InvestigaciónLaboratorios (p)NoticiasServicios HospitalariosTipología


Muy pronto algunos pacientes paralíticos podrían empezar a usar una interfaz cerebro-ordenador inalámbrica capaz de enviar sus pensamientos en forma de órdenes a la velocidad de una conexión de internet doméstica.

 

Tras más de una década de trabajo, investigadores de la Universidad de Brown (EEUU) y una empresa con sede en Utah (EEUU), Blackrock Microsystems, han comercializado un dispositivo inalámbrico que se puede colocar sobre el cráneo y enviar órdenes pensadas recogidas por un implante cerebral vía radio. Blackrock explica que solicitará la aprobación de la Agencia Estadounidense del Medicamento para el sistema, para que el mando a distancia mental se pueda probar en voluntarios, posiblemente este mismo año.

 

El dispositivo lo ha creado un consorcio llamado BrainGate que tiene su sede en la Universidad de Brown y fue de los primeros en colocar implantes en el cerebro de paralíticos para demostrar que las señales eléctricas emitidas por las neuronas dentro del córtex cerebral se pueden registrar y usar para dirigir una silla de ruedas o dirigir un brazo robótico.

 

Uno de los principales obstáculos para estos provocativos experimentos ha sido que los pacientes sólo pueden usar el aparato ortopédico con la ayuda de un equipo de ayudantes de laboratorio. Las señales del cerebro se recogen a través de un cable enchufado a un puerto implantado en su cráneo y se pasan a través de cables a un aparatoso montaje de procesadores de señales. “Usar este montaje en el hogar es inconcebible o cuando menos incómodo ya que el paciente está enganchado a un montón de equipo eléctrico”, explica el profesor de ingeniería de Brown que ha dirigido el diseño y fabricación del sistema inalámbrico, Arto Nurmikko.

 


El dispositivo lo ha creado un consorcio llamado BrainGate que tiene su sede en la Universidad de Brown y fue de los primeros en colocar implantes en el cerebro de paralíticos para demostrar que las señales eléctricas emitidas por las neuronas dentro del córtex cerebral se pueden registrar y usar para dirigir una silla de ruedas o dirigir un brazo robótico.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment