ArtículosArtículos destacadosBloque quirúrgicoDocumentaciónTecnología

Fecha: Marzo 2019

Idioma: Castellano

Procedencia: ARC International Design Consultants

Web: ver aquí

Autor: Pedro Gargaté, Senior Healthcare Architect

 

Un poco de historia

Probablemente no hay muchos espacios hospitalarios que hayan evolucionado tanto a través del tiempo como los quirófanos.

Ya ha pasado tiempo desde los días en que se operaba sin anestesia ni antisépticos, y donde los pacientes frecuentemente fallecían durante la cirugía y además sufriendo un enorme dolor.

Desde finales del s.XVIII usamos  por primera vez un término específico para estos espacios en forma de anfiteatros donde se procedía a las intervenciones quirúrgicas : Operation Theaters.

John Hopkins Hospital – 1904 (“The Shriver Hall Murals – Completing the Picture” Brochure)

 

Fue la aparición de unidades quirúrgicas especializadas donde se ofrecía el “espectáculo” de una intervención quirúrgica,  donde cirujanos mostraban sus habilidades en la materia a la audiencia. A veces, llegando incluso a 450 asistentes.

Estos eran los tiempos donde la anestesia no se había descubierto todavía, y donde asepsia era un término todavía por inventar. Infecciones post-quirúrgicas eran la norma, y además aceptadas como parte del proceso de curación. Muy frecuentemente llevaban a alguna amputación o incluso a la muerte. La cirugía por entonces era una actividad de alto riesgo, donde sólo se procedía como última opción.

A mitad del siglo XIX, primero con la invención de la anestesia en 1840, y después de 1867 con las investigaciones de Joseph Lister en asepsis y principios de esterilización, es cuando la cirugía gana base científica y empieza a desarrollar los conceptos de lo que hoy llamamos quirófano.

Cuando la anestesia elimina el dolor durante la intervención, (y el cirujano puede operar con tiempo suficiente), y se asimila el concepto de asepsia, mejora sustancialmente los ratios de supervivencia post operatoria.

Gradualmente, la evidencia reveló la importancia de la preparación y limpieza. Los cirujanos empezaron a lavarse las manos y usar bata antes de las operaciones, así como a desinfectar el material a través de procesos de esterilización.

Los quirófanos se ganan su propio espacio en los hospitales. Al principio, las audiencias todavía estaban permitidas, pero la configuración de espacios priorizan los procesos quirúrgicos y el equipamiento necesario. Elementos como los lavabos empiezan a aparecer como parte del workflow organizativo.

A partir de este punto, la velocidad de evolución se incrementa. Los quirófanos empiezan a adquirir un carácter muy técnico. En 1931 Paul Nelson, desarrolla en el Hospital de Lille el  primer quirófano moderno donde se preocupa de la correcta iluminación, protección del espacio quirúrgico, y donde se implanta la separación de flujos limpio-sucio.

El concepto se va refinando sucesivamente para incorporar los avances tecnológicos de la época.

Air locks para controlar la presión de aire y el ambiente esterilizado, y unidades de climatización separadas. Incluso la iluminación está dispuesta en el exterior para facilitar el mantenimiento sin molestar en el espacio operatorio o crear algún tipo de problema de infección.

El concepto de quirófano a prueba de gérmenes se lleva al extremo donde el paciente forma parte de una especie de “cadena de montaje”, por la precisión y parametrización del flujo de operaciones.

Germproof Operating room for the Lille Medical Center in France (Popular Science magazine, May 1938)

 

Para seguir leyendo el artículo y descargar el documento en PDF sobre el pasado, presente y futuro de los quirófanos debe iniciar sesión o darse de alta en el portal

5 (100%) 4 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario