El viejo Hospital de Campoo será derribado. Un mes después de la entrada en funcionamiento del Tres Mares y del desmantelamiento de la antigua Clínica Reinosa, ya no hay lugar a elucubraciones. La Sociedad de Gestión de Viviendas e Infraestructuras en Cantabria (Gesvicán) ya está redactando el proyecto de derribo del edificio, una vez rubricado el cambio de titularidad de los terrenos, que han pasado a manos de la Consejería de Obras Públicas tras la permuta del solar donde se asienta el hospital nuevo con la Consejería de Sanidad.

El Gobierno de Cantabria descarta cualquier otra opción que no pase por la demolición del hospital, construido a finales de los años setenta y que desde hace tiempo presenta serias deficiencias estructurales. En cuanto el proyecto de derribo esté aprobado, comenzarán las conversaciones con el Ayuntamiento de Reinosa para acordar entre ambas partes el destino definitivo del solar. Todo indica que en la parcela se construirán viviendas protegidas y que una parte podría destinarse a equipamientos sociales, como una guardería o un geriátrico.

El alcalde de Reinosa, José Miguel Barrio, apuesta por dar un uso residencial a esta parcela, en consonancia, afirma, con los objetivos del actual equipo de gobierno «de construir cuantas más viviendas sociales mejor». El solar del Hospital de Campoo se sumaría a otras tres alternativas que baraja el Ayuntamiento para construir viviendas: Al lado del parque de Las Fuentes, en el solar municipal cercano al cuartel de la Guardia Civil o en el prado Foberón, que también es propiedad del Consistorio. En cualquiera de las cuatro opciones, Barrio afirma que se emprenderá una primera fase de construcción de 51 viviendas sociales destinadas a la venta y 13 más de alquiler.

Barrio mostró su «total disposición» para emprender las modificaciones del Plan General de Ordenación Urbana que sean necesarias para cambiar la calificación del suelo en el que se asienta el viejo hospital. La idea, afirmó, «es que en el solar se construyan viviendas sociales dignas, en consonancia con el entorno, que es privilegiado dentro del núcleo urbano de Reinosa, y a precios asequibles para los ciudadanos».
Un mes después de la entrada en funcionamiento del Tres Mares y del desmantelamiento de la antigua Clínica Reinosa, ya no hay lugar a elucubraciones
Entiende también que no hay más futuro para este edificio que su desaparición. «La zona más nueva sería salvable, pero la otra está afectada por aluminosis y sólo cabe el derribo total», dijo el regidor.

El inmueble data de 1977 y a lo largo de estos años fue objeto de distintas reformas y ampliaciones, que han acercado el complejo hospitalario a las casas anulando la posibilidad de ocupar más espacio.

Reformas recientes

La última de estas obras se llevó a cabo en 2002, cuando los entonces responsables del Gobierno de Cantabria (PP-PRC) iniciaron un proyecto de reforma distribuido en tres fases, finalizando la primera, por importe de 1,2 millones de euros, en 2003, con la puesta en servicio de un nuevo módulo para urgencias. Con estas actuaciones se pretendía resolver las necesidades más urgentes que estaban planteadas en el centro hospitalario, como una nueva instalación de Rayos X, reforma de la zona quirúrgica y de urgencias, así como la creación de nuevos servicios.
Por aquel entonces se apostaba por convertir la Clínica Reinosa en el centro hospitalario que demandaba la ciudadanía. Pero ese mismo año, cuando el Gobierno cambió de socios (PSOE-PRC), y Rosario Quintana asumió la titularidad de la Consejería de Sanidad, se anularon las siguientes fases de este proyecto y las prioridades pasaron por la construcción de un edificio nuevo.

Desde entonces, y con las obras del Hospital Tres Mares en marcha, siempre se habló de demoler el Hospital de Campoo, aunque un sector de Reinosa defienda su permanencia destinándolo a otros usos necesarios para la ciudadanía, como una residencia de ancianos. Ahora no se descarta que en una parte del solar del viejo hospital este servicio, u otros de índole social, tengan también cabida.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment