DocumentaciónDocumentosDocumentos destacadosFarmacia

Fecha: 02/08/2018

Idioma: Castellano

Procedencia: Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH)

Web: ver aquí

Autor: María Cruz Martín Delgado, Miguel Ángel Calleja Hernández

 

La Medicina Intensiva constituye uno de los principales componentes de los sistemas sanitarios modernos. Su objetivo es ofrecer a los enfermos críticos una atención sanitaria ajustada a sus necesidades, de calidad y de la manera más segura posible, garantizando que sea adecuada, sostenible, ética y respetuosa con su autonomía.

La farmacoterapia en pacientes críticos es compleja, caracterizada por la polimedicación, fármacos de alto riesgo y de administración intravenosa con frecuentes modificaciones. Además, los cambios en los volúmenes de distribución condicionan la farmacocinética y la farmacodinamia. Por ello, y dada la gravedad y complejidad del paciente crítico, el riesgo de sufrir daños por eventos adversos y errores de medicación es mayor2. Cabe destacar, el estudio multicéntrico SYREC “Seguridad y riesgo en el enfermo crítico” desarrollado en España, en el que la probabilidad de sufrir al menos un incidente relacionado con la seguridad solamente por estar ingresado en un Servicio de Medicina Intensiva (SMI) fue del 62%, siendo los más frecuentes aquellos relacionados con la medicación. El 90% de todos los incidentes fueron clasificados como evitables o posiblemente evitables3. Además, en un análisis post hoc, se observó que el riesgo de sufrir un error de medicación por ingresar en un SMI es del 22% (IQR: 8%, 50%). Según concluye dicho estudio, un 16% de los errores de medicación causan daño al paciente, siendo un 82% evitables.

En el marco de las múltiples iniciativas institucionales para la promoción de la seguridad del paciente, la Declaración de Viena, a la que se han adherido numerosas sociedades científicas, adquiere el compromiso de los profesionales del enfermo crítico en la mejora de la calidad y seguridad de la asistencia5. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto en marcha en el año 2017 el tercer reto por la Seguridad del Paciente, La Medicación Segura, cuyo objetivo es reducir los daños graves evitables relacionados con los eventos adversos por la medicación en un 50% en los próximos 5 años.

Existe una fuerte evidencia que apoya un enfoque multidisciplinar en los SMI para lograr una atención de calidad. En este sentido, la revisión de Donovan et al. subraya la importancia de cada profesional que pueden integrar un equipo de un SMI.

Según la Society of Critical Care Medicine (SCCM), la atención ideal al paciente crítico incluye un equipo multidisciplinar, recomendando la integración del farmacéutico (grado de recomendación C). Diferentes estudios muestran los beneficios de la presencia de un farmacéutico en los SMI, en cuanto a disminución de errores de prescripción y de eventos adversos,, reducción de la estancia hospitalaria, reducción de los costes relacionados con fármacos (menor consumo de anestésicos y antimicrobianos), detección de errores relacionados con la medicación y resolución de consultas planteadas por enfermeros y médicos. En nuestro país existen experiencias que han demostrado que la presencia del farmacéutico en los SMI permite detectar áreas de mejora y establecer protocolos para garantizar la seguridad del paciente y la efectividad de los tratamientos farmacológicos, con una alta tasa de aceptación de estas intervenciones por parte del resto de profesionales de intensivos. Sin embargo, a pesar de la evidencia que apoya la presencia de un farmacéutico en los SMI, la realidad es que en España la figura del farmacéutico en estos servicios está poco instaurada.

Un estudio internacional basado en una encuesta para describir las actividades realizadas por los farmacéuticos en los SMI, concluye que el farmacéutico participa en una amplia variedad de actividades: más de la mitad de los farmacéuticos participaban en los pases de visita médicos y un pequeño porcentaje estaba implicado en la preparación de mezclas intravenosas y nutrición parenteral. El documento de posicionamiento elaborado conjuntamente por la SCCM y el American College of Clinical Pharmacy, cuyo objetivo es definir el ámbito de actuación de los farmacéuticos en los SMI, recoge las actividades que pueden o deben ser desarrolladas por estos y sus responsabilidades:

Para seguri leyendo las actividades que pueden o deben ser desarrolladas debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Para descargarse el documento Farmacia hospitalaria y Medicina Intensiva: una alianza necesaria debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario