Desde principios del siglo XX ya se tienen datos sobre la peligrosidad del asbesto. En un primer momento se detectaron enfermedades en los trabajadores de las fábricas y en los habitantes de los alrededores. Aunque; en el momento actual ya se han realizado numerosos estudios y se ha visto que los resultados sobre los grados de peligrosidad no han sido muy clarificadores.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment