El Sergas asegura que obligó a la UTE a corregir el diseño del hospital para garantizar las 1.465 camas

19/10/2012
Arquitectura Noticias El Sergas asegura que obligó a la UTE a corregir el diseño del hospital para garantizar las 1.465 camas

El Sergas detectó en mayo importantes deficiencias en el proyecto básico y de ejecución presentado por la concesionaria del nuevo hospital de Vigo y la obligó a realizar correcciones para garantizar las 1.465 camas comprometidas y los 4.350 aparcamientos. El primer y más evidente "desfase" hallado con respecto al pliego del concurso era la reducción de la superficie útil hospitalaria en 11.883 m2 y la pérdida de otros 16.173 m2 de parking. También se comprobó que la calidad constructiva no se correspondía con la oferta presentada inicialmente por la UTE y que la edificación no alcanzaba la calificación de eficiencia energética "A".

En ese proyecto provisional, la disminución de la superficie hospitalaria y la calidad de prestaciones recortaba el presupuesto de ejecución en 30 millones de euros con respecto a los 375 en que fue adjudicada la obra. Pero desde entonces la Consellería de Sanidade asegura que ha emplazado a la UTE integrada por Acciona, Puentes, Altair, Concessia y Ocasa a revisar el diseño hasta llegar al proyecto constructivo final ya a "finales de verano" y con cambios propuestos, por ejemplo, por el servicio de Pediatría del Xeral.

El Sergas sostiene que las dimensiones definitivas del hospital son las que ofreció la propia conselleira, Rocío Mosquera, durante su visita a Vigo en el mes de mayo: 113.097 de superficie útil, 1.465 camas, 150 salas de consulta y 30 camas de Observación en Urgencias.

Para alcanzar estas cifras, desde la Xunta reconocen que han tenido que corregir los "desfases" en algunos casos "importantes" detectados en los primeros borradores presentados por la UTE que construirá y gestionará los servicios no sanitarios por un canon de 66 millones anuales.

Los errores técnicos detectados en mayo cuando el hospital ya llevaba diez meses en obras afectaban a la estructura y funcionalidad del edificio. Se vio desde el Sergas que era necesario mejorar la calidad constructiva de las fachadas y la cubierta, construir más bloques de ascensores y dotar de más espacio a áreas como la de fecundación in vitro que no cumplía con la normativa vigente y cuyas dimensiones se tildaban de "críticas". Otro fallo que se mandó rectificar era que no estaba previsto blindaje magnético en los locales para resonancias.
El proyecto que le entregó en abril reducía la superficie útil y el parking - Se detectó una merma de calidades y no contemplaba los accesos

Necesitas estar registrado para ver el contenido

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata