ArquitecturaDiseño y ReflexiónNoticiasNoticias destacados

Fecha: 06/2018

Ubicación: Milán, Italia

Procedencia: Smart Lighting

Web: ver aquí

a

Crecimiento de la población, envejecimiento, mayor atención a nuestros cuerpos, todos los indicadores nos dicen que la demanda de salud crecerá en los próximos años. La innovación tecnológica y la relación con el hombre jugarán un papel clave en este cambio. Y el cambio también involucrará el espacio de salud en el que operamos y la forma en que lo diseñamos.

Dentro del antiguo patio de Cortile dei Bagni, el arquitecto Filippo Taidelli del estudio FTA presenta una visión del futuro en la relación entre el hombre, la arquitectura, la tecnología y la naturaleza en el hospital del futuro.

La instalación que tiene como título “CELLS” (CÉLULAS), ha sido expuesta en la Universidad de Milán durante la Semana de Diseño de Milán 2018.

 

La Instalación

El trabajo tiene como objetivo sintetizar metafóricamente los efectos de la evolución del mundo de la salud y hacerlos perceptibles a través de una instalación que sumerge al visitante en una experiencia sensorial.

CELLS nación de la experiencia que el arquitecto Taidelli ha desarrollado en el campo del diseño de instalaciones sociales y sanitarias, así como la investigación que el arquitecto ha desarrollado junto con el Profesor de Medicina Interna de la Universidad Humanitas Raffaelllo  Furlan, y el Dr. Michele Gatti de IBM Italia.

La instalación se desarrolló en una de las ubicaciones más espectaculares y más visitadas de la Milan Design Week. La Unversitá Statale que en 1456 fue el Hospital General fundado por Francesco Sforza, el Duque de Milán, y diseñado por el arquitecto renacentista florentino, Filarete.

La estructura diseñada por Filippo Taidelli se encuentra en el patio del Cortile dei Bagni, uno de los lugares más evocadores de la antiguo hospital. Un filo hilo conecta el pasado con el presente, la arquitectura renacentista con la instalación que muestra el prototipo de la asistencia médica del futuro.

 

 

El Concepto

La etimología de “CELLS” (CÉLULAS) es doble: en biología, la célula es la unidad morfológica y funcional de todos los organismos vivos, mientras que en un contexto arquitectónico el término latino “cella” significa una habitación pequeña.

La instalación consta dos estructuras de vidrio o “celdas” de igual tamaño pero con características antitéticas formales, que establecen un diálogo visual al colocarse en las esquinas opuestas del patio.

Representan los dos espíritus complementarios y aparentemente antitéticos de la asistencia sanitaria del futuro: por un lado, el enfoque del diseño de interiores en la transformación del hospital en un espacio doméstico, por otro lado, el advenimiento de la “asistencia sanitaria virtual”, el redefinición de la interfaz hombre-máquina y consecuente “deshospitalización”.

 

La primera célula, transparente y extrovertida, está diseñada para expandir la relación con el entorno como un elemento terapéutico; el segundo, introvertido y reflexivo, proyecta al visitante al mundo “virtual”, una atmósfera de ciencia ficción evocada por una ventana artificial que puede reproducir el efecto de la luz solar incluso por la noche.

Dentro de las celdas se colocan dos “fragmentos” monolíticos de grès de efecto piedra, que al igual que las alas de un escenario teatral ofrecen puntos de vista para contemplar en un caso el contexto y en el otro la luz natural creada artificialmente. En la celda transparente, los fragmentos asumen la textura cálida y material del travertino monolítico para evocar un ambiente doméstico; en el virtual, el suelo blanco como la leche se funden en un solo volumen de ciencia ficción alienante, cortado solo por la luz cenital.

La experiencia visual se amplifica con un sonido y una instalación olfativa. En la celda virtual, un diálogo sólido entre un avatar y un humano y un aroma de incienso evocan un lugar de meditación futurista. En el otro, el olor penetrante de los maquis mediterráneos y el sonido de los entornos domésticos recuerdan la vida al aire libre, el campo y la tierra.

Nuevos escenarios para el hospital del futuro

Está claro que en los próximos años la demanda en todo lo relativo a los cuidados de salud crecerá de forma inevitable. Además todas las innovaciones tecnológicas que se están desarrollando cambiarán los actuales paradigmas de relación con el paciente y con la forma que diseñamos los espacios de salud.

Optimización de los procesos de tratamiento, el aumento de los hospitales de día, la transformación en “centros comerciales” multifuncionales (con servicios, gimnasios, restaurantes), la redefinición de las salas de hospital y de los flujos para acelerar los movimientos del paciente, agregando áreas funcionales por intensidad, tipología y duración de la atención para facilitar el intercambio de conocimientos entre los médicos y proporcionar una mejor calidad de vida para el paciente. Todas estas nuevas necesidades funcionales requieren un nuevo concepto arquitectónico moderno,  orientado a la máxima hospitalidad, eficiencia y flexibilidad.

La innovación tecnológica permite la aceleración de los procesos y la precisión diagnóstica, así como la reubicación de muchas funciones. En un futuro no muy lejano, las máquinas con capacidades cognitivas y características cada vez más “humanas” apoyarán al personal y formarán a los médicos del futuro. Una nube administrará todas las comunicaciones de forma remota, entre diferentes especialistas y entre el médico y el paciente, llegando a las áreas más remotas del planeta, que no reciben atención médica.

Esto se acompaña de la creciente necesidad de hacer que los pacientes se sientan protegidos, atendidos y escuchados, creando estructuras con un ambiente más doméstico que hospitalario, que promuevan la comodidad psicofísica y las relaciones entre los pacientes y el personal. Esto significa hacer que los hospitales sean más cálidos y más íntimos, al introducir vegetación y luz como herramientas terapéuticas y conciencia ambiental, pero también crear recintos (temperatura, humedad, brillo) que se puedan adaptar a las necesidades específicas del usuario.

Con la telemedicina, la frontera entre el hogar y el hospital será cada vez más intangible: tendremos la oportunidad de recibir tratamiento desde nuestra casa con atención remota y permanecer en el hospital mientras nos sentimos como en casa. Esto irá acompañado de una migración de actividades de salud a los lugares que visitamos todos los días, estaciones, centros comerciales, hogar, lo que reducirá drásticamente la distancia que debemos recorrer para acceder al tratamiento.

La delicada tarea del diseño es dar forma a este cambio: humanizar la interfaz hombre-máquina para contener la alienación del mundo natural y rediseñar el espacio sanitario mediante la aplicación de tecnologías, para hacerlo más amigable, seguro y eficiente en estrecho contacto con el entorno natural eso. A medida que la instalación de Cells lo anticipe, para diseñar espacios de cuidado de la salud en el futuro será necesario un enfoque completamente nuevo, que permita una adaptación rápida a la metamorfosis tecnológica constante, sin perder nunca de vista la centralidad de los seres humanos.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario