ArquitecturaArtículosArtículos destacadosBloque quirúrgicoDiseño y ReflexiónDocumentación

Fecha: 09/02/2018

Idioma: Castellano

Autor: Bernat Gato y Roger Pernas arquitectos en CASA SOLO

Web: Ver aquí

Procedencia: CASA SOLO

a

La arquitectura hospitalaria cada vez más introduce soluciones de sistemas modulares en su proceso de diseño, como en el caso de los quirófanos modulares, debido a la necesidad de dar respuesta a nuevas demandas de la sociedad, tanto en el sector público como privado.

El avance de sistemas constructivos y tecnología, permite ajustar los presupuestos y diseñar espacios de mayor eficiencia en centros sanitarios. Precisamente, el diseño de las zonas quirúrgicas y sus espacios anexos en los hospitales es uno de los principales elementos que determinan la efectividad y el rendimiento de un hospital.

Veamos las principales características del diseño modular.

 

¿En qué consiste el diseño modular?

El diseño modular consiste en una combinación de técnicas de diseño y tecnología de vanguardia para el máximo aprovechamiento de los recursos. De este modo se consigue aportar un máximo beneficio a todos los usuarios del hospital.

Las principales características de los sistemas modulares son la búsqueda de la máxima funcionalidad, comodidad, seguridad, economía, durabilidad y estética.

Esta tipología de construcción se puede aplicar a distintas escalas en un centro sanitario. Des del mobiliario o accesorios hasta el diseño de laboratorios de investigación, áreas administrativas, unidad de cuidados intensivos o quirófanos modulares, entre otros.

Los sistemas de paneles y módulos, pese a tratarse de unidades prefabricadas, presentan una amplia variedad de dimensiones y acabados, y además permiten la incorporación de distintos modelos de carpintería interior.

Se diseñan y fabrican teniendo en cuenta las necesidades de las diferentes áreas hospitalarias, por lo que son compatibles con el equipamiento especializado de los centros sanitarios y las instalaciones que conllevan las distintas áreas de un hospital.

En su proceso de construcción se tienen en cuenta también aspectos como la intensidad de uso, el mantenimiento, la renovación o la posibilidad de realizar ampliaciones o modificaciones en la configuración de los espacios.

La aplicación de esta tipología de sistemas constructivos es muy amplia. No obstante, en esta ocasión nos centraremos en el diseño de quirófanos modulares.

Los quirófanos modulares

Entre las distintas unidades que componen un hospital, las áreas de intervención quirúrgica son de las que concentra mayores colapsos.

Estos espacios requieren la puesta en marcha simultánea de distintas unidades y recursos humanos para su funcionamiento diario y los pacientes que pasan por quirófano suelen permanecer varios días o semanas ingresados en el hospital.

Es por ello que la eficiencia de los quirófanos y la recuperación de los pacientes son dos factores clave para mejorar la rentabilidad de nuestros hospitales. Una de las herramientas de mejora pasa por la innovación en el diseño de quirófanos y áreas de servicio.

 

Áreas de un quirófano

Los quirófanos se componen de tres áreas:

  1. Área de transición (o zona negra): se trata del área de recibida de pacientes.
  2. Área semi-restringida (o zona gris): su acceso es restringido y es necesario utilizar ropa quirúrgica. Incluye las zonas de farmacia, almacenaje de instrumentación quirúrgica y acceso a quirófanos.
  3. Área restringida (o zona blanca): se encuentra la sala de operación y sus corredores de acceso esterilizados. Se trata de una zona de acceso restringido y en la que las puertas deben permanecer cerradas en todo momento.

Criterios para la construcción de quirófanos modulares

Los quirófanos modulares se basan en un sistema de paneles modulares preparados para resolver los requerimientos concretos de este tipo de espacios hospitalarios.

Se trata de elementos constructivos con una amplia resistencia y durabilidad, así como con un exigente perfil antibacteriano, para crear espacios higiénicos y que garanticen la salubridad. Además, ofrecen el aislamiento idóneo para que los quirófanos modulares tengan la hermeticidad que requieren.

De este modo los quirófanos modulares posibilitan un ahorro de tiempo de construcción y son desmontables panel a panel de forma independiente. Así es posible incorporar nuevas instalaciones y llevar a cabo el mantenimiento de los mismos. También facilitan la integración con soportes técnicos y de control, como la gestión del alumbrado o los gases medicinales.

Veamos los distintos elementos que componen los quirófanos modulares:

 

Subestructura

La subestructura es el esqueleto de los paneles al que se encuentran sellados los elementos de pared y techo, para poder crear las condiciones de presión requeridas en las zonas quirúrgicas.

Está formada por rieles de suelo, rieles de techo y cavidades para el paso de instalaciones. Los rieles de suelo constan de perfiles de acero y se fijan mediante placas de sujeción. Los rieles de techo se componen de perfiles de aluminio extruido pintado y están preparados para insertar los elementos de pared superior.

Las cavidades para el paso de instalaciones como electricidad, agua o gases, son aquellas que se generan entre los elementos de pared.

 

Elementos de pared e instalaciones

Los elementos de pared pueden desmontarse y reinstalarse fácilmente, por lo que minimizan los tiempos de inactividad de los quirófanos.

Además, la flexibilidad de los elementos modulares permite una disposición más organizada de las instalaciones, como interruptores o enchufes.

Encontramos distintos tipos de elementos de pared. Por un lado los elementos generales, fabricados en acero inoxidable recubierto en polvo adosado a un panel de cartón yeso. En un módulo tendríamos un elemento de pared inferior, uno de instalaciones y otro de pared superior.

Por otro lado existen los elementos de vidrio, los cuales no presentan marco y constan de un vidrio de seguridad templado térmicamente. Estos elementos de vidrio pueden combinarse con los generales y distribuirse en el espacio con la misma flexibilidad.

 

Techos

El falso techo de los quirófanos modulares consta de casetes de metal individuales que integran los distintos sistemas de instalaciones, como el aire acondicionado, los gases médicos o la red eléctrica, permitiendo su fácil acceso.

Se trata de un sistema de techo fácilmente desmontable y reinstalable y que a su vez permite integrar de manera natural la iluminación de las estancias, evitando elementos colgantes.

 

Acabados

Los acabados que presentan los paneles son muy amplios, incluyendo la impresión de imágenes, lo que permite elegir la imagen más adecuada para cada área del quirófano y crear espacios más agradables para los usuarios, por ejemplo en el área de transición.

Como podemos observar, los quirófanos modulares representan una solución constructiva de gran rigidez, flexibilidad de diseño e higiene. En algunos países como Alemania o Italia representan una tecnología muy avanzada para el sector hospitalario.

Como siempre, finalizar recordando el compromiso de CASA SOLO con el diseño y construcción de los espacios quirúrgicos actuales y del futuro.

Como arquitectos, nuestro trabajo puede contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas, integrando diseño y salud de la manera más natural posible.

 

Para ver el documento Quirófanos modulares al completo debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

4.5 (90%) 2 votes
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario