ArtículosDocumentaciónIluminaciónInstalaciones

Fecha: Marzo 2019

Idioma: Inglés

Procedencia: Fagerhult

Web: ver aquí

 

Algunos estudios independientes han demostrado que existe una relación directa entre la luz diurna y nuestro sentido de bienestar. La luz tiene efectos positivos en el cuerpo humano y controla procesos esenciales. Nuestro ritmo circadiano está controlado por la intensidad de la luz y la composición espectral –  donde la parte azul del espectro juega el papel más importante.

La falta de luz diurna por periodos prolongados provoca problemas de sueño ya que la producción de la hormona del sueño, la melatonina, y la hormona del estrés, el cortisol, se interrumpe. Estas hormonas son las encargadas de controlar nuestro ritmo circadiano, y los conceptos de iluminación que están en harmonía con nuestro reloj interno ayudan a nuestro bienestar.

En el siguiente vídeo, Henrik Clausen, director de la Fagerhult Lighting Academy, presenta la relación entre luz y salud.

 

La luz desde la perspectiva del paciente

Los pacientes rara vez tienen la oportunidad de salir al exterior y pasan gran cantidad de horas en los espacios interiores de los hospitales. Esta estancia en los hospitales suele ser extraña y desagradable, y la forma en la cual la habitación está iluminada desarrolla un rol importante desde una perspectiva emocional, biológica y visual.

Cuando esto se planifica correctamente, la luz puede contribuir a una experiencia positiva y favorece la reducción de estrés en una situación incómoda por naturaleza. La situación clínica se convierte en menos formal y amenazadora y más confortable mediante el uso estratégico de luces de colores o iluminación que cambia de color a medida que avanza el día.

Desde una perspectiva puramente visual, el paciente requiere de una iluminación ajustada a sus necesidades y que pueda ser controlada por él mismo. Por lo tanto, la planificación de la iluminación desde la perspectiva del paciente consiste en ver el panorama general, desde asegurar una iluminación biológicamente efectiva que pueda contribuir a la recuperación, hasta una buena luz de lectura o una luz para encontrar el camino al baño por la noche.

 

La iluminación del personal

El personal necesita también una iluminación de trabajo bien diseñada que promueva un diagnóstico más exacto y un tratamiento mejor para los pacientes. El personal del hospital también está afectado emocional y biológicamente por la luz. La luz diurna es positiva para todos ya que ayuda a nuestro subconsciente a llevar la cuenta del tiempo. Lo mejor, sin duda, es salir al exterior en nuestros descansos.

Una iluminación de trabajo bien diseñada con variedad de luces de ambiente nos asegura que la luz en nuestro campo de visión es suficiente. Las luces de ambiente de grandes superficies incrementan la ingesta de luz que reciben las pupilas y mantiene al personal fresco y alerta durante largos turnos de trabajo a todas horas del día.

Las escenas de luz preestablecidas hacen que sea sencillo para el personal ajustar la luz en diferentes habitaciones. El personal puede hacer su trabajo incluso cuando los niveles altos de luz están limitados, por ejemplo, la habitación de un paciente. Dependiendo de su naturaleza, la luz de exploración normalmente debe estar entre 500 y 1000 lux.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment