Fecha: 11/11/2015
Idioma: Castellano
Procedencia: Prefire
Ubicación: España

Los sistemas de protección contra incendios mediante agua nebulizada, constituyen hoy en día la mejor alternativa a los sistemas gaseosos y en ciertas aplicaciones a las instalaciones de agua convencionales.

En los sistemas de extinción por agua nebulizada se optimizan los recursos extintores del agua mediante la división del volumen de agua en gotas de muy pequeño tamaño, con lo que se consigue la máxima capacidad de refrigeración para una determinada cantidad de agua, reduciendo los volúmenes utilizados y, por lo tanto, los daños causados por los sistemas convencionales que utilizan el agua como agente extintor (rociadores automáticos, sistemas de diluvio, mangueras, etc.).

Las ventajas de estos sistemas son muy importantes, y cabe destacar:

– Económicos. Se trata de un agente extintor con un coste reducido
– Ecológico. No perjudica al medio ambiente
– No conductor de electricidad
– Eficaz para fuegos líquidos inflamables
– Inocuidad para los equipos protegidos y para las personas
– Limita los daños por agua
– Reducción drástica de la temperatura del recinto
– Mantenimiento del nivel de oxígeno
– Lavado de humos y gases tóxicos
– Previene la reignición
– Sistemas multidescarga

Los sistemas de agua nebulizada proporcionan una extinción rápida y eficaz de los fuegos clase A, B y C, eliminando el riesgo de reignición; presentan una incomparable capacidad de supresión de los incendios de foco profundo, destruye y decanta los humos y gases tóxicos, y quizás, lo más importante de todo ello, utilizando cantidades muy pequeñas de agua natural.

MECANISMOS DE EXTINCIÓN DEL AGUA NEBULIZADA

Los agentes extintores convencionales actúan sobre el fuego mediante alguno de los siguientes mecanismos: enfriamiento, sofocación o bloqueo del combustible.

El agua nebulizada debe su eficacia extintora a la actuación conjunta de tres efectos principales:


Enfriamiento

El agua nebulizada posee una gran capacidad de enfriamiento, por la división del agua utilizada en gotas de tamaño micrométrico, lo que produce en principio una gran superficie de captación de calor y, además, el que estas micro gotas en contacto con los cuerpos o gases calientes se transformen en vapor absorbiendo una cantidad de calor equivalente a 540 calorías/gramo.

Sofocación

El vapor generado desplaza un volumen de oxígeno equivalente, produciendo un efecto de sofocación.

Atenuación del calor radiante

El calor radiante es uno de los fenómenos que contribuye al mantenimiento de la reacción de combustión al producir la elevación de temperaturas a masas adicionales de combustible. La niebla generada en el recinto reduce enormemente este fenómeno.

Es interesante hacer una breve reflexión sobre cómo se produce la combustión de sólidos y líquidos combustibles e inflamables. La combustión de un sólido o líquido se inicia cuando el combustible, en presencia de una fuente de calor, es capaz de generar una cantidad suficiente de vapores inflamables que una vez en combustión producen el suficiente calor para generar más volátiles que se incorporan a la combustión y produciéndose lo que se denomina reacción en cadena.

Por lo tanto, los mecanismos de extinción se deben producir en el entorno donde se está produciendo la generación de volátiles y su inflamación. Consecuentemente, la eficacia extintora del agua nebulizada está ligada a su capacidad de estar en contacto con el entorno mencionado. Así pues, los sistemas que generan el agua nebulizada solamente serán eficaces si son capaces de garantizar que el agente extintor entrará en contacto con el combustible en la fase mencionada.

 


FINALIDADES DE LOS SISTEMAS DE AGUA NEBULIZADA

Los sistemas de agua nebulizada se utilizan principalmente con las siguientes finalidades tal como se expone en el Standard NFPA-750:

Control del incendio: Consiste en la limitación del crecimiento y propagación de un incendio, premojando los materiales combustibles adyacentes y controlando las temperaturas de los gases de combustión en el techo.

Ésta es la típica aplicación para la sustitución de los sistemas de rociadores automáticos con grandes ventajas en muchas aplicaciones, como son: buques, hoteles, hospitales, oficinas, etc., dada la limpieza y cantidad de agua empleada, así como la mayor eficiencia del control del fuego por el agua nebulizada frente al agua en gotas de los sprinklers convencionales.

Supresión del incendio: La reducción sustancial y rápida de los factores que acompañan al incendio, desprendimiento de calor y emisión de gases, durante el tiempo de duración de la descarga.

Extinción del incendio: La completa supresión del incendio hasta la desaparición total de materiales en combustión. Es la aplicación típica para la sustitución de los sistemas de extinción por gas (CO2, gases inertes, etc.).

SISTEMAS DE ALTA PRESIÓN

Los sistemas funcionan con presiones de uso entre los 35 y los 210 bar, descargando gotas de muy pequeño diámetro y alta velocidad.

Los sistemas de extinción de incendios por agua nebulizada emplean como agente extintor agua natural a alta presión y está basado en principios y tecnología hidráulica bien establecidos. Los sprinklers automáticos o abiertos, especialmente diseñados hacen que el agua se descargue en forma de niebla. La alta velocidad de las gotas hace que la niebla pueda penetrar en el conjunto de gases calientes y alcance la superficie de combustión, incluso en fuegos grandes y resguardados de la acción directa de la descarga.

(…) PARA SEGUIR LEYENDO EL ARTÍCULO DESCARGAR DOCUMENTO ADJUNTO


Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario