ArtículosArtículos destacadosDocumentaciónMateriales innovadoresMateriales y Revestimientos

Fecha: Marzo 2019

Idioma: Castellano

Procedencia: Krion®

Web: ver aquí

 

Existen innumerables fuentes de contaminación, como puede ser el tráfico de las grandes ciudades, la industria, productos químicos procedentes de la actividad agropecuaria, residuos sólidos de las actividades domésticas y un largo etcétera. Al encontrarse expuestos a la luz solar, parte de esta contaminación se degrada de forma natural por fotodescomposición, pero esto no es suficiente debido a la gran cantidad de contaminación existente. Las plantas, gracias a la fotosíntesis, eliminan gran cantidad de esta contaminación a través de sus hojas, utilizando la luz y el agua, que absorben por sus raíces, convirtiendo el dióxido de carbono en materia orgánica y oxígeno. Pero existen otros métodos de descontaminación como la fotocatálisis en la que intervienen la luz, el agua y otros componentes, que no producen oxígeno pero que contribuyen de forma eficaz en la eliminación de la contaminación.

La fotocatálisis es un fenómeno que se origina de forma espontánea en la naturaleza, tal y como ocurre en la fotosíntesis. La luz y la humedad del ambiente toman un papel protagonista para eliminar ciertos contaminantes presentes en el aire que respiramos. En 1972, los profesores Akira Fujishima  y Kenichi Hond  centraron sus estudios en una  particularidad de ciertos minerales que reaccionan a la luz y ese mismo año redactaron una novedosa publicación titulada Electrochemical Photolysis of Water at Semiconductors Electrodes (Nature 238, 37-38), en el que se desvelaba el mecanismo de acción del óxido de titanio (TiO2), un conocido mineral fotocatalítico, en la descomposición del agua por acción de la luz. Este descubrimiento inició una revolución en la industria de la cerámica, del vidrio y otras industrias, con el desarrollo de un sinfín de aplicaciones en diferentes sectores.

 

Fotocatálisis ¿cómo funciona?

La fotocatálisis es un fenómeno que se da lugar en algunos minerales presentes en la Naturaleza, que tienen la capacidad de reaccionar a la luz. Cuando un haz de luz incide sobre la superficie de estos  minerales, la energía de este rayo es capaz de alterar parte de la estructura molecular de este material, haciendo que se combine con la humedad y el oxígeno presentes en el ambiente. Fruto de esta combinación, se producen moléculas (radical hidroxilo) que por su naturaleza se unen con extremada facilidad a otras partículas que estén cerca de ellas, formando moléculas/partículas estables, no perjudiciales para el ser humano.

La magnitud de la actividad fotocatalítica viene determinada en gran medida por varios factores, como los siguientes:

  1. En un primer lugar y de manera destacada, tenemos la radiación. Por lo general y debido a la energía que requieren los fotocatalizadores se precisa de radiaciones energéticas como podría ser la luz ultravioleta (UV-A o UV-B) o la solar. Por ello en función del rango de longitudes de onda que llegan a la superficie del material, habrá una mayor o menor activación de los fotocatalizadores.
  2. Después tenemos parámetros relacionados con el proceso catalítico. Entre ellos por ejemplo destacan el tiempo de exposición. Es lógico pensar que, para un mismo material, cuanto más tiempo esté expuesto el material mejores resultados porcentuales de actividad fotocatalítica.
  3. Relacionado con la radiación tenemos su intensidad (medida en W/cm2). En función de la intensidad de la radiación indicada anteriormente, habrá una mayor cantidad de energía que llegue a la superficie y por consiguiente habrá una mayor activación de los fotocatalizadores. Esta mayor activación conlleva mejores resultados de actividad.
  4. Relacionado con este punto, tenemos la superficie expuesta del material, ya que como es evidente una mayor superficie de material activo contribuirá a unos resultados mayores porcentualmente hablando de actividad fotocatalítica.
  5. Para el caso de los ensayos de degradación en fase líquida y gas, puede llegar a ser determinante el flujo o movimiento de la disolución o del gas en el proceso de degradación. Se ha podido demostrar, y de hecho en las normas ISO se hace referencia a la necesidad de homogenizar y agitar la disolución de por ejemplo azul de metileno cada 20 minutos para el correcto proceso.
  6. Por otro lado, hay factores ambientales que influyen en el proceso en gran medida, como podría ser la humedad ambiente. Se ha visto que una mayor humedad, hace que haya mayor disponibilidad de agua para llevar a cabo la formación de especies reactivas que son las que llevan a cabo los procesos de degradación.
  7. Dependiendo del tipo de compuesto que se intente eliminar, así como el grado de actividad, la degradación será más rápida o lenta. No todos los compuestos son degradables por fotocatálisis ni todos los compuestos degradables lo hacen a la misma velocidad. Es por ello que en cada caso se requiere un estudio independiente de la cinética de degradación.
  8. Cuanto mayor sea la concentración de compuestos orgánicos contaminantes que se encuentren en ese momento mayor será la actividad que se produzca en el material
  9. De la calidad de los activadores dependerá el rendimiento de la actividad, mejores activadores mejoraran la velocidad de descontaminación.

fotocatalisis-funcionamiento

 

KRION® K·LIFE: nuevas propiedades

A raíz del descubrimiento de esta tecnología, han sido muchos los avances llevados a cabo en el campo de la fotocatálisis. Los principales esfuerzos han ido encaminados al desarrollo de materiales que generasen beneficios en la calidad de vida de las personas. En esta línea de investigación, se empezó a avanzar en los diversos frentes que la fotocatálisis como herramienta puede ofrecer: purificación del aire, facilita la limpieza, degradación de productos químicos y antibacteriano.

Krion®, material cambiante y en constante evolución, trata de cubrir las peticiones y necesidades de los clientes y el entorno, mejorando siempre sus propiedades.
En la línea de los saltos evolutivos que se han llevado a cabo en el mundo de la fotocatálisis, aplicándola a aquellos campos donde había una demanda en la sociedad, en Krion decidimos incorporarlo al mundo del solid surface. Ante este desarrollo el departamento de I+D tuvo siempre presente que para que el proyecto viera la luz se deberían cumplir 3 objetivos primordiales:

1 Preservar las propiedades intrínsecas de Krion®. De ninguna manera podríamos renunciar al trabajo que se ha realizado hasta ahora, por lo que, si esta nueva mejora suponía la variación en cualquier propiedad que actualmente dispone Krion®, el proyecto sería descartado.

2 La actividad fotocatalítica debería mantenerse en el tiempo y fuera cual fuera su forma final o acabado. Ya sea cortado, lijado, regenerado, termoformado o perforado, el producto final debería tener sus propiedades fotocatalíticas intactas. Diferenciándose de los productos fotocatalíticos de uso superficial. Aunque la actividad fuese menor a otros productos fotocatalíticos.

3 Dotar de actividad fotocatalítica al material actual. En ningún momento se consideró competir con los materiales actuales fotocatalíticos, simplemente dotar de esta actividad a nuestro material ya que hasta la fecha ningún solid surface había incluido esta propiedad.

La presente invención es un procedimiento de obtención de un polímero fotocatalítico, mediante el desarrollo de un aditivo fotocatalítico, que al añadir dicho aditivo a la resina acrílica y polimerizar, se obtiene el solid surface con actividad fotocatalítica.

El nuevo y revolucionario Krion® K·Life 1100, con tecnología KEAST  (Krion® Eco Active Solid Technology) es el Krion® de siempre con las propiedades de siempre, pero incorpora las exclusivas ventajas de una superficie con actividad fotocatalítica, sin perder ninguna de sus las prestaciones del Krion® de siempre.

Para saber más acerca de las cuatro nuevas propiedades y descargar el documento en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

4 (80%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario