DocumentaciónDocumentosDocumentos destacadose-healthHospital digitalTecnologíaentrevista e health uoc

Fecha: 11/07/2018

Procedencia: UOC Universitat Oberta de Cataluña

Web: ver aquí

a

Un año después de su presentación en público, el pasado junio en la oficina de la Comisión Europea en Barcelona, el eHealth Center de la UOC ha cumplido su primer año de existencia habiendo despertado grandes expectativas en el ecosistema de salud, tanto estatal como internacional. Su presidenta ejecutiva, Marta Aymerich ‒que es también vicerrectora de Planificación Estratégica e Investigación de la UOC‒ hace balance en esta entrevista y nos explica los retos y proyectos que se presentan para el futuro más cercano.

 

¿Cómo se gestó el eHealth Center?

Como otras iniciativas interdisciplinarias, un grupo de trabajo elaboró los primeros borradores del proyecto y se desarrolló dentro de la incubadora de iniciativas transversales del Gabinete de Planificación Estratégica de la Oficina del Vicerrectorado. Fue clave la implicación de los Estudios de Ciencias de la Salud, de los de Psicología y Ciencias de la Educación, y de los de Informática, Multimedia y Telecomunicación. Muchas personas trabajaron duro (incluyendo una «encerrona» en fin de semana) para acabar construyendo el proyecto que hoy es una realidad.

 

¿Qué representa el eHealth Center para la UOC?

Es un paso más para llegar a ser una research university. La UOC empezó en el curso 94-95 como teaching university. En el año 2000 nació el primer instituto de investigación: el IN3 (Internet Interdisciplinary Institute). Nueve años más tarde, en 2009, se creaba otro: el eLearn Center. En 2017 hemos creado el eHealth Center, con el que pretendemos reforzar la aportación académica en el campo de la e-health o salud digital, actualmente más asentado en el sector emprendedor.

Nuestra experiencia en poner al estudiante en el centro de la acción educativa nos sirve para crear un centro que pone al ciudadano-paciente en el centro del sistema sanitario, con el objetivo de mejorar la salud de la población. Estamos convencidos de que la UOC ha hecho una contribución importante a la sociedad. Una parte importante de nuestros 60.000 graduados no se habrían formado sin la UOC.

«Si no lo gestionamos bien, podríamos morir de éxito»

¿Cuál es el balance del primer año? ¿Me puede enumerar los éxitos y los retos pendientes?
 En el ámbito interno, hemos sido capaces de generar el compromiso transversal de la UOC hacia la temática e-health. En la jornada interna de impulso a la investigación sobre salud digital conseguimos la participación de profesionales de todos los estudios y centros de la UOC, que contribuyeron con ideas muy interesantes ‒algunas de las cuales se convertirán en proyectos concretos‒. Además, ya tenemos algunos proyectos financiados, artículos publicados y estancias posdoctorales in y out. En el ámbito externo, la 1st International Research Conference on eHealth & eWellbeing tuvo un éxito que nos desbordó. Esto pone las bases para un segundo congreso ‒de aquí a dos años‒ muy prometedor.
Este buen arranque ha sido posible porque ha habido gente muy comprometida. Pero el riesgo es que esta expectativa tan elevada no se pueda lograr porque no demos abasto con todas las peticiones de colaboración. Si no lo gestionamos bien, podríamos morir de éxito. Si tuviéramos una financiación ilimitada podríamos crear un macrocentro, pero nuestra sociedad no da la inversión que hace falta al conocimiento. Es cierto que, con todo, tenemos un compromiso interno de financiación para empezar (1,5 millones de euros para los tres primeros años) y una apuesta clara desde los órganos de gobierno de la UOC. Además, el consejo asesor es interdisciplinario y es un lujo colaborar con tanta inteligencia, pero necesitaremos un tiempo para captar externamente los recursos necesarios para crecer.
¿De dónde vienen estas peticiones de colaboración externas?

Además de peticiones de universidades, hemos tenido ofertas de organizaciones de todo tipo, lo cual nos reafirma en la idea de que el eHealth Center es interdisciplinario y transversal. Han contactado con nosotros diversas administraciones, grupos de investigación, hospitales públicos y privados, mutuas de salud laboral, asociaciones de pacientes, compañías farmacéuticas, aseguradoras, alguna embajada… Las peticiones son diversas, desde trabajar en investigación para saber cuál es el perfil del ciudadano en relación con la e-health hasta conocer qué aplicaciones son de calidad para prescribir a los pacientes, pasando por cómo podemos ayudar en la promoción de la salud… Es como si hubiéramos puesto una puerta y muchas organizaciones estuvieran interesadas en entrar. Todo ello resulta muy estimulante.

Por otro lado, la International Association of Universities (IAU), precisamente por la existencia del eHealth Center, ha pedido a la UOC que lidere el grupo de trabajo mundial sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 3 de los 17 de la Agenda 2030 de la ONU, que consiste en garantizar una vida sana y promover el bienestar para todo el mundo a todas las edades.

Los Estudios de Ciencias de la Salud han sido designados centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en salud digital. ¿Cómo se ha conseguido y qué significa para vosotros?

Un centro colaborador trabaja conjuntamente con la OMS por unos objetivos determinados y se establece una colaboración fluida en los ámbitos administrativo y logístico. Trabajar con la OMS representa un altavoz más potente para nuestro trabajo. Ya hacía unos años que colaborábamos con la OMS en Latinoamérica (PAHO) creando red con centros y universidades, y asesorando en la implementación y evaluación de experiencias en e-health. Otro ámbito de trabajo con la OMS de hace años son las enfermedades tropicales desatendidas como por ejemplo la leishmaniosis cutánea, la úlcera de Buruli, el pian… que son precisamente uno de los puntos del ODS 3 de la Agenda 2030. El papel de la UOC es conseguir cerrar el gap entre lo que sabemos con la investigación y lo que hacemos en la práctica clínica y de salud pública (el llamado know-do gap). Que el conocimiento sobre estas enfermedades llegue a los profesionales y que más enfermos puedan curarse.

El hecho de que la colaboración con la OMS sea en el ámbito genérico de la e-health (y no para un grupo de enfermedades como son algunos centros colaboradores) nos da la posibilidad de trabajar en un amplio abanico de tareas.

En octubre comienza la primera edición del máster universitario de Salud Digital, el primer máster oficial en esta materia. ¿A quién puede interesar?

El máster se dirige a cualquier profesional que tenga una relación con la salud. También, claro está, como la mayoría de titulaciones de la UOC, se puede hacer por crecimiento personal. El máster pasea por todos los ámbitos de la e-health: desde cómo las TIC pueden ayudar a participar más en salud y a tener más conocimiento, hasta cómo los profesionales de la salud las pueden utilizar para mejorar la salud de las personas; cómo la ciencia de datos es capital en salud ‒para conocer más sobre la salud y sobre las enfermedades, personalizar tratamientos, reducir costes económicos y de tiempo, etc.‒. La perspectiva del máster es salutogénica, es decir, nos centramos en el mantenimiento de la salud y no solo en el abordaje de la enfermedad. Este es el enfoque del eHealth Center.

Pronto tenéis previsto lanzar otros servicios interesantes…

Sí, de aquí a poco tiempo iniciaremos un servicio de asesoría en e-health para empresas y organizaciones. Y a principios del año próximo tenemos previsto lanzar un servicio de atención psicológica online. En una primera fase el servicio se ofrecerá a los profesionales de la UOC y a los alumni Premium y después se abrirá al resto de la comunidad UOC (estudiantes y profesores colaboradores).

¿Qué contribuciones quiere hacer el eHealth Center a la sociedad?

A grandes rasgos, queremos ayudar a la sociedad a cambiar el paradigma de la salud: que no esté centrado en la enfermedad, sino que el ciudadano sea protagonista de su salud. Que tenga una relación más deliberativa ‒y no tan paternalista‒ con los profesionales sanitarios. Los profesionales y los centros sanitarios son imprescindibles, pero no son suficientes. Igual como en educación, en salud los recursos que tengas al alcance y los peersson muy importantes. Y también la capacidad crítica para interpretar todo tipo de recursos: apps, artículos, foros de pacientes… Queremos que el ciudadano pueda tomar sus propias decisiones en salud, como ya hace en economía, educación, política… En definitiva: democratizar la salud. Está en el ADN de la UOC.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario