ArquitecturaArtículosArtículos destacadosDocumentaciónMateriales y Revestimientosanuario unique

Fecha: Marzo 2018

Idioma: Castellano

Web: Ver aquí

Autores: Marité Alonso y Carolina Muñoz, arquitectas, Lourdes Cillero licenciada en medicina y cirugía, socias fundadoras de Unique

Procedencia: Unique health

 

 

Al definir materiales de áreas críticas (o no tan críticas) siempre se habla de materiales y soluciones constructivas fáciles de limpiar y desinfectar, con pocas o ninguna junta, sin ángulos, etc. Los materiales deben favorecer la eliminación de organismos o, en cualquier caso, no favorecer su acumulación y propagación por el resto de espacios. Pero ¿existen materiales que, además de facilitar la limpieza y desinfección, tengan propiedades biocidas, ayuden a que no proliferen los organismos nocivos en nuestros hospitales, o incluso faciliten la descontaminación de los ambientes?. La respuesta es sí.

Muchos de ellos son conocidos desde la antigüedad, por lo que calificarlos como “nuevos” no es apropiado. Pero las nuevas tecnologías permiten aprovechar sus propiedades de forma más eficiente y económicamente accesible.

 

El cobre

Es uno de los pocos metales que pueden encontrarse en la naturaleza en estado nativo, y uno de los primeros en ser utilizado por el ser humano. Sus propiedades antibacterianas y antihongos se conocen desde la antigüedad (los antiguos egipcios usaban el cobre para obtener agua potable y esterilizar heridas; los romanos, persas y aztecas lo utilizaban en el tratamiento de enfermedades).

 

 

Es el único material reconocido desde el año 2008 por US EPA (United States Environmental Protection Agency) como superficie de contacto antimicrobiana sólida. Abundante estudios demuestran que puede eliminar dentro de un periodo de dos horas hasta un 99.9% de microorganismos en su superficie. Y sus propiedades antimicrobianas son naturales, no necesitan el agregado de productos químicos, no se desgastan con el tiempo ni con la oxidación de la superficie, no es tóxico para las personas y el medioambiente y es totalmente reciclable.

 

Diversos estudios demuestran que su utilización en hospitales, en superficies de frecuente contacto como pomos de puerta, barandillas, grifos, superficies del mobiliario, railes de la cama, etc., puede reducir la propagación de enfermedades y el riesgo de que los pacientes adquieran una infección nosocomial en más de un 40%.[i] La Copper Alliance ® (con representación en todo el mundo) promueve y divulga la utilización de “cobre antimicrobiano” en el entorno hospitalario. Además certifica con la marca CU+Antimicrobial Copper a los elementos y aleaciones de cobre (bronce, latón, cuproníquel), que tienen esta propiedad.

 

¿Su principal desventaja? El precio: en países que no son productores de cobre (como España, por ejemplo), la diferencia de precio entre un pomo de puerta de acero inoxidable y otro de cobre antimicrobiano es de más del 250%

 

Pero un grupo de investigadores del Laboratorio de Polímeros del Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología de la FCFM (Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile), trabaja desde el año 2006 en materiales con una matriz polimérica a la que se le agregan  nanopartículas de cobre. Los estudios realizados constatan que la propiedad antimicrobiana es más potente en una lámina de cobre (o sus aleaciones) que en una de plástico con aditivo del metal, pero su eficacia es similar. El objetivo es un polímero antimicrobiano a precios accesibles.

Actualmente ya existen aplicaciones en el mercado y se utiliza en elementos tan diversos como; hilos textiles, telas, plásticos, espumas, resinas, aditivos para barnices, pinturas, etc.

 

La plata

Es otro de los metales “nativos” cuyas propiedades antimicrobianas son conocidas y utilizadas desde la antigüedad: los egipcios y fenicios construían en plata las cisternas de almacenamiento de agua para reducir y prevenir las enfermedades relacionadas con el consumo de aguas contaminadas.

Constituye un antimicrobiano de amplio espectro. Actúa interfiriendo en la capacidad de crecer y reproducirse de los microorganismos. De esta manera se evita el desarrollo de patógenos como Salmonella, Legionella, Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Pseudonomonas aeruginosa, Enterococcus hirae y Candida albicans, entre otros.

¿Cómo se utiliza? Diversos materiales incorporan iones o nanopartículas de plata en su acabado superficial y se consiguen eliminar hasta un 99,9% de las bacterias de su superficie en 48 horas.

 

Existen en el mercado desde hace años, multitud de productos que incorporan esta tecnología y con precios realmente accesibles: recubrimientos para pomos, manillas, tiradores de puertas y otros elementos de control de acceso; pinturas; interruptores y enchufes; recubrimientos para conductos de aire; paneles laminados a alta presión HPL con acabado antibacteriano; pavimentos vinílicos; etc.

 

Para seguir leyendo las características de otros materiales como el titanio, el vidrio, étc debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Para descargar la documentación del artículo de Nuevos Materiales debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

 

4.5 (90%) 2 votes
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario