ArquitecturaArtículosDocumentaciónGestión de la obra
Fecha: 19/11/2014
Idioma: Castellano
Autor: Arq. Estefanía Llera Castañón
Procedencia: MAH (Máster de Arquitectura Hospitalaria)
Ubicación: España

Presentamos un extracto del Blog del Máster Universitario en Arquitectura, Organización y Gestión en Infraestructuras Hospitalarias organizado por CEU San Pablo y AIDHOS

A finales del s.XIX se produjeron grandes cambios en la Ciencia, la Técnica y la Sociología. Los nuevos avances acabaron con los condicionantes que habían obligado al Hospital a expandirse en parcelas alejadas del centro de la ciudad. El riesgo de contagios fue controlándose gracias a la higiene y la asepsia, por lo que la separación entre pabellones empezó a ser una preocupación secundaria, y el hospital se compactó. El uso del acero en la construcción y la implantación del ascensor hicieron el resto, y el hospital comenzó a crecer en altura. Esta nueva morfología permitió un aprovechamiento más intensivo de los terrenos, ahora ya era posible construir grandes hospitales en parcelas céntricas.

Los primeros hospitales verticales mantenían el módulo del pabellón de enfermería como elemento generador. Durante muchos años, el crecimiento vertical se limitó a superponer pabellones autónomos, por lo que cada planta funcionaba de manera independiente al resto, dando lugar a un conjunto de clínicas superpuestas. Éste planteamiento, aunque nos pueda parecer demasiado simple, era correcto si tenemos en cuenta la poca complejidad médica que existía en el hospital entonces, con procesos más sencillos que apenas necesitaban desplazamientos por parte del personal médico ni de los enfermos.

Los nuevos hospitales se centraron en crecer de forma ordenada y funcional, y comenzaron a dejar a un lado las preocupaciones estéticas que los habían llevado a caer en el Eclecticismo años atrás. En algunos casos, se tardó un tiempo en dejar a un lado el estilo clásico, y las partes nobles de los edificios hospitalarios mantuvieron elementos ornamentales. Poco a poco, fueron aceptándose las formas geométricas simples, que huían de la decoración sobrepuesta, y el Racionalismo Arquitectónico triunfó, mostrando la esencia de la nueva construcción de acero, hormigón y vidrio.

(…) Para seguir leyendo el artículo debe ir al siguiente LINK.



Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment