ArquitecturaArtículosArtículos destacadosDocumentaciónUrbanismo y Paisajismo

Fecha: 2017

Idioma: Castellano

Autores: Casasolo

Procedencia: Casasolo

Web: ver aquí

a

Cada vez más se está haciendo palpable el progresivo envejecimiento de la población. La Organización Mundial de la Salud estima que para el año 2050, se habrá duplicado la proporción de personas mayores de 60 años en el mundo.
La medicina y la mejora de la calidad de vida avanzan, permitiendo que una persona disfrute de una media de 15 a 20 años de jubilación.

Este hecho conlleva que los servicios para las personas mayores adquieran cada vez mayor relevancia en nuestra sociedad, apareciendo nuevos espacios de calidad como las urbanizaciones residenciales de la tercera edad, en los que el diseño arquitectónico toma un papel relevante.

Veamos las alternativas de acceso a la vivienda para personas de avanzada edad.

 

Alternativas de acceso a la vivienda

En anteriores publicaciones hemos tratado el modelo de las residencias, los apartamentos tutelados o los centros sociosanitarios, espacios pensados para facilitar el día a día de la persona sana y también preparados para que eventualmente la persona pueda estar enferma y bien atendida.

En esta ocasión pondremos en valor los espacios de residencia que además potencian las relaciones sociales y los servicios comunitarios. Un factor cada vez más necesario para combatir la temida soledad de la gente mayor.

 

Urbanizaciones residenciales de la tercera edad

 

casasolo

 

Las urbanizaciones residenciales de la tercera edad consisten en conjuntos de viviendas o pisos tutelados, donde se agrupa a los residentes en función de la patología que sufren o la gravedad de la misma.

En este sentido, los pisos tutelados pueden estar adaptados a los requerimientos físicos de cada caso concreto. Pueden ser viviendas para personas con alteraciones en la visión, en el oído o en la psicomotricidad.

Las urbanizaciones residenciales de la tercera edad mantienen la independencia del residente pero a la vez gozan de una serie de servicios especializados y destinados a garantizar la seguridad y bienestar del usuario.

Están diseñadas para ser cómodas, seguras y totalmente adaptadas. Además de crear espacios de independencia, también cuentan con equipamientos sanitarios, de cuidados para la gente mayor, con servicios adecuados para pacientes crónicos o que padezcan varias patologías simultáneamente.

No obstante, no solamente existen espacios de asistencia sanitaria en esta tipología de urbanizaciones. Si nos adentramos en alguna de ellas encontraremos espacios de ocio o relación entre los usuarios, para combatir la temida soledad de la vejez, apostando por la oferta de actividades y posibilidad de interactuar con más personas.

Se trata de un modelo todavía no demasiado extendido en España; aunque sí en otras regiones como China o algunos países de Latinoamérica.

Uno de los principales inconvenientes de las urbanizaciones residenciales de la tercera edad es, de hecho, el alto coste que implican para personas de avanzada edad pensionistas.

 

Cohousing sénior

 

casa solo

Otra alternativa que se encuentra en crecimiento es el cohousing o vivienda colectiva sénior. Se trata de un concepto que nació en Dinamarca en los años 60-70, pasando posteriormente a otros países del norte de Europa y Estados Unidos.

De igual modo que las urbanizaciones residenciales de la tercera edad, consiste en una manera distinta de entender la relación entre espacio privado y espacio común, incluyendo viviendas privadas, servicios comunes y espacio libre.

En el caso del cohousing sénior se agrupa a los usuarios de más avanzada edad para poder dotar la urbanización de los servicios que más se adecúen a las necesidades de los usuarios. Es frecuente encontrar servicios de asistencia sanitaria como clínicas.

La diferencia entre el modelo cohousing sénior y las urbanizaciones residenciales de la tercera edad que comentábamos anteriormente es que; en el caso del cohousing sénior en la vivienda puede resultar mucho más económica y, por lo tanto, accesible a personas jubiladas.

Este tipo de espacios suelen funcionar de manera más cooperativa y horizontal, por lo que los usuarios suelen requerir menos asistencia médica y suelen padecer enfermedades de menor gravedad.

Potencian la convivencia y las relaciones humanas; sin dejar de lado la salud y la creación de equipamientos sanitarios dentro del recinto, ya se encuentre en la ciudad o en zonas más rurales.

Se trata de otra alternativa de vivienda para las personas mayores que combina la socialización y la tranquilidad de poder contar con atención médica cuando sea necesario. Por ello es preciso diseñar este tipo de espacios con mucho cuidado para que las personas no sientan que viven en un hospital constantemente; pero a la vez tengan acceso directo a la atención sanitaria.

 

Como siempre, finalizar recordando el compromiso de CASA SOLO con el diseño y construcción de los espacios sanitarios actuales y del futuro.

Como arquitectos, nuestro trabajo puede contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas, integrando vivienda y salud de la manera más natural posible.

 

Para descargar el artículo Urbanizaciones residenciales de la tercera edad debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario