Laboratorio de MicrobiologíaLaboratoriosProyectos

Fecha: 2017

Ubicación: Photenhauerstraße 108, 01307 Dresden

Cliente: Max-Planck-Gesellschaft

Usuario: Technische Universität Dresden

Superficie: 4 415 brm2

Volumen: 17 920 m³

Arquitecto: Heikkinen – Komonen Architects

Web: ver aquí

Estructura: ISP Scholz Beratende Ingenieure AG

Instalaciones: Klett-Ingenieur-GmbH Niederlassung Meißen

Instalaciones eléctricas: Elektro Ing-Plan GmbH Dresden Ingenieurbüro für Elektrotechnik

Urbanismo: Landschafts Architektur Petzold

Constructores: Hoch-und Tiefbau Rochlitz GmbH, Baierl & Demmelhuber Innenausbau GmbH,  Kluge Klima-Filtertechnik GmbH, FSE Fläminger Stahl- und Energieelementebau GmbH, FAE Elektrotechnik GmbH & Co. KG

Fotografía: Jussi Tiainen

Coste: 12.500.000€

 

Como parte de la extensa estrategia de reurbanización para la parte oriental de la Alemania reunificada, el Instituto Max Planck de Biología Celular Molecular y Genética se estableció en Dresde en 1998. Un grupo de cinco científicos dirigidos por el Profesor Kai Simons, que había sido elegido como director del proyecto, definió el perfil científico del instituto y las instalaciones requeridas por la investigación de vanguardia, contribuyó a la ubicación del edificio del instituto en la ciudad cultural de Dresde, eligió a los arquitectos para el edificio y participó de manera decisiva en el desarrollo de los principios arquitectónicos del proyecto. El instituto ha sido durante todo el lapso de sus operaciones desde 2001 uno de los líderes en su campo. Las decisiones tomadas han demostrado ser las correctas, y la arquitectura ha resistido la prueba del tiempo.

El Centro de Biología de Sistemas de Dresde (CBSD) complementa el Instituto Max Planck de Biología Celular Molecular y Genética, que también fue diseñado por los arquitectos Heikkinen-Komonen. El CSBD complementa las operaciones del instituto con las tecnologías que no existían en el cambio de milenio. Este es un instituto de investigación multidisciplinario de vanguardia donde, junto con el trabajo tradicional de laboratorio, científicos de computación, físicos y matemáticos desarrollan enfoques teóricos y computacionales para comprender sistemas biológicos complejos en diferentes escalas, desde moléculas a células y desde células a tejidos.

El nuevo edificio continúa la trama larga y estrecha, los principios de planificación lineal y la tipología uniforme de doble fachada del edificio de laboratorio existente en el campus, añadiendo la instalación de servicios biomédicos y el alojamiento para huéspedes. La arquitectura del edificio es, en sí misma, una metáfora de la búsqueda de la solución a un problema. El visitante se encuentra con un núcleo complejo y oscuro a la entrada del edificio, para después, dirigirse a espacios mucho más luminosos y amplios. Este laberinto cumple con el objetivo de preparación del escenario para los encuentros e interacciones entre los investigadores y proporciona instalaciones óptimas para experimentos científicos. A lo largo del perímetro exterior hay espacios de trabajo luminosos y silenciosos donde se puede completar el trabajo de investigación.

El proyecto se realizó con la rigurosidad y precisión típicas alemanas. El proceso llevó seis años. Tres firmas de arquitectura participaron en el proyecto: una para la planificación del proyecto y la gestión artística, otra para la planificación de la implementación y otra para la supervisión de la obra.

 

Galería de planos:

Galería de imágenes:

Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario