ArquitecturaArtículosArtículos destacadosDocumentación

Fecha: 2018

Idioma: Castellano

Autores: Marta Parra y Angela E. Müller. Servicio de arquitectura y consultoría

Procedencia: Parra-Müller Arquitectura de Maternidades

Web: ver aquí

a

Trabajar sin luz

Cierra los ojos y piensa en tu lugar de trabajo, el que sea: un despacho en un edificio de oficinas, una mesa en un co-working, una cocina industrial, un aula en un colegio, un almacén, una consulta, tu casa, etc.

¿Tu lugar de trabajo tiene ventana? ¿Hacía que dirección está orientada? ¿Te ofrece vistas, o, mejor aún, buenas vistas? Y si no tiene ventana, ¿cómo compensas esa falta de vistas, o falta de conexión con el exterior?

Recuerdo que cuando era estudiante trabajé en una empresa de seguridad. Mi puesto de trabajo estaba en una caja fuerte en el sótano de la empresa, contando y manipulando el dinero que entraba a diario de los bancos de la zona y que necesitaba ser preparado para enviarlo al banco nacional. En la nómina mensual nos pagaban un extra para compensar la falta de luz natural y el extra de polvo en un espacio que no tenía ventilación natural. (Una ley a cumplir en Austria) Un extra que nos correspondía conforme a la normativa de seguridad en el trabajo. Muchas veces hablábamos sobre este tema. Hubiésemos preferido un despacho con ventana y vistas al parque al lado antes que cobrar ese extra, que no era poco. Recuerdo que incluso en el peor de los días de viento, siempre sentí alivio al salir del edificio tras mi turno, que nunca llegó a superar las 6 horas seguidas. Aunque ya era de noche, y hacía frío y no paraba de llover. Subir la escalera, salir del edificio tras pasar el último control de seguridad y volver a respirar aire fresco siempre fue un momento de placer.

Hagamos un simple ejercicio: Si nos fijamos en las revistas de decoración, y observamos espacios que nos llaman la atención y nos parecen bellos…si nos paramos a pensar, no suele ser tanto por el mobiliario o las telas o colores como por la luz natural que entra por unas ventanas con unas vistas a menudo maravillosas. Si no es un prado, es el mar, o un frondoso árbol. Si ahora nos imaginamos los mismos espacios sin ventana ni vistas, cambia la cosa sustancialmente.

Para trabajar con motivación, y más en el caso de los profesionales sanitarios con largos turnos diurnos y nocturnos, la falta de luz natural en estas jornadas es un factor más para perder a corto plazo el ritmo circadiano y a largo plazo la motivación.

En una visita reciente a un hospital saqué esta foto del estar de matronas. Me contaron ellas que incluso venían compañeros de otras áreas del hospital, para disfrutar de un momento junto a la ventana abierta y del sol que entraba, con vistas al mar, especialmente por las mañanas y tras largas noches.

 

Si para el/la paciente es importante disponer de luz natural y conexión con el exterior, no lo es menos para las personas que trabajan durante mucho más tiempo en esos espacios y en el resto de las áreas hospitalarias.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario