ArquitecturaDiseño y ReflexiónDocumentaciónDocumentosDocumentos destacados

Fecha: 30/10/2018

Idioma: Castellano

Autor: María José Herrero, arquitecta en JG Ingenieros

Web: Ver aquí

Procedencia: JG Ingenieros

 

La habitación del pasado cubría un abanico amplio de perfiles de los pacientes, desde los menos graves hasta lo más críticos. Por otro lado, estas estancias acogían 3 pacientes como mínimo. En cambio, las habitaciones actuales son espacios íntimos donde se hospedan pacientes con carácter crítico o crónico y se caracterizan por ser individuales o dobles.

Otro de los puntos que han cambiado es que antiguamente la habitación era un espacio asistencial y de estancia variable, dependiendo de la criticidad, siendo ahora un espacio de curación y de estancia de larga duración. La presencia de los familiares de los pacientes ha pasado a ser de limitada y controlada a un punto importante en la recuperación del paciente con periodos prolongados, incluyendo la estancia nocturna.

Los avances tecnológicos que se están llevando a cabo en los últimos años han hecho que las habitaciones de los hospitales tengan que incluir gran cantidad de aparatos tecnológicos y equipamiento médico. En cambio, la estética de los mismos, en vez de hacer que las habitaciones parezcan espacios asépticos, austeros e higiénicos, ha hecho que sean confortables y domésticos.

En las últimas décadas y sobre todo en los países desarrollados, la tendencia de la habitación hospitalaria ha dado un giro importante debido a múltiples factores, tanto clínicos como económicos:

  • pacientes con mayor consciencia de sus derechos, de su fuerza como cliente y de su capacidad de elección como usuario, especialmente en la sanidad privada.
  • necesidad de reducir los accidentes e infecciones interhospitalarias que generan millones en gasto a las administraciones de salud y a las compañías de seguro.
  • nuevas regulaciones en materia de salud, cada vez más complejas y estrictas.
  • nuevos mecanismos de evaluación de los resultados clínicos
  • necesidad de reducir el gasto sanitario
  • multiplicación de la información científica y clínica sobre la influencia positiva de la familia y el ambiente en el proceso de curación del paciente.

 

Sobre este último punto, existe en estos momentos suficiente evidencia disponible de la incidencia del diseño en el proceso curativo del paciente, donde incluso se cuantifican los ahorros en gasto sanitario en aquellos entornos en donde el paciente se siente cómodo y seguro:

  • Menor prescripción de medicamentos
  • Mejores resultados clínicos
  • Reducción de la estancia hospitalaria
  • Disminución de los accidentes intrahospitalarios
  • Disminución de los índices de stress y agresión de los pacientes
  • Reducción del absentismo profesional, fruto de un mejor ambiente laboral cotidiano
  • Satisfacción del paciente, que se traduce una mayor fidelidad a los establecimientos sanitarios (fundamental en la sanidad privada)

Primero se trató de lograr habitaciones más higiénicas (de esto hace un siglo), luego tocó pensar en la seguridad, y ahora… debemos pensar en el bienestar.  La HABITACIÓN COMO ESPACIO HABITABLE es el nuevo reto para los proyectistas.

 

Para seguir leyendo y saber cómo convertir las habitaciones en espacios habitables debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

5 (100%) 1 vote
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario