde las fases previas. En todo caso, se deberá realizar un estudio adaptado a las características de la información recibida y las circunstancias del proyecto. Como consejo podemos decir que los conceptos “prisa” o “urgencia” no deben en ningún caso determinar las decisiones en este tema.

 

En la infografía superior se muestra que existen determinados traspasos de información entre los usos del BIM que generalmente ocasionan pérdida de información. La utilización de modelos BIM para el cómputo de mediciones y presupuestos (5D) , la planificación de los procesos de construcción en el tiempo (4D), y la utilización del BIM para simulaciones, certificaciones energéticas o Value Engineering (6D)

Por estos motivos es necesario prever una tarea fundamental para evaluar la calidad de los modelos recibidos: la auditoría y performance del BIM.

 

Auditoría

Esta tarea especializada debe llevarse a cabo por profesionales cualificados que irán a buscar, dependiendo de la plataforma utilizada de modelado, aquellos aspectos fundamentales que demuestren un mínimo seguimiento de estándares consensuados de uso para después evaluar si el/los modelos se pueden aprovechar para las siguientes fases.

En base a nuestra experiencia podríamos determinar que el control visual y la revisión de aspectos internos de buen uso de la plataforma de modelado de base ocuparán el 50% de la tarea y podrán consistir en que:

Exista un BEP (Bim Execution Plan), protocolo, guías, etc. de seguimiento y documentación de los modelos recibidos;

Los modelos BIM se encuentren estructurados interna y externamente, mantengan una coherencia en su desarrollo y se encuentren correctamente federados.

Los elementos geométricos y no geométricos tengan una taxonomía y/o sistema/s de clasificación extendidos en todas las disciplinas;

Los elementos se hayan modelado con las herramientas propias de la plataforma de modelado y no existan objetos ajenos o que ocasionen problemas potenciales;

Una base de datos estructurada y única del proyecto, revisable, cuantificable y reutilizable para las fases posteriores (algo siempre olvidado hasta el momento y determinante para un BIM de calidad);

Control geométrico, localización, replanteo de elementos y la existencia de análisis de colisiones y de control de calidad en base a un criterio constructivo.

El otro 50% del trabajo de auditoría deberá ser aquel que tenga como objetivo estudiar la viabilidad del modelo a ser reutilizado, en parte o en su totalidad, para las siguientes fases en función de los usos. Para este proceso hay que anticiparse a los procesos de desarrollo BIM y disponer de los mecanismos y herramientas adecuadas, además de la capacidad para analizar aspectos concretos de forma automática o metódica.

 

Performance

El proceso de performance debe ir acompañado de la actualización o creación de un BEP que defina estrategias y objetivos del modelo, teniendo en cuenta las necesidades del cliente y los usos previstos, y en base a éste se reestructuran el modelo y su contenido. Es un proceso que conlleva tiempo, pero sienta las bases para un trabajo viable y, finalmente, permite ahorrar semanas en las fases finales del proyecto. Solo al término de dicha fase preliminar es recomendable proceder al aumento del LOD (Level of Development) y LOI (Level of Information) del modelo, la redacción de planos en las diferentes escalas, la definición del programa funcional de espacios, el estudio de equipamientos, y demás información relacionada.

 

Para seguir leyendo sobre el proceso de performance debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

 

Para descargarse la documentación relacionada debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario