Evacuación de ResiduosNoticiasNoticias destacadosServicio General

Fecha: Noviembre 2018

Procedencia: Hospital del Mar

Web: ver aqui

Autor: Hospital del Mar

 

El Hospital del Mar acaba de incorporar a su bloque quirúrgico, y en el futuro, al del Hospital de la Esperanza, el nuevo dispositivo de tratamiento de residuos Serres Nemo (Izasa Hospital), que permite el vaciado de las bolsas de aspiración de los quirófanos de forma segura para los profesionales y respetuosa con el medio ambiente. Este nuevo sistema, que se instala por primera vez a un centro hospitalario del Estado, garantiza el tratamiento de los residuos contenidos en las bolsas, que hasta ahora se tenían que depositar en contenedores especiales y enviados a incineración. La medida, con un impacto positivo en la seguridad de los trabajadores y en el entorno, sigue la línea de trabajo y el compromiso asumido por el IMAS para fortalecer su responsabilidad social y avanzar en los compromisos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

El sistema, de fácil uso, permite vaciar las bolsas de aspiración, una tarea que no se puede llevar a cabo por el riesgo de contaminación, sin intervención de los profesionales. El equipo realiza el vaciado de forma automática y segura y permite que los líquidos puedan ser eliminados en la red de tratamiento de aguas residuales sin riesgo para las personas y el medio ambiente. Todo ello, en sólo 20 segundos y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en materia de gestión de residuos. “Mejoramos en seguridad y ergonomía para el trabajador y la trabajadora y reducimos tiempo y dinero en la gestión del residuo”, indica Sonia Cruces, jefe de Hostelería del Parque de Salud Mar.

Beneficios para el medio ambiente

Los quirófanos del Hospital del Mar y del Hospital de la Esperanza generan cada día entre 50 y 60 kg de residuos en forma de bolsas de aspiración (el equivalente a 6 contenedores de residuos de tipo 3, aquellos que la legislación obliga a manipular siguiendo medidas de prevención durante todo el proceso por su riesgo para la salud laboral y pública). Hasta ahora, una vez retirados de los quirófanos, se trasladaban para su tratamiento e incineración. Esto implicaba un riesgo de contaminación en el acceso a zonas restringidas y unos efectos sobre el medio ambiente por su transporte y eliminación. Con el nuevo equipo, se reduce el acceso a la zona quirúrgica, los residuos resultantes se pueden tratar como residuos de retirada y tratamiento convencional y se evita su incineración. Aparte del ahorro ambiental, también se consigue un ahorro económico para la institución, cifrado en casi 30.000 € cada año, un ahorro del 77,4% respecto al presupuesto actual de gestión de estos residuos. El equipo Serres Nemo (Izasa Hospital) ya está plenamente en funcionamiento después de un período de prueba de dos semanas.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario