Se debe trabajar a nivel nacional para poseer unas infraestructuras informáticas más sólidas y seguras, como por ejemplo ampliando la banda ancha de alta velocidad a todo el territorio nacionalCooperación, estandarización y agilización fueron los gritos de guerra pronunciados en la `Semana eHealth 2010` en Barcelona. Ahora hay que añadir el más importante: ejecuciónLa Semana eHealth 2010, celebrada en Barcelona, fue el acontecimiento más importante a nivel europeo en tecnologías de la información y comunicación (TIC) en el ámbito sanitario.

Mientras la industria presentaba las últimas soluciones en tecnologías sanitarias durante la exposición World of Health IT (WoHIT), los profesionales y demás público asistente participaba en jornadas y conferencias debatiendo temas de eSalud de gran interés como la utilidad de las web 2.0 en el sector sanitario o los estándares de interoperabilidad, entre otros.
Las TIC están en la agenda política: en todos los foros se habla de historia clínica electrónica, de interoperabilidad, de digitalización… pero la inversión no acompaña, de momento, a las palabras
La implementación de las TIC en el sistema sanitario español es uno de los objetivos que deben desarrollar y potenciar las administraciones públicas junto con las entidades privadas para favorecer la mejora del servicio en hospitales y la calidad asistencial de los pacientes de cara al futuro. Sin embargo, invita a la reflexión que, de los 58.155 millones de euros del presupuesto sanitario total de las comunidades autónomas en 2009, sólo un 0,9 por ciento se invirtiese directamente en las TIC sanitarias.

En este sentido, se debe trabajar a nivel nacional para poseer unas infraestructuras informáticas más sólidas y seguras, como, por ejemplo, ampliando la banda ancha de alta velocidad a todo el territorio nacional. De hecho, el 70 por ciento de los hospitales y centros de especialidades del Sistema Nacional de Salud (SNS) disponen de conexiones superiores a 6 Mb por segundo. Esto supone que aún queda un tramo en el que se debe mejorar y optimizar la transferencia de datos clínicos y no clínicos tanto dentro como fuera del centro.

Es cierto que la descentralización del SNS ha permitido que las regiones tengan autoridad y libertad para avanzar con proyectos innovadores de eSalud. Aunque estas iniciativas pioneras suponen un gran avance a nivel regional, su desarrollo local dificulta el alcanzar acuerdos de consenso en programas nacionales, como por ejemplo el de tarjeta sanitaria individual. También hay que aclarar algunos aspectos de la Ley de Protección de Datos de cara a este sector. Por ejemplo, en el caso de que el almacenamiento de la historia clínica de los pacientes sea externalizado a una tercera entidad, se debería definir con claridad el grado de responsabilidad de las partes involucradas en esta iniciativa: la institución sanitaria, el propio paciente y la empresa proveedora del servicio.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario