Pueden ser debidas a una cimentación defectuosa, a alteraciones de las características y propiedades del suelo o debidas a reformas o cambios de uso del edificio
Síntomas mas frecuentes son las grietas, fisuras, asientos y desplomes.
Los pasos a seguir son atajar las deformaciones, restituir su posición primitiva y actuar por debajo sin producir cambios
La solución ideal sería aquella que permita una ejecución sencilla, garantice la seguridad del edificio, sea segura al ejecutarse, y sea la mas económica.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment