Áreas quirúrgicas y de obstetriciaArtículosArtículos destacadosBloque quirúrgicoCirugía mayor ambulatoriaEquipamiento MédicoServicios Ambulatorios

Fecha: Junio 2019

Idioma: Castellano

Procedencia: ArcSterile

Web: ver aquí

Autor: María Andreu Fenoll, Unidad de Mácula del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Valencia

 

Este artículo se publicó por primera vez en la revista ROL Enfermería en el número 38(5)330 en el año 2015.


El objetivo de este estudio es evaluar la seguridad y rentabilidad económica de la cabina quirúrgica de ambiente controlado (ArcSterile®) para la realización de dichos procesos.

Se realizó un estudio retrospectivo y observacional en el que comparamos las variables de gestión hospitalaria entre los pacientes intervenidos en ArcSterile® y los pacientes intervenidos en el quirófano convencional durante un periodo de 12 meses. Las variables estudiadas fueron: el número total de pacientes tratados, la demora asistencial y el coste por proceso.

Se realizaron 2.011 procedimientos quirúrgicos en la cabina de ambiente controlado ArcSterile® y 1.736 en el quirófano convencional durante un periodo de 12 meses. Se incluyeron cirugías menores como chalación, pterigión, inyecciones intravítreas y otras. No se incluyeron cirugías de cataratas ni vitrectomías. La utilización del ArcSterile® supuso un aumento del 14 % en el número de pacientes intervenidos durante 12 meses. El coste por hora de la utilización de la cabina quirúrgica ArcSterile® fue de 30.75 euros frente a los 142.78 euros del quirófano convencional.

La incorporación del ArcSterile® ha permitido tratar a un número mayor de pacientes que antes se trataban en el quirófano convencional, lo que optimiza el uso del mismo para pacientes que requieren una cirugía más compleja y genera un ahorro económico de 134.121,39 euros durante los 12 meses evaluados. La aplicación de esta cabina quirúrgica a la cirugía ambulatoria oftalmológica y también a otras especialidades médicas podría suponer una alternativa eficaz y eficiente al quirófano convencional, con grandes beneficios tanto clínicos como económicos.

 

INTRODUCCIÓN
En los últimos años la asistencia sanitaria ha pasado de ser fundamentalmente hospitalaria a ser eminentemente ambulatoria. Los beneficios del trato ambulatorio son tanto médicos (mejora en el tiempo de recuperación, reducción del estrés por hospitalización, disminución de infecciones nosocomiales) como económicos, con una optimización de los recursos económicos y de personal [1]. La oftalmología es una de las especialidades que más pronto se unió a la cirugía ambulatoria, la cual se realiza en un 99 % de los casos a través de la Unidad de Cirugía Sin Ingreso (UCSI) manteniendo la seguridad y los beneficios en los procedimientos.

La cirugía ambulatoria se ha realizado como hemos comentado, en la UCSI, pero puede efectuarse en «salas blancas», también llamadas «salas limpias». Estas se caracterizan por un control estricto de las partículas en el aire, temperatura, humedad, flujo de aire y presión interior del aire [2]. La principal desventaja es el alto coste tanto de la implementación como del mantenimiento de las instalaciones. Otra forma de conseguir un flujo laminar de aire y, por lo tanto, un área con control de aire ambiente semejante al de las salas limpias, son las cabinas o pantallas de flujo laminar [3]. El ArcSterile® (Imex Clinic, Paterna, Valencia) es una cabina de control de aire ambiente plegable. Presenta una estructura de aluminio con paredes plegables y apertura frontal para la entrada del paciente, que llevan adheridas unas columnas de flujo laminar horizontal estéril para la impulsión de aire con filtración en dos etapas: PREFiltros G3 y HEPA. Con ello se consigue la recirculación de aire de la sala, aspirando, filtrando, introduciendo aire estéril ril en la zona crítica y devolviéndolo a la sala repetidamente. Además cuenta con un control electrónico de la velocidad del aire, así como con la activación de alarmas por saturación de filtros [4, 5].

Además, disponer del ArcSterile® en el propio Servicio de Oftalmología ha supuesto un aumento de la actividad asistencial, dado que actividades antes asumidas por los servicios de Quirófano han pasado a serlo por la consulta externa. Esto ha precisado una reestructuración del circuito del paciente en la consulta, con la denominación de «consulta única». En esta consulta única, las pruebas diagnósticas y el tratamiento se realizan en el mismo momento, lo que aumenta, por consiguiente, la calidad asistencial, ya que disminuyen las visitas y se mejora la comodidad del paciente y sus familiares. Los beneficios de la consulta única son máximos en aquellos pacientes con enfermedades crónicas como son, entre otras, la degeneración macular asociada a la edad o la retinopatía diabética. Si bien en algunos casos pueden padecerla personas de mediana edad, en otros muchos se trata de pacientes de edad avanzada, que necesitan la ayuda de algún familiar.

Está establecida, sobre todo, en la sección de retina médica, para lo cual se han habilitado dos salas contiguas, una para llevar a cabo las exploraciones precisas y otra donde está situado el ArcSterile® para la aplicación del tratamiento, en este caso, las inyecciones intravítreas. En esta sala la responsabilidad recae en gran medida en los profesionales de enfermería, que se encargan, entre otras funciones, de tranquilizar al paciente que va a someterse a dicho procedimiento, resolviendo sus dudas y miedos, así como su participación en el mismo, realizando los cuidados pertinentes, antes, durante y después de la intervención.

De esta manera, el tiempo de permanencia del paciente en el hospital no supera los 15 minutos, durante los cuales se llevan a cabo tanto todas las exploraciones requeridas como el tratamiento preciso.

Otro beneficio añadido en esta consulta única es evitar la ansiedad que se generaba anteriormente, por el miedo a la progresión de la enfermedad cuando dicho tratamiento debía aplicarse en un quirófano convencional, a causa de la demora que esto suponía, así como del trastorno que implicaba acudir de nuevo al hospital para recibir tan solo el tratamiento.

Del mismo modo, los pacientes que se someten a intervenciones menores (retirada de puntos de trasplante corneal, pterigión, chalazión, etc.) experimentan un menor grado de ansiedad al realizarse estas en una sala adaptada en las consultas externas y no en el quirófano convencional.

Según los datos obtenidos en nuestro estudio, las complicaciones que se dieron durante el primer periodo fueron un total de 9 frente a las 5 que se produjeron en el periodo de uso del ArcSterile®, las cuales consistieron en reacciones inflamatorias tras el tratamiento intravítreo. Ninguna de ellas tuvo consecuencias graves, con lo cual se puede afirmar que no existen diferencias estadísticamente significativas y que, por lo tanto, su seguridad está más que justificada.

El objetivo de este artículo es analizar la seguridad y eficiencia de la utilización de la cabina quirúrgica de ambiente controlado (ArcSterile®) ubicada en las Consultas  Externas de Oftalmología para la realización de procedimientos oftalmológicos quirúrgicos (inyecciones intravítreas y cirugía menor).

 

MÉTODOS
Este estudio observacional retrospectivo comparó los procedimientos oftalmológicos realizados durante 12 meses en el antiguo Hospital La Fe de Campanar de Valencia con los procedimientos realizados durante el mismo periodo de tiempo en el nuevo Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia.

Se analizaron los procedimientos quirúrgicos oftalmológicos menores y las inyecciones intravítreas del periodo comprendido entre abril de 2009 y abril de 2010 en los quirófanos convencionales del antiguo hospital. En el nuevo hospital, dotado con un ArcSterile® en las Consultas Externas de Oftalmología, se evaluaron entre abril de 2011 y abril de 2012 los procedimientos realizados tanto en los quirófanos convencionales como en la sala de Consultas Externas adaptada con el ArcSterile®.

Los parámetros estudiados fueron: número total de procedimientos por periodo; número total de inyecciones intravítreas y cirugía menor; tipo de procedimiento (inyección intravítrea o cirugía menor, incluyendo: exéresis de chalazión, exéresis de pterigión, exéresis de papiloma conjuntival o palpebral, retirada de sutura corneal y biopsia de la arteria temporal); gasto por hora de funcionamiento de la sala utilizada (quirófano convencional o sala adaptada de consultas con ArcSterile®).

Para continuar leyendo el artículo y conocer mejor el detalle del estudio de seguridad y rentabilidad económica de los quirófanos plegables y poder descargar el documento en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

 

5 (100%) 1 vote[s]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment