Proyectospinearq pordenone

Fecha: 2017-2021

Ubicación: Via Montereale 24, Pordenone, Italia

Autor del Proyecto: Pinearq SLP

Fuente: Pinearq SLP

WebVer aquí

Cliente: Azienda per l’Assistenza Sanitaria n. 5 “Friuli Occidentale”

Contratista: CMB y Polese

Project management y obra civil: Politecnica

Diseño estructura: Cooprogetti

Diseño instalaciones: Steam

Presupuesto de Ejecución Material (PEM): 115.000.000 €

Responsable organización sanitaria: Dott. Maurizio Mauri

Superficie: 67.468 m2

Número de camas: 508

 

Arquitectura y entorno urbano

El distrito hospitalario se encuentra el el sector septentrional de la ciudad de Pordenone, delimitado de Via Montereale, Via del Traverso, Via S. Quirino y Vial Rotto, cerca de la carretera estatal Pontebbana que conecta la ciudad de Venecia con Udine y Austria. El solar ocupa más de 95.000 m2, a los cuales se añaden 14.000 m2 de aparcamiento – también objeto de intervención – y, más al norte, el área de la futura “Cittadella della Salute”, un edificio a carácter sanitario a baja intensidad de curación.

El Nuevo Hospital se inserta en un entorno urbano asentado, formado por viviendas desarrolladas a partir de los Años ’50 y estructurado a lo largo de Via Montereale, uno de los ejes urbanos más importantes de la ciudad.

pinearq pordenone

Las intervenciones en áreas sedimentadas y estratificadas como el área en objeto muchas veces resienten de la ausencia de una visión holística del organismo urbano sobre el cual se actúa, con riesgos vinculados a la fragmentación de los espacios, la dificultad de circulación y orientación, una escasa optimización de los recursos disponibles, desperdicio de suelo; con frecuencia, a estos aspectos se añade una organización planimétrica vinculada a un concepto anticuado de hospital, entendido como recinto impenetrable y cerrado, desde el cual la ciudad se tiene que proteger.

La localización prevista, en el tejido urbano en lugar de la periferia, es sin embargo una ocasión única para que el hospital sea parte de la ciudad, alcanzable fácilmente con transporte público o bicicleta, y al mismo tiempo permitirá superar la idea del nosocomio como cuerpo extraño y autista. A los ciudadanos se ofrecerá la posibilidad de visitar la estructura no sólo a causa de la enfermedad, sino también para disfrutar de sus espacios comunes y tomar un café, visitar una exposición o comprar flores.

En ese sentido un papel fundamental lo tiene la parte más pública del hospital, destinada a actividades diurnas y de consulta, con todos los servicios vinculados no sólo a la curación, sino sobretodo a la prevención.

Si bien la situación urbana es un elemento de estímulo y oportunidad para el edificio objeto de proyecto, por otro lado llega a ser el elemento dominante y vinculante desde el punto de vista de la definición de los volúmenes, de los accesos y las funciones.

El recinto hospitalario actual, dentro el cual se asentará el nuevo proyecto, está organizado en pabellones construidos en diferentes épocas históricas y con problemas estructurales y funcionales, que el proyecto pretende solucionar de forma orgánica.

De los pabellones presentes, la gran mayoría ha ido perdiendo su función y están vacíos o prácticamente desocupados, otros verán sus servicios absorbidos por el nuevo hospital, mientras que algunos mantendrán función hospitalaria o de apoyo.

El reto de la intervención es derribar los pabellones en desuso y reformar los pabellones que se mantendrán activos – principalmente como función de apoyo, administrativa o de laboratorio – manteniendo a la vez el hospital en completa actividad durante la construcción del nuevo edificio.

Esquema funciones

En este marco, una de las primeras actuaciones es la construcción de una nueva Morgue en el extremo más meridional del solar, situada acorde a las futuras circulaciones exteriores y organizada en vista a su funcionamiento orgánico con el nuevo hospital, pero ya activa y funcional en relación al hospital existente.

De esta manera fue posible vaciar la antigua Morgue para porderla derribar y liberar el solar para el nuevo hospital.

Composición de volúmenes y cuerpos edificados

En este contexto urbano, la composición de los volúmenes requiere al hospital, por su naturaleza un edificio complejo y de dimensiones excepcionales, dialogar con el tejido preexistente, de forma consonante y proporcionada al contexto, realizando un espacio extremadamente funcional, pero a escala humana.pinearq pordenone

La fachada principal del Nuevo Hospital se desarrolla entonces a lo largo de la Via Montereale, con un edificio bajo desarrollado en dos niveles y con una cubierta que se alarga para ofrecer protección a los peatones, invitando a la entrada y a la unión de los espacios interiores, redefiniendo la relación entre ciudad y hospital. El volumen interno está dedicado a las funciones de ambulatorio.

El volumen se dobla en L en el testero norte, asomándose hacia el aparcamiento público con volúmenes dedicados a funciones de acogida y un amplio hall vidriado, punto de entrada principal del edificio.

Delante del hall, una plaza pavimentada acoge el visitante desde el punto de entrada hasta la entrada principal, protegiéndolo de la intemperie mediante una amplia marquesina.

Desde el hall se desarrollan los ejes principales, que constituyen el recorrido público (main street): un recorrido en L que guía hasta los ascensores que conducen a las plantas de hospitalización y conecta las funciones accesorias (bar, auditorio, etcétera).

En el lado oeste, el pasillo rodea y se abre a via Montereale, distribuyendo las consultas externas, organizadas de tal manera que se puedan aislar en función del uso necesario a lo largo del día.pinearq pordenone

El recorrido principal se asoma hacia patios verdes interiores, quedándose cerrado respecto a la comunicación visual con el área este, destinado a la logística y a las centrales tecnológicas.

Detrás del volumen urbano y de reducida altura, sede de las consultas externas, las principales funciones sanitarias se organizan en cuatro bloques compactos, con dirección este-oeste, ordenadas y separadas por amplios patios vegetales.

Los cuerpos de hospitalización se desarrollan a partir del tercer nivel sobre rasante y están estudiados de forma tal para garantizar la privacidad y evitar la introspección entre habitaciones, a través de la articulación de la fachada.

La altura del edificio, a pesar de estar en relación con el contexto inmediato, garantiza una vista privilegiada sobre la ciudad. Los volúmenes se retraen con respecto al cuerpo de las consultas que se asoma a Via Montereale, para no marcar sobre el eje viario ciudadano y mantener el diálogo urbano a escala humana.

Los volúmenes de hospitalización se apoyan en un zócalo dedicado a las funciones de más alta tecnología.

Por debajo de ellos, la planta baja y planta primera se ensanchan de un módulo estructural para poder acoger  usos como: diagnóstico de imagen, bloque operatorio, cuidados intensivos, urgencias y otras funciones…

La presencia de grandes patios interiores permite la entrada de luz natural en todos los ambientes con presencia constante de usuarios, poniéndolos en relación continua con el ambiente exterior, aventajándose de la orientación del interior de la estructura, creando así una atmósfera serena, gracias a las vistas sobre los patios y la vegetación.

El ambiente no será hospitalario en sentido clásico, sino más bien un lugar doméstico y, en la medida de lo posible, personal y familiar para los pacientes,  dando vida a un entorno de trabajo y curación que colabora con la recuperación del enfermo.

En esta dirección se dirige también la desviación de los recorridos dedicados a urgencias hacia el lado Este del recinto, con entrada por el vial posterior (Via Rotto), organizados en el frente posterior del Nuevo Hospital, hasta el área dedicado a la “Cámara caliente” (espacio reservado a la entrada de ambulancias) y al aparcamiento dedicado a Urgencias.

El aparcamiento del personal, actualmente situado al centro del solar, será realizado como planta sótano bajo el actual aparcamiento público al norte del Hospital. Este aparcamiento estará en conexión directa con los vestuarios y la circulación interna dedicada a los trabajadores mediante un túnel subterráneo, separando el aparcamiento del personal del aparcamiento público.

Bajo el acceso exterior de Urgencias, el frente Este del sótano presenta un muelle de carga y descarga subterráneo que alimenta el hospital y el polo tecnológico.

La recolocación de las centrales de instalaciones en el límite Este del solar brindará la ocasión para una reorganización global del sistema de accesos, pudiéndose proceder a la realización de otra  entrada para vehículos pesados desde el lado Este y permitir la reorganización de la “isla ecológica” (depósito de tratamiento de basura) en una área más próxima al futuro baricentro logístico del hospital, ocupando espacio de las centrales actuales.

Toda la estructura está basada en un módulo estructural amplio y regular, que permite proyectar un edificio modular y expansible a la vez que adaptable a cambios de funciones y a la evolución de la ciencia médica.

Materiales y acabados

La elección de materiales y acabados tiene en cuenta el vocabulario expresado por la ciudad histórica, considerando a su vez las necesidades de un edificio contemporáneo que requiere óptimas prestaciones térmicas y tecnologías sostenibles: madera, piedra, revoco, particiones verticales en seco que casan con una estructura en hormigón, necesaria para garantizar la seguridad del edificio frente a incendios y seísmos.

Los materiales y componentes tienen que ser durables, de fácil manutención y sustitución, y deben permitir futuras transformaciones y modificaciones con un impacto muy reducido en las actividades sanitarias.

pinearq pordenoneInstalaciones

El proyecto de instalaciones tiene en cuenta el papel estratégico desarrollado por el hospital en relación a la ciudad, así como sus importantes demandas en términos energéticos.

Un hospital tiene que garantizar su funcionamiento y reactivación, de forma continua y completa, frente a cualquier adversidad, razón que ha llevado a una serie de intervenciones que protegen el edificio frente a seísmos, sequías, fallos energéticos y atentados.

Antes de preocuparse sobre cómo producir una elevada cantidad de energía de forma eficiente, es necesario preguntarse si toda la energía que se pide es necesaria.

Se ha puesto en marcha una serie de estrategias eficaces en la vertiente del contenido pasivo (el edificio y su envolvente) y activo (las instalaciones de consumo) de la energía disipada, que permite reducir notablemente las potencias instaladas y la cantidad de energía necesaria. Todo ello, considerando la necesidad de alimentar el hospital existente durante la obra y la alimentación de los pabellones reformados durante y después de la demolición de las antiguas centrales energéticas.

El análisis previo detectó que para el hospital era necesario garantizar un adecuado nivel de fragmentación de las instalaciones, juntando ambientes por zonas por uso similar, con tal de garantizar un tratamiento óptimo del aire.

pinearq pordenoneA nivel de estrategias pasivas se cuida el equilibrio entre envolvente opaco y transparente, dotando este último de prestaciones muy elevadas y protegiéndolo de radiación solar directa; se emplean cubiertas verdes y cool roof para optimizar el aislamiento de la quinta fachada y se utilizan los volúmenes hipogeos para condicionar el edificio.

Los departamentos se seccionan para excluir o disminuir el caudal de aire en horas de cierre del departamento. El calor contenido en el aire expulsado se recupera con aparatos con rendimiento al 55%.

El hospital está dotado de un sistema de recuperación energética de calor producido por las maquinarias tecnológicas y diagnósticas, que se transfiere a través de unidades polivalentes a departamentos que necesitan aporte de calor.

Las redes primarias tienen un elevado salto térmico (40-70ºC), que permite un suficiente nivel de condensación de los generadores de agua caliente: esto permite el uso de conductos de menor diámetro, con menores caudales y reducción de la demanda energética para bombear los fluidos. La misma estrategia se adoptó para las centrales frigoríficas, con un salto térmico que incrementa la temperatura habitual de 5ºC hasta 7ºC (6-13ºC).

El proyecto integra una central de trigeneración alimentada con gas metano, capaz de producir eficazmente agua caliente, energía eléctrica (2 x 800 kWe) y energía frigorífica, y un sistema solar térmico en cubierta capaz de satisfacer el 26% de la demanda de producción de agua caliente sanitaria y, potencialmente, una parte de calefacción de los volúmenes edificados.

Todas las instalaciones están reguladas y supervisadas a través de cableado centralizado BACNET/IP al sistema BMS (Building Managment System), capaz de controlar a distancia el funcionamiento de los subsistemas y facilitar las actividades de control y recolección de datos históricos (consumos, ciclos de funcionamiento, prestaciones medioambientales, etc.) y de organizar las actividades de manutención.

Aspectos clínico-funcionales

La filosofía que ha inspirado el proyecto del nuevo hospital posibilita la realización de un nuevo gran hospital de referencia, a pesar de las condiciones de un solar preexistente, con edificios por derribar, por reformar o por construir ex novo.

De hecho, uno de los elementos de mayor innovación de la propuesta es la aproximación global que dibuja un conjunto organizado de edificios nuevos y existentes integrados en el contexto del actual distrito hospitalario.

pinearq pordenoneSe trata de un hospital donde se unen y potencian con mutuas ventajas sinérgicas, estructuras y experiencias bajo la bandera de la concentración, condivisión y integración, que constituyen la esencia de la concepción moderna del hospital.

El hospital de Pordenone, a pesar de no ser un centro de investigación o un polo de formación, se conforma en un modelo funcional innovador, derivado de la evolución de la curación, que ve una progresiva reducción de los tiempos de hospitalización y un mayor recurso a la actividad en day hospital y de consulta, con una conexión siempre mayor con el territorio y estructuras extrahospitalarias de asistencia.

El hospital está pensado para modificarse y adaptarse fácilmente y sin muchas complicaciones ni grandes costes a los retos de la medicina de hoy y de mañana, gracias a un criterio modular que lo hace más flexible y ampliable para ser modificado en base a las futuras necesidades.

El modelo organizativo y de gestión se amolda al principio de intensidad de curación y al decálogo del Hospital Modelo concebido por Umberto Veronesi, Renzo Piano y Maurizio Mauri (Umanización, Recerca, Innovación, Formación, Socialidad, Medioambiente, Organización, Interactividad, Propiedad de la curación, Fiabilidad), con una marcada distinción de los recorridos y una atención peculiar en el bienestar de los usuarios.

 

Galería de imágenes:

Galería de planos:

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario