ArtículosArtículos destacadosDocumentaciónFarmaciaGases medicinalesInstalaciones

Idioma: Castellano

Procedencia: Air Liquide Healthcare

Web: ver aquí

Autor: Patricia Yoldi, Product Manager Healthcare Iberia

 

Con la incorporación de la normativa legal introducida en el año 2003, en virtud de la cual, los gases en su aplicación medicinal pasaban a ser considerados medicamentos, los farmacéuticos hospitalarios han adquirido gran protagonismo.

El farmacéutico debe velar por la correcta custodia y dispensación de los medicamentos, así como garantizar la seguridad, eficacia y calidad asistencial de los pacientes. En aras de garantizar la óptima gestión de los gases medicinales, el Procedimiento de Gestión Integral de Gases Medicinales (PGGM), publicado por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH) y la Asociación de Fabricantes de Gases Medicinales (AFGIM) define las responsabilidades de los profesionales sanitarios implicados en la gestión de los mismos, incluidos los farmacéuticos que tienen un papel relevante en la gestión de gases.

El farmacéutico debe garantizar a sus centros Hospitalarios la disponibilidad de gases medicinales (medicamento) en todo el centro asistencial y en cantidad suficientes para atender cualquier demanda asistencial. Son por tanto el órgano responsable de la compra de gases medicinales. Además, como expertos del medicamento, deben participar en las propuestas para la inclusión de los gases en las guías farmacoterapéuticas y definir los criterios técnicos farmacéuticos de los distintos gases medicinales de los pliegos de adquisición.

No cabe duda de que una de las principales misiones del farmacéutico es velar por la calidad de sus medicamentos y garantizar que cumplen los estándares de calidad exigidos por farmacopea. Los gases medicinales son medicamentos especiales ya que tienen su propio proceso de suministro: el gas es fabricado y transportado hasta el hospital y una vez en el hospital, el gas medicinal circula por redes de distribución las cuales constituyen el verdadero envase del medicamento. Por lo tanto, los farmacéuticos deben tener un control y realizar auditorias que garanticen de la idoneidad de los diferentes puntos por los cuales circula el gas para asegurar la calidad del mismo.

La farmacovigilancia, una de las principales disciplinas de cualquier centro sanitario, también es responsabilidad de los farmacéuticos que son los encargados de asegurar la máxima seguridad tanto de pacientes como de profesionales sanitarios en contacto con gases medicinales. En esta línea, son los encargados de reportar cualquier Reacción Adversa a la Agencia del medicamento y por supuesto actuar en consecuencia ante cualquier tipo de alerta farmacéutica recibida, retirando aquellas botellas que puedan suponer un riesgo para sus consumidores. Es aquí donde toma especial relevancia la óptima trazabilidad de los medicamentos, competencia también de los boticarios, que deben llevar un máximo control de los gases medicinales existentes en sus centros de trabajo para poder actuar en consecuencia.

Estos son tan solo unos ejemplos de las múltiples funciones que desempeñan los farmacéuticos Hospitalarios en relación a los gases medicinales y no cabe duda que cada vez más, su implicación en la gestión de los gases medicinales debe ser mayor.

5 (100%) 2 votes
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario