Fecha: 01/06/2015
Idioma: Castellano
Autor: Miguel Ángel Rosario Hernández
Procedencia: mundohvacr
Ubicación: México

Salvaguardar la salud de la población es una de las garantías que deben existir a nivel mundial. En México, las instituciones de gobierno y algunos entes privados se encargan de proporcionar servicios de calidad a los usuarios; sin embargo, planear un edificio de este tipo requiere de la capacitación y del ingenio de los diseñadores HVAC, a fin de garantizar comodidad.

Como consecuencia de la proliferación de las grandes urbes, la disposición de servicios médicos debe estar al alcance de sus habitantes. En el caso de México, la Secretaría de Salud, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como algunos servicios privados, son entidades encargadas de velar por dicha garantía.

Lo cierto es que, en cualquier caso, el propósito será brindar un servicio óptimo y de alta especialidad, que permita enfrentar el déficit de cobertura institucional en cada uno de los espacios donde se requiera. Por tanto, la asistencia hospitalaria proporcionará solidez y seguridad en la dotación de servicios.

¿Cómo reacciona el sector HVAC ante este tipo de demandas? En primera instancia, será indispensable que guarde una relación adecuada con la estética, innovación tecnológica, eficiencia espacial, el confort y la calidad en la construcción, resultado de un trabajo que inicia desde el anteproyecto y se prolonga hasta el proceso de diseño y la instalación de sistemas óptimos para cada servicio de un hospital.

Para cumplir con estas solicitudes es necesario conocer algunas áreas propias de la Medicina que se vinculan directamente con el confort por garantizar. Además, la relación debe ser inherente a aspectos sociales, psicológicos e incluso de trabajo social.

ETAPA DE PLANEACIÓN Y CONSTRUCCIÓN

Luego de la etapa de diseño, el proyecto deberá tomar forma, ya que la etapa previa sirvió únicamente para proporcionar información y para que todas las partes pudieran hablar y adecuar de mejor forma cada una de las ingenierías.

Por consiguiente, será necesario comenzar a considerar elementos de economía y eficiencia en el uso de materiales y energía, donde el proceso definirá las alternativas en aspectos de protección y resistencia al viento, radiación solar, iluminación natural, solidez estructural, tipos de acabados, etcétera.


Lo anterior tomará forma junto con las especificaciones técnicas, en las cuales se describirá tanto la calidad de los materiales, como la coordinación de todos los aspectos, de tal manera que armonice con los requerimientos del cliente.

Será el momento para verificar que el sistema de aire cuente con la suficiente energía eléctrica para su buen funcionamiento, sin que genere ruidos en áreas determinadas y sin producir vibraciones, por citar un ejemplo.

Además, esta etapa ayuda a ofrecer soluciones creativas ante las restricciones y los parámetros de los códigos aplicables a construcciones de este tipo, pues el IMSS brinda una guía propia y algunos clientes particulares se definen a través de otros estándares.

En general, la propuesta debe mantener el control en cada área a fin de proporcionar confort al usuario final.

DISEÑO HVAC

Para la realización de un proyecto HVAC de un hospital es importante considerar los siguientes factores:

• La función del acondicionamiento del aire en un hospital, que consiste en mantener el control de la temperatura y la humedad, la transportación y distribución de aire, la calidad de aire (eliminación de polvo, olores, humo, hongos, gases, virus patógenos y bacterias), la ventilación y el control de ruido.

• El nivel de atención que prestará esta unidad, es decir, si es de primer, segundo o tercer nivel, o si se trata de un centro médico de alta especialidad.

• La localidad o el municipio donde se construirá el hospital, con la finalidad de identificar si se requiere un sistema HVAC sólo para verano o para verano e invierno.

Asimismo, habrá que considerar las siguientes normas y estándares:

1. Las Normas de Diseño de Ingeniería en Acondicionamiento de aire del IMSS (ND-01-IMSS-AA-97). Habrá que tomar en cuenta que la última edición es de 1997

2. ASHRAE Handbook 2011, Capítulo 8, “Health-Care Facilities”

3. HVAC Design Manual for Hospitals and Clinics 2013

4. ASHRAE STANDARD 62.1-2010. Ventilation for Acceptable Indoor Air Quality

5. ASHRAE STANDARD 170-2008. Ventilation of Health-Care Facilities

6. ASHRAE STANDARD 90.1-2007. Energy Standard for Buildings Except Low-Rise Residential Buildings

7. Si se trata de un proyecto para certificación LEED:

• LEED 2013 Reference Guide for Building Design and Construction

• Healthcare Supplement 2009

• Green Guide for Healthcare 2007

 


REQUERIMIENTO DE ESPACIOS FÍSICOS

Una vez que se ha desarrollado el proyecto arquitectónico, es necesario hacer ajustes a éste, derivados de los requerimientos de cada una de las instalaciones electromecánicas, como espacio entre plafón y lecho bajo de trabe, para que se puedan alojar las instalaciones horizontalmente; por ejemplo, tuberías, ductos de aire acondicionado y lámparas, ductos verticales para cruzar de un piso a otro, principalmente tuberías y ductos, clóset de telecomunicaciones, site, cuartos eléctricos, cuartos de aire acondicionado, casa de máquinas en donde se instalarán el equipo hidroneumático, equipos de bombeo contra incendio, manifold de gases medicinales, subestación eléctrica, planta de emergencia, equipos de generación de agua helada o caliente.

Para establecer los requerimientos específicos del sistema de HVAC, inicialmente se clasifican los servicios con los que contará el hospital, ya que cada uno necesita un tratamiento de aire único, por lo tanto, éste se debe acondicionar con una unidad manejadora de aire (UMA); si rebasa los 600 metros cuadrados, se recomienda acondicionar dicha zona con dos UMA.

Regularmente, las UMA son equipos que requieren de protección contra la intemperie, es por eso que se necesita un cuarto para alojarlas. Lo que se debe prever para su dimensionamiento es que cada equipo cuente con el espacio suficiente para su respectivo mantenimiento.

Se recomienda que entre el último difusor y la UMA no exista una distancia mayor a 50 metros, lo ideal es que el equipo se ubique al centro del servicio por acondicionar.

Se recomienda que entre el último difusor y la UMA no exista una distancia mayor a 50 metros, lo ideal es que el equipo se ubique al centro del servicio por acondicionar.

Dichos cuartos deben contar con una altura mínima de 2.60 metros desde el nivel de piso terminado hasta el lecho bajo de trabe, tener el piso totalmente nivelado y una puerta de 2.50 metros, con doble abatimiento hacia afuera, persiana en la parte superior, coladera o coladeras y una llave de nariz.

Para seguir leyendo el artículo ir al siguiente LINK.

Información co
rtesía de Mundo HVAC&R, medio especializado en las aplicaciones y usos de la ingeniería HVACR en diversos sectores productivos

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario