ConcursosHospitalesProyectosProyectos destacadosTipología

Fecha: Marzo 2019

Ubicación: Viljandi, Estonia

Arquitecto: Planho + Bakpak Architects + DAGOpen Arhitektuuribüroo

Web: ver aquí

Modalidad: Concurso 1er. premio

 

El hospital moderno es algo más que un lugar de prestación de servicios asistenciales. Es generalmente el edificio más importante de la ciudad y el referente principal de una sociedad y un tiempo.

El principal objetivo de esta propuesta es alcanzar la máxima eficiencia del conjunto, conjugando la forma con la función, haciendo que los valores de ambas se sumen para dar como resultado un modelo de hospital altamente resolutivo, donde se imponga los criterios de organización funcional, clasificación de circulaciones y circuitos potenciando la accesibilidad y en definitiva la optimización de todos los procesos asistenciales al servicio del usuario.

La propuesta responde a una estructura sencilla, modular, basada en una organización funcional muy eficiente, que facilite la implantación de sistemas de gestión por procesos, y favoreciendo la accesibilidad del paciente a todos los servicios.

El planteamiento de origen es que la aparente segregación de los cuerpos de la volumetría tenga su reflejo en el carácter de las piezas, en el funcionamiento interno, a la vez que se busca que esta “segregación” proporcione una óptima interconexión que fomente la integración de los distintos servicios enfocados hacia la consulta de alta resolución, mediante acto único, así como favorecer el diagnóstico y tratamiento de pacientes pluripatológicos que requieren de la concurrencia de varias especialidades.

 

Áreas funcionales

La pieza central es más clínica y hospitalaria, la pieza que da a la calle Turo tiene los usos con mayor autonomía como son la rehabilitacion y laboratorios y las dos piezas restantes, alojan los usos ambulatorios. Esta aparente autonomía de las piezas, esta potenciada por la integración que se consigue en cada uno de los niveles de las plantas del hospital, logrando un funcionamiento unitario y eficiente, donde el bloque asistencial se produce en las dos primeras (más extensas en superficie y donde priman las conexiones horizontales) y la parte de hospitalización (descanso del paciente) se apropia de los niveles más altos, aprovechándose así de unas vistas amplias.

Dentro del gran bloque asistencial, se potencia la horizontalidad, agrupando en un extremo todos los usos de carácter ambulatorio y en el corazón del edificio (pieza central) los de carácter más clínico.

 

Circulaciones

El espacio del vestíbulo a pesar de encontrarse en uno de los laterales del edificio, logra articular perfectamente las conexiones con las áreas ambulatorias, además de tener su propio carácter, que al igual que la imagen del edificio, se desmarca del puramente asistencial de un hospital.

Además de la circulación clínica principal, cuando es necesario se establece al interior otra circulación clínica más específica para conectar las zonas más internas de cada servicio (CMA-Bloque quirúrgico, Urgencias-Radiogianostico…), pudiendo llevar al paciente interno o profesional a cualquier parte del edificio sin interferir con las circulaciones de público. Los núcleos de ascensores de público, clínicos o servicios se encuentran estratégicamente situados para minimizar los recorridos entre las distintas áreas, especialmente entre los servicios de soporte.

El modelo que hemos planteado resuelve de forma óptima los procesos diagnósticos y de tratamiento, está centrado en el paciente y potencia la relación de los profesionales ante un escenario donde, en el hospital del futuro, se van a desvanecer la estructura departamental del hospital para dar paso a un nuevo modelo más eficiente y basado por procesos conforme a los modelos actuales de gestión.

 

Modularidad y flexibilidad.

Entendemos que este aspecto, que en principio puede resultar chocante en un edifico de esta envergadura y características, donde prima la heterogeneidad de espacios, supone un valor irrenunciable y que está en la esencia de la arquitectura de los hospitales actuales y de futuro. La experiencia demuestra que los cambios son inevitables, al igual que el crecimiento, por tanto, el planteamiento modular lo entendemos consustancial con el edificio hospitalario.

Partimos de una trama estructurada que sea capaz de absorber estos cambios sin mermar las condiciones de los espacios y sin que implique que por ello deje de ser capaz de soportar diferentes planteamientos y de introducir connotaciones de formas independientes de la trama, en función de diferentes matices que provoquen diferentes usos.

Todo el conjunto se ha resuelto un módulos básicos que se adecua todos los usos del hospital. Este módulo es de  7,5×7,5 metros

 

Galería de planos:

Galería de imágenes:

3 (60%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario