ArtículosClimatizaciónDocumentaciónInstalaciones

Fecha: 05/04/2018

Idioma: Castellano

Procedencia: Aire Limpio

Web: ver aquí

Autor: Miguel López-Ibor

 

Diferentes estudios y guías dividen y cuantifican por aplicaciones, el consumo total de energía de los centros sanitarios, siendo la climatización con un porcentaje de entre el 40 y el 45% la más cuantiosa, seguida de Iluminación con 30-35% y ACS con un 20%. Se han estudiado y se siguen estudiando medidas, modificaciones, e innovaciones tecnológicas para mejorar la eficiencia energética de los hospitales, ahora bien, se debe tener muy en cuenta que cualquier implementación no debe suponer jamás una reducción de la calidad de las instalaciones en ningún aspecto, siendo siempre la prioridad ‘la atención sanitaria del paciente’ y, por tanto, la calidad del aire.

Dentro de todos los sistemas y equipos que engloba la climatización, dos apartados muy importantes sobre los que se puede actuar para mejorar la eficiencia energética del edificio son los sistemas de ventilación (aporte de aire exterior/ extracción), y los sistemas de filtración de aire.

La Norma UNE 100713 de Instalaciones de acondicionamiento de aire en hospitales clasifica por sectores el edificio y define las exigencias de cada zona en condiciones ambientales (temperatura y humedad), presión sonora, ventilación y etapas de filtración.

Los niveles de ventilación requeridos son muy diversos dependiendo las zonas, desde las más exigentes como son el bloque quirúrgico, la UCI, habitaciones de aislamiento inmunodeprimido, etc., hasta las menos como lavandería, vestuario o áreas no propiamente hospitalarias.

Una medición lo más exacta y fiable posible del caudal de ventilación, nos va a permitir un ajuste preciso a los parámetros requeridos, evitando sobreventilar innecesariamente y así reducir el consumo de energía que debemos utilizar para climatizar dicho aire. Por otro lado, estamos incidiendo directamente en la mejora de la calidad del aire, ya que uno de las características más importantes de la ventilación es la dilución de los contaminantes.

Relativo a las etapas de filtración La Norma es algo más sencilla y habla de dos tipos de salas, de clase I con tres etapas (F5+F9+ H13) y de clase II con dos etapas (F5+ F9).

Utilizar nuevos diseños de filtros que, con una determinada eficiencia, tengan mayor capacidad de retención de contaminantes y menor perdida de carga (resistencia al paso del aire), nos va permitir reducir mucho el consumo de energía de los ventiladores.

A continuación presentamos una serie de tecnologías en el campo de la ventilación y de la filtración y su aplicación directa en hospitales.

 

Equipos de medición de caudal por dispersión térmica

Los equipos de medición de caudal por dispersión térmica tienen un margen de error por debajo del 5%, este nivel de precisión, permite ajustar con mucha exactitud el caudal de aire de ventilación.

Principio de funcionamiento

 

Estos equipos se pueden instalar en conductos, tomas de aire exterior o directamente en unidades de tratamiento de aire, recuperadores de calor, extractores, etc. La señal que mandan puede ser analógica o BACnet.

Equipo de lectura

 

 

Aplicaciones

 

Este tipo de sensores son muy utilizados en las denominadas ‘salas de ambiente controlado’, donde el control de los caudales de aire (impulsión/ extracción) y por tanto de los diferenciales de presión entre salas es muy riguroso.

 

Para seguir leyendo el artículo sobre el valor del aire en los hospitales y descargar el documento en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario