Equipamiento MédicoNoticiasNoticias destacadosTecnología

Fecha: 26/07/2018

Idioma: Inglés

Autor: Lynne Minion and Leontina Postelnicu

Web: Ver aquí

 

Una flota de drones volando sobre los tejados de Londres y llevando consigo resultados médicos o hasta donaciones de sangre que puede salvar vidas puede ser posible en los próximos años. Pero un informe del Reino Unido ha publicado obstáculos regulatorios e infraestructurales que deben ser solucionados para que esto se haga realidad.

El informe “Flying High”, elaborado por la fundación Nesta, ha estudiado el posible transporte de material médico ligero entre hospitales en la capital del Reino Unido y afirma que la rapidez y confiabilidad que estos dispositivos ofrecen puede reducir gastos y mejorar el cuidado de los pacientes. Pero todo esto conlleva a la necesidad de sistemas de control del tráfico aéreo para que los drones operen sin cruzarse entre ellos y causar ningún desperfecto.

El equipo del proyecto ha colaborado con cinco regiones del país y expertos de la NHS y servicios de emergencia, así como con expertos en tecnología y reguladores, para estudiar los casos de uso, incluyendo accidentes de tráfico e incendios.

El informe señala que en Londres hay 34 hospitales en una proximidad relativa y que los drones ahorrarían el tiempo que, debido a las carreteras congestionadas, se pierde actualmente en el transporte de resultados médicos, equipamiento ligero o donaciones de sangre.

Los investigadores han centrado su mirada en el movimiento de las muestras patológicas post-trasplante renal entre los hospitales de Guy y St Thomas en el sur de la capital inglesa, y han descubierto que no hay barreras insuperables en la creación de una red de entrega entre los hospitales londinenses.

Según el informe, la operación segura en un área muy urbanizada con espacio aéreo complejo y restringido requeriría pruebas exhaustivas. Naturalmente hay obstáculos que superar.También requeriría sistemas de comunicaciones más sofisticados que los que existen actualmente, junto con formas de administrar mejor el espacio aéreo compartido, en particular los helicópteros que operan a lo largo del Támesis. Para ser factible, las regulaciones sobre la operación en áreas edificadas, en heli-rutas y sobre el Támesis tendrían que ser relajadas, o se debería otorgar una exención específica para estas operaciones.

Algunos son desafíos técnicos de la tecnología de drones, en particular en torno al control más allá de la línea de visión del operador, el vuelo de precisión y la autonomía. Pero la mayoría no lo son. Al igual que los desafíos de la integración de automóviles en las ciudades fueron en gran medida alrededor de la infraestructura, las leyes y la gestión de los vehículos.

Este modelo de transporte seguiría la idea ya implementada en otros países como los Estados Unidos y Singapur.

Se estima que el uso de aviones no tripulados podría proporcionar un aumento de $ 55 mil millones al PIB del Reino Unido para 2030 y $ 21 mil millones en ahorros anuales para la economía del Reino Unido.

Londres tiene la séptima peor tasa de congestión de tráfico en el mundo y, como se espera que la población crezca de nueve a 10.8 millones para 2041, los autores del informe dicen que los drones podrían aliviar el problema. Pero las complejidades que hay que superar, aun siendo posibles, son complicados, con aeronaves y edificios que esquivar y regulaciones que cumplir.

El espacio aéreo de Londres es uno de los lugares más complejos para introducir innovaciones. Londres tiene el sistema de aeropuertos colectivo más grande del mundo y su espacio aéreo es el más congestionado del mundo, con más de 170 millones de viajes de pasajeros en 2017; 30 millones más que la próxima ciudad más concurrida, Nueva York. El espacio aéreo urbano de Londres es igualmente complicado. Londres tiene algunas de las densidades de población más altas y el mayor número de edificios altos en el Reino Unido. Esto, combinado con numerosas zonas de exclusión aérea y un complejo mosaico de propiedad de la tierra, significaría que volar drones en Londres sería más desafiante que cualquier otra ciudad del Reino Unido.

El profesor Tony Young, líder nacional de innovación clínica de NHS England, dijo que las posibilidades son emocionantes. Quieren aprovechar el enorme potencial de la tecnología en el NHS para brindar una mejor atención al paciente y el uso de drones ofrece posibilidades emocionantes. A medida que el NHS desarrolle su plan a largo plazo, se analizará el uso de la tecnología ahora, mañana y en el futuro, para asegurarnos de poder aprovechar todos los beneficios que pueden aportar las nuevas innovaciones.

Valora este post
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario