La concesión de un crédito de 250 millones a la Unión Temporal de Empresas (UTE) encargada de la construcción del hospital de Vigo es una inyección económica fundamental para el futuro de este centro, símbolo del debate sobre la idoneidad de la colaboración público-privada en Galicia. El crédito aleja cualquier incertidumbre económica en torno a la finalización de las obras, según la Conselleria de Sanidad, que había recibido fuertes críticas en los últimos meses por la ralentización del proyecto.

 

La UTE, participada por las compañías Acciona, Concessia, Dalkia y Puentes, ha informado que la operación, que cuenta con el respaldo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), ha sido suscrita por el Banco Bilbao Vizcaya – Argentaria (BBVA), el Banco de Santander, La Caixa, Banco Popular y Novagalicia. Con ella, aseguran, “se consolida el proyecto y se aleja cualquier incertidumbre económica de su entorno”.


Sanidad considera que el paso garantiza la continuidad de los trabajos de construcción

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment