Panorama de la Salud 2015 es un estudio comparativo sobre el estado de salud de la población y el funcionamiento de los sistemas de salud en los países de la OCDE, los países candidatos y las principales economías emergentes.

Esta edición cuenta con dos características nuevas: un conjunto de indicadores sobre los resultados de salud y los sistemas de salud (presentado en capítulo 1) que sintetizan el desempeño comparativo de los países de la OCDE; y un capítulo especial sobre las tendencias recientes en el gasto farmacéutico en todos los países de la OCDE.

Las principales conclusiones de esta publicación son las siguientes:

– Los nuevos fármacos harán que suba el gasto farmacéutico a menos que las políticas se adapte:

En 2013, el gasto farmacéutico alcanzó alrededor de USD 800 mil millones en los países de la OCDE. Eso equivale aproximadamente al 20% del gasto total en salud en promedio cuando el consumo de fármacos en los hospitales se agrega a la compra de productos farmacéuticos en el sector minorista. La aparición de nuevos medicamentos especiales de alto coste y enfermedades complicadas ha suscitado nuevas discusiones sobre la viabilidad a largo plazo y la eficiencia del gasto farmacéutico.

– La esperanza de vida sigue aumentando, pero las diferencias generalizadas persisten entre los países y los grupos sociodemográficos

En los países de la OCDE, la esperanza de vida sigue aumentando de manera constante; se incrementa en 3&][8209;4 meses cada año. En 2013, la esperanza de vida al nacer llegó a 80.5 años en promedio; un aumento de más de diez años desde 1970. Japón, España y Suiza encabezan un grupo de ocho países de la OCDE en los que la esperanza de vida ahora rebasa los 82 años. En los países de la OCDE, la expectativa es que las mujeres puedan vivir más de cinco años que los hombres; pero esta diferencia ha disminuido en 1.5 años desde 1990. Las personas con el nivel académico más alto puede esperar vivir seis años más en promedio que las personas con el nivel académico más bajo. Esta diferencia es especialmente pronunciada en el caso de los hombres, es de casi ocho años en promedio.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario