Fecha: 12/04/2011
Idioma: Castellano
Autor: Varios autores
Procedencia: Rev. Soc. Esp. Enfermería Nefrológica, n 18, 2002

La vigilancia de la calidad química y bacteriológica del agua tratada es esencial para proteger a nuestros pacientes de riesgos adicionales para su salud. Debido a la
gran variabilidad y alteraciones que sufre el agua, los sistemas de tratamiento de la misma deben ajustarse a características y necesidades individuales. AENOR establece recomendaciones sobre la vigilancia y requisitos que debe cumplir el agua para ser utilizada en hemodiálisis. Las técnicas de hemodiálisis actuales exigen planteamientos más estrictos sobre las normas de pureza que ha de cumplir el agua.

Los objetivos del estudio son: analizar las características microbiológicas del agua, comparar los resultados durante dos periodos consecutivos y establecer un nivel de alarma que determine una práctica aceptable. Se realizó un estudio prospectivo descriptivo del agua tratada durante dos periodos de un año de duración cada uno.
Los resultados mostraron una disminución de la incidencia acumulada (IA) en el circuito y se establecieron niveles de alarma de IA.

Autores: Fco. Javier Rubiés Asensio, Isabel Nogueras Flores, Carmen Sandoval Gómez, Mercedes Martín de la Torre Martín




Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment