ArtículosDocumentaciónSostenibilidad

Fecha: Febrero 2019

Idioma: Castellano

Procedencia: Mario Corea Arquitectura

Web: ver aquí

Autor: Mario Corea, Lluís Moran

 

El Hospital de Mollet es un proyecto hospitalario paradigmático tanto en la trayectoria profesional de Mario Corea Arquitectura, como en el panorama de la arquitectura hospitalaria catalana, española e internacional en los diferentes ámbitos de la sostenibilidad: social, económico, funcional y, sobre todo, en lo referente a la incorporación de tecnologías innovadoras.

El proyecto, que consolidó al exitoso modelo sanitario catalán y marcó las nuevas pautas de sostenibilidad de la arquitectura hospitalaria en Catalunya, adopta medidas adaptadas a su entorno como resolver el final de la ciudad junto al Parc dels Pinetons incorporando un espacio verde entre el parque y el hospital. A escala urbana soluciona con claridad los distintos accesos públicos, aparcamiento, ambulancias y servicios, integrándolos de forma amable a la circulación urbana. La relación con las escuelas, a espaldas del hospital, queda solucionada con una fachada sin estridencias.

La obra aprovecha la pendiente del solar para crear dos plantas bajas, una con el ingreso a urgencias y otra que permite la entrada general y a consulta externas.

Desde el punto de vista funcional, el Hospital de Mollet, en línea con los proyectos de Mario Corea y su concepto del “hospital evolutivo”, presenta un planteo de pabellones combinado con patios lineales que permiten la llegada de luz natural a todos los servicios.

El centro está organizado en tres niveles asistenciales:

– Nivel de críticos: Formado por urgencias, radiología, cirugía y el hospital de día quirúrgico.

– Nivel ambulatorio: Donde se ubican las consultas externas, la recuperación física, el hospital de día ambulatorio, y las secciones de dirección y administración. En este nivel también se encuentran los servicios de cocina, lavandería, almacenes, farmacia, instalaciones, etc.

– Nivel de hospitalizaciones: Hay 35 camas por planta que representan un total de 140 camas. Además, este nivel también incluye los despachos médicos.

El hospital destaca por el tratamiento de la luz solar que inunda la totalidad del edificio. Esta condición, unida a la incorporación de vegetación y arbolados en los patios, consigue un hospital amable que supera la imagen dura y triste de muchos centros. El hospital pretende plantear el bienestar de sus usuarios de proporcionar salud.

El diseño del hospital se ideó con un concepto de zonas abiertas en la cubierta y estructuras interiores que permitan la entrada de luz y una iluminación adecuada a las necesidades de cada espacio, consiguiendo, además, ventilación natural, vistas al exterior y una reducción importante del consumo eléctrico.

Su construcción significó complementar y dar un servicio sanitario integral gracias a un nuevo hospital general, y la consiguiente transformación del antiguo sanatorio como un espacio sociosanitario de pacientes semiagudos y crónicos, en línea con las necesidades sociales de reutilización de edificios proporcionándoles una segunda vida.

El hospital incorpora la geotermia para la producción energética, que complementa con el uso de placas solares y fotovoltaicas, convirtiéndolo en altamente eficiente en términos energéticos. A esto hay que añadir el uso de aislamiento térmico en fachadas y cubiertas, el cuidadoso manejo de las aguas, y el control del consumo eléctrico. Entendiendo que los hospitales son de los pocos edificios que funcionan las 24h los 365 días del año, estas medidas significan un ahorro considerable en su consumo energético.

El aislamiento físico es un elemento indispensable para lograr un confort térmico y una inercia estable en las temperaturas interiores de cualquier edificio. Se han optimizado los aislamientos de formas poco convencionales pero muy efectivas en cubiertas superiores y planta baja doblando su espesor, mediante fachadas ventiladas, vidrios climalit, perfilería de aluminio que permite la ruptura del puente térmico, y una suerte de elementos físicos de control solar, como: voladizos de elementos estructurales, lamas reguladoras de aluminio y cortinas mecanizadas microperforadas, para controlar la radiación solar según la orientación y los necesidades interiores, mejorando el confort y reduciendo la demanda de climatización del edificio.

Otra parte destacada es la construcción de cubiertas sostenibles que mejoran el aislamiento térmico gracias a la grava y a la cubierta de vegetación extensiva. El sistema de recogida de aguas pluviales, sirven de riego a las zonas verdes que, a su vez, generan O2. Además de integración paisajística, este sistema presenta un bajo coste de mantenimiento.

El techo radiante integrado en este proyecto permite asumir cargar térmicas de frío y calor, y la disminución del gasto energético gracias a los dos colectores de agua que regulan su circulación, y aportan un ambiente saludable, reducción acústica y confort térmico.

La geotermia es también una de las soluciones integradas en el Hospital de Mollet, cuya instalación ha sido la mayor proyectada en España y la cuarta en Europa, convirtiéndole en referente y pionero en sostenibilidad y energías renovables. El sistema está formado por dos bombas de calor y tres circuitos de agua, uno de los cuales, el geotérmico, incluye 148 pozos de 146 metros de profundidad para conseguir un mayor rendimiento energético y económico.

Por último, destacamos el sistema de Gestión Técnica Centralizada (GTC) un elemento de control de los equipos que integran la instalación, y permiten conseguir una eficiencia y mantenimientos óptimos, mejoras importantes en la fiabilidad de su funcionamiento y ahorro de energía. GTC comprende: la producción de frio y calor, agua caliente sanitaria, geotermia, climatización, cuadro general de baja tensión, control de detección de incendios, y control de instalaciones de gases medicinales.

En resumen, el Hospital de Mollet es, desde su construcción, un referente de diseño eficiente y sostenible gracias a la apuesta de Mario Corea Arquitectura por la instalación de medidas innovadoras, aunadas con la humanización que todo hospital debe tener. Un centro amable pensado para pacientes, profesionales y visitantes, y cuyo símbolo, el roure de l’hospital, un centenario roble ubicado en la parcela del centro, alrededor del cual se planificó el proyecto, da buena cuenta de la importancia del entorno.

Galería de planos:

Galería de imágenes:

Para descargar el documento en PDF sobre los elementos de sostenibilidad en el Hospital de Mollet debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario