Noticias

Fecha: 08/03/2019

Idioma: Castellano

Procedencia: Vesismin Health

Web: ver aquí

 

En un momento como el actual en que el desarrollo de la resistencia a los antibióticos es considerado uno de los mayores problemas de la salud pública, prevenir las infecciones se erige como uno de los antídotos clave. El 6,70% de pacientes adquiere infección en el propio centro hospitalario (EPINE‐EPPS  2017). Identificar  qué  acciones  son  las más  coste‐efectivas,  teniendo en  cuenta farmacología,  prolongación  de  la  estancia  hospitalaria  (657€/día  –Antares  Consulting),  e intervenciones  quirúrgicas  es  la  principal  batalla  para  conquistar  a  gerentes  hospitalarios  y responsables políticos en su priorización de invertir en prevención como clave para el ahorro global. Las infecciones nosocomiales le cuestan a Europa 1.500 millones de euros al año (ECDC).

La  necesidad  de  priorizar  la  prevención  de  las  infecciones  ha  centrado  el  debate  de  270 profesionales del ámbito hospitalario, en su mayoría personal sanitario de Prevención y Control de Infecciones asistentes a las II Jornadas Científicas Vesismin Health, Claves para liderar el cambio en la Prevención de Infecciones, celebradas los días 7 y 8 de marzo en Madrid.

La reducción de infecciones y reingresos se ha demostrado en numerosos estudios tras aplicar metódicamente pequeñas medidas como el uso de clorhexidina (antibacteriano tópico), toallitas desinfectantes  o  lavado  de  manos,  durante  todo  el  trato  hospitalario.  El  Plan  Nacional Resistencia  Antibióticos  en  su  último  informe  anota  la  prevención  entre  sus  propuestas  de acción:  “La  prevención  basada  en  el  fomento  de  las  buenas  prácticas  de  higiene  y  de  otras medidas que permitan la prevención de infecciones en hospitales”, indica el PRAN, además de la  vigilancia  del  consumo  y  resistencias  de  antibióticos;  la  investigación;  la  formación  y  la comunicación  para  sensibilizar  a  la  población  sobre  la  importancia  del  uso  prudente  de antibióticos.

“Debemos considerar la infección nosocomial un evento adverso y es necesario aplicar medidas de prevención para que no ocurra”, ha señalado en su intervención María Jesús Pérez‐Granda, enfermera  del  departamento  de  Microbiología  y  Enfermedades  Infecciosas  en  el  H.G.U. Gregorio Marañón. La ponente habló de ese cambio de cultura necesario para evitar el contagio bacteriano,  medidas  sencillas  que lo  reducen  de  manera  importante.  El  examen  de  coste  y eficacia lo corroboran, una baza en juego para convencer de ello a responsables hospitalarios y políticos.

El profesor de Microbiología Farmacéutica de la Universidad de Cardiff, Jean‐Yves Maillard, nos habló  de  la  presencia  de  biofilms  (comunidades  de  microorganismos)  en  cañerías  de  agua, dispositivos  médicos  y  en  superficies  hospitalarias.  Con  la  ayuda  de  los  biofilms  secos,  las bacterias vegetativas pueden prolongar su supervivencia en las superficies y, cuando  forman parte  de  ellos,  son  difícilmente  detectadas  y  se  muestran  mucho  más  resistentes  a  ser eliminadas por la limpieza o neutralizadas por los desinfectantes.

Incluso las salpicaduras de agua en lavabos como fuente de infecciones fue objeto de una de las ponencias, a cargo de Martin Kiernan, asesor del Advisor Committe on Antimicrobial Resistance and Health‐AssociatedInfection (ARHAI).

De reprocesar las sondas intracavitarias y su relevancia en la salud femenina habló la editora jefa  del  The  Australasian  Journal  of Ultrasound  in Medicine  (AJUM),  Jocelyne  Basseal,  quien  criticó que la  alta presión asistencial en los hospitales actuales pone en jaque la capacidad para llevar  a  cabo  un  reprocesamiento  higiénico  de  sondas  y  transductores  en  las  condiciones deseables.  Ello  es  especialmente  delicado  en  lo  referente  a  las  sondas  intra‐cavitarias  que, debiendo  ser  objeto  de  Desinfección  de  Alto  Nivel,  reciben  con frecuencia  tratamientos negligentes, a pesar de los riesgos evidentes, en particular en cuanto a Salud de la Mujer.

Magda  Campins,  jefa  del  servicio de  Medicina  Preventiva  y  Epidemiología  del  Hospital Universitari Vall d’Hebron habló de la necesidad de implementar métodos eficientes para una Desinfección  de  Alto  Nivel  en  las  sondas  transvaginales,  en  el Servicio  de  Ginecología  y Obstetricia in situ, y de incidir en la formación técnica y concienciación del personal implicado.

Sobre certezas e incertidumbres entorno a las políticas de agua segura, informó la especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y responsable del Programa de Higiene Hospitalaria en el Hospital Universitari de Bellvitge, Laura Gavaldà.

Otro  de  los  temas  abordados  fue  la  implementación  de  soluciones  de  clorhexidina  en  los servicios  quirúrgicos  del  H.R.U.  de  Málaga,  que  expuso  Vanessa Vázquez,  supervisora  de Medicina  Preventiva,  Responsable IRAS  y  PIRASOA  del  Hospital  Regional  Universitario  de Málaga. Y de regulación y normativa en desinfectantes y antisépticos, y las consecuencias de la nueva ley concursal española, habló la directora técnica de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN). FENIN aglutina 250 empresas, lo que representa el 80% de las empresas  del  sector  de  Tecnología  Sanitaria.  Es  un  sector  joven  y  dinámico  y  altamente regulado. El pasado año facturó 7.500 millones de euros. Representa el 6% del mercado europeo de tecnología sanitaria para mejora de pacientes.

Desde Carolina del Norte (EEUU) viajó a Madrid Deverick Anderson, profesor titular de la división de Enfermedades Infecciosas y el Departamento de Medicina de la Universidad de Duke. Lo hizo  para  hablar  de  la  transmisión  nosocomial  de  multi‐resistentes  y  desinfección  terminal automatizada, de la mano de los estudios TransFER y BETR. Con estos estudios se demuestra que  los  microorganismos  se  transfieren  del  paciente  al  entorno y  viceversa,  lo  que  hace necesario  completar  la  limpieza  y  desinfección  manual  con  una  desinfección no‐touch  para asegurar el alcance de todas las superficies de riesgo. A continuación, se realizó un taller práctico en el que se dio a conocer el innovador sistema de desinfección UV‐360, uno de los productos de desinfección no‐touch más utilizados en Estados Unidos, para mostrar su facilidad de uso a los asistentes. Se  trata  de  una lámpara  que  destruye las  bacterias  con  rayos  ultravioleta,  un prometedor guerrero contra el invisible ejército molecular.

Se pusieron en relevancia algunos de los principales vehículos de transmisión de bacterias que causan  33.000  muertes cada  año  en  Europa  (ECDC).  De  cómo  llegan  y  cómo  se  mueven  las bacterias de las excretas (heces, vómito y sangre) habló el director científico de Vesismin Health, Eladio Gómez. El biólogo destacó el uso de cuñas como diana de atención y lanzó la pregunta que todo centro sanitario debería hacerse: ¿Lo estamos desinfectando todo? ¿Quién lo hace? ¿Cómo  lo  hace?  ¿En  cuánto  tiempo  lo  hace?  Cuestiones  que  interpelan  a  profesionales sanitarios, direcciones hospitalarias y a responsables políticos que tienen en sus manos priorizar la prevención en sus programas.

“Las bacterias se organizan mejor que nosotros. Por lo que es necesario un cambio de paradigma. Para vencer a esos microorganismos no podemos seguir haciendo todo como lo hacíamos. Y la formación no basta. Hay que implementar las nuevas rutinas de mejora, conlíderes y gestores al frente de su correcta aplicación”, expresó el director de Vesismin Health, Víctor Vallés.““La prevención siempre sale barata”, añadió.

En  una  mesa  redonda  en  manos  de  cuatro  mujeres  especialistas  en  Control  de  Infecciones: Magda Campins, Laura Gavaldà, María  Jesús Pérez‐Granda y Vanessa Vázquez, se expusieron dificultades, oportunidades y estrategias para la implementación de cambios en la prevención de las Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria (IRAS).

Las jornadas científicas de Vesismin volvieron a dejar constancia de la necesidad de implicar  en la batalla contra las bacterias a todo agentesanitario: Facultativos, personal de enfermería, personal de limpieza, así como alequipo completo de gestión. Desde gerencia hasta los encargados de la limpieza tienenen sus manos el cambio que aproximará a los centros de salud al riesgo cero en la contracción de patógenos. Una misión en manos de todos. Como afirma el director de Vesismin Health, Víctor Vallés:“Un paciente contaminado puede contagiar a todo su entorno, pero el cambio que proponemos, coordinarnos para combatir a los patógenos desde la prevención, también es contagioso. Y la prevención siempre sale barata”.

5 (100%) 3 vote[s]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment