ArquitecturaArtículosDiseño y ReflexiónDocumentaciónSin categoría

Fecha: Mayo 2019

Idioma: Castellano

Procedencia: Vitaller Arquitectura

Web: ver aquí

Autor: Dra. Esther Celda, jefa de servicio del Centro Sociosanitario Bernat Jaume; Joan Canal, responsable de contenidos y de proyectos en Espai Can Mir; Anna Aldrufeu, Bióloga responsable de botánica en Espai Can Mir; Laia Isern, arquitecta socia y directora de diseño en Vitaller Arquitectura.

 

El valor terapéutico del contacto con las plantas, el aire y el sol, ha sido una constante en la historia hasta mediados del siglo XX. Hasta ese momento, los jardines integrados en los hospitales formaban parte de la terapia: las propiedades curativas de algunas plantas, el valor del claustro de los monasterios como auténticos hospitales en la edad media, los sanatorios antituberculosos o los centros para personas con enfermedades mentales son algunos de estos ejemplos.

Con los avances científicos en el campo de la medicina, la importancia del contacto con la naturaleza perdió trascendencia a partir de los años 1950. Este hecho impactó directamente sobre la construcción de hospitales convirtiendo estos edificios en cerrados, con ventilación e iluminación artificial, y sin contacto con el exterior. Este nuevo entorno extremadamente aséptico, centrado en la enfermedad, no favorece el trato individual, integral y, en definitiva, centrado en la persona.

A finales del siglo XX, el incremento de la esperanza de vida de las personas hasta edades muy avanzadas, el aumento de la complejidad por la presencia de enfermedades crónicas con impacto en los pacientes y su entorno constituyen un reto para los profesionales de la salud.

El concepto multidimensional de salud entendido como beneficio físico, mental y social (OMS 1946) es más actual que nunca. La atención centrada en la persona donde se priorizan las necesidades, valores y preferencias es una exigencia para las instituciones y los profesionales, especialmente para aquellos que abordan situaciones de complejidad crónica y de final de vida.

 

Jardín Terapéutico del Centro Sociosanitario Bernat Jaume, en Figueres.

El jardín terapéutico es un espacio diseñado para que las necesidades físicas, psicológicas, sociales y espirituales de las personas ingresadas en una estructura sanitaria, les ayuda a mantener el contacto con la realidad y proporcione bienestar psicológico a los usuarios (pacientes, familiares y profesionales).

Los estudios iniciados por Roger Ulrich, Clare Cooper, Marcus y Adrian Burton publicados en “The Lancet neurology” abogan resultados de más de 30 años sobre efectos y beneficios de los jardines terapéuticos:

  • Reducción del estrés, disminución del dolor, especialmente si el jardín incentiva el movimiento.
  • Favorece el bienestar psicológico.
  • Facilita al paciente la aceptación de la enfermedad.
  • Crea un ambiente adecuado para realizar terapias de rehabilitación.
  • Constituye un espacio desestresante para los profesionales.
  • Reduce el coste y tiempo de hospitalización.
  • Reduce el consumo de analgésicos y psicofármacos.

Otros estudios realizados en Italia o Francia también encuentran beneficios en la relación con los jardines.

El jardín que hemos diseñado en el  Centro Sociosanitario Bernat Jaume, en Figueres, va dirigido a más de 1.000 personas al año: pacientes con Alzheimer, demencia, crónicos de alta complejidad, convalecencia, paliativos, oncológicos, rehabilitación y/o psico-estimulación geriátrica.

 

Usos del jardín en el centro

Uso pasivo:

  • Admirar el jardín desde la cama a través de la ventana.
  • Sentarse en un banco solo o acompañado, disfrutando del aire, el sol o la sombra.
  • Espacio para hablar, leer o escribir.
  • Espacio para oír conciertos o actuaciones musicales programadas.

Uso activo:

  • El circuito dirigido rodeado de naturaleza reduce la ansiedad en pacientes con Alzheimer.
  • Actividad multisensiorial, pacientes con Alzheimer y demencia: actividades de identificación de colores, olores, tacto. Trabajo de memoria.
  • Actividad física dirigida: fisioterapia i terapia ocupacional al aire libre.
  • Encuentros familia/paciente en un contexto agradable y en una actividad: lecturas compartidas, merienda, paseo…

La naturaleza en relación con las personas

La naturaleza tiene un efecto rehabilitador en todos nosotros. Es por eso que se ofrece a los pacientes un jardín con acceso directo desde el centro, de manera que puedan acceder siempre que lo deseen, sin la necesidad de una atención especial o asistencia.

Un patio multiplica las oportunidades de movimiento, la posibilidad de sentir el espacio y respirar un poco de aire fresco o fumar. El cambio de horas y las estaciones se hacen más perceptibles, sentir el frio del invierno o las gotas de lluvia. Se puede oler la fragancia de las lilas y los aromas del otoño. Las cualidades son múltiples y compuestas.

Para seguir leyendo el artículo sobre el diseño del Jardín Terapéutico del Centro Sociosanitario Bernat Jaume de Figueres y poder descargar el documento PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

 

 

 

 

 

5 (100%) 1 vote[s]

1 Comment

  1. Mis felicitaciones al estudio Vitaller!! un artículo muy interesante y muy bien documentado. Debemos dar reconocimiento dentro de estos foros, a los trabajos que van mas alla de meramente conocido por los “expertos” !!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment