ArtículosArtículos destacadosDocumentaciónServicios Centrales Diagnóstico y Tratamientobiorem

Fecha: 2018

Idioma: Castellano

Autores: Georgina Vidal-Gavilan, Ingeniera Biomédica y Doctora en Ciencias. Biorem

Procedencia: Biorem, (D’ENGINY biorem SL)

Web: ver aquí

a

¿Os imagináis la posibilidad de diagnosticar un cáncer de forma inmediata y no invasiva, a partir de una única gota de sangre, junto al médico de cabecera, como si de un test de glucosa se tratara? ¿O de detectar un agente infeccioso a distancia, en un lugar remoto y sin presencia de un especialista? ¿O de realizar análisis genéticos individualizados desde un teléfono móvil? Este es el camino que están tomando los dispositivos lab-on-a-chip (LOC), que abren vías revolucionarias al diagnóstico y la deslocalización y cambio de escala del laboratorio bioanalítico.

Un lab-on-a-chip (LOC) se define como un dispositivo miniaturizado capaz de llevar a cabo en un espacio de pocos milímetros a pocos centímetros todas las etapas del diagnóstico molecular (o también de síntesis química) que comúnmente se realizan en el laboratorio: preparación de la muestras, separación y concentración del marcador molecular, amplificación, transducción de señal para la detección del dato y análisis para procesar e interpretar la señal producida. Todo ello manipulando cantidades de fluido inferiores a los nanolitros y utilizando canales de tamaño por debajo de los centenares de micrómetros.

Su diseño es pues una mezcla multidisciplinar de ciencia y tecnología, incluyendo la microfluídica, la electrónica, la óptica y los biosensores. Y su motivación en el campo clínico diversa, desde la aceleración del diagnóstico precoz (y sin preparación de muestra), principalmente en patologías crónicas y/o mortales, hasta la automatización de métodos analíticos de screening (sin necesidad de manipulación previa de la muestra), si bien inicialmente se destinaron al estudio de la biología celular y a las reacciones bioquímicas a partir de éstas (PCR, electroforesis, etc.). (NOTA: el primer dispositivo lab-on-a-chip de ámbito general aparece en 1979 y corresponde a un cromatógrafo de gases, y no es hasta 1990 que aparece el primer cromatógrafo de líquidos miniaturizado). Actualmente, una gran cantidad de procesos de análisis clínico y de investigación han sido objeto de miniaturización en un LOC, y si bien estamos todavía lejos de la implementación masiva, encontramos ya dispositivos comercializados, mostrando algunos de ellos mejores rendimientos que su homólogo convencional.

 

Para seguir leyendo sobre el dispositivo lab-on-a-chip debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

Para descargar el artículo de Dispositivos Lab-on-a-chip: un cambio de escala en el diagnóstico clínico debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

 

4 (80%) 2 votes
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario