El lunes se harán operaciones en 23 de los 25 quirófanos del hospital de Bellvitge después del descenso de actividad del verano, que en la sanidad de Catalunya se ha alargado hasta el 30 de septiembre para reducir gastos y que ha obligado a retrasar intervenciones de cirugía cardíaca y de pacientes con cáncer.
“A partir de la próxima semana volveremos a trabajar con cierta normalidad”, declaró ayer Albert Salazar, director médico del hospital. Coincidiendo con la reapertura de los quirófanos, Bellvitge volverá a abrir esta semana tres plantas que han permanecido cerradas a lo largo del verano.

Estas tres plantas, que tienen entre 24 y 28 camas cada una, se suman a otras dos que se han reabierto en septiembre. Y a ellas se sumarán tres más que se abrirán en octubre. Bellvitge recuperará así 200 de las aproximadamente 300 camas que ha tenido inutilizadas durante el verano. Salazar aportó estos datos después de que médicos de Bellvitge hayan denunciado en los últimos días que no podían operar a decenas de pacientes con cáncer o con enfermedades cardíacas que requerían cirugía urgente. Pero negó que la medida de reabrir plantas y uirófanos responda a la presión de los médicos, algunos de los cuales habían dicho estar dispuestos a hacer las intervenciones sin cobrar. “Son medidas que estaban previstas desde junio y que forman parte de la planificación del verano que hemos tenido que hacer para reducir gastos”, declaró Salazar.

Para cumplir con el recorte de gasto impuesto por la Generalitat, Bellvitge debe gastar en el 2011 unos 30 millones de euros menos que en el 2010, lo que equivale a un 10,4% del presupuesto que tenía. Una parte sustancial de esta reducción seha conseguido reduciendo 700 contratos de enfermería en verano, lo cual ha bligado a cerrar trece plantas del hospital, lo cual a su vez ha obligado a cerrar quirófanos, ya que faltaban camas para ingresar a los pacientes tras las intervenciones. Así, en julio y agosto la actividad quirúrgica del hospital se había reducido a unos 40 pacientes diarios, cuando antes del verano se operaba a unos cien, según los datos aportados por Salazar.

Vall d’Hebron rectifica y anuncia ahora que mantendrá los neumólogos de guardia.
Para el lunes hay rogramadas 80 intervenciones “que los profesionales naturalmente cobrarán”, informó. Otro hospital del Institut Català de la Salut (ICS), el de Vall d’Hebron, rectificó ayer su decisión de retirar los neumólogos de guardia que atienden a pacientes de otros servicios que sufren complicaciones respiratorias. En una carta fechada el 28 de septiembre y firmada por el director asistencial de Vall d’Hebron, Jaume Roigé, se comunicaba a los médicos del hospital que “a partir del día 3 de octubre el servicio de neumología dejará de dar el soporte de guardia que daba en estos momentos”.

Pero ayer, después de que La Vanguardia informara de esta carta que había sido recibida con estupor por algunos médicos del hospital, Vall d’Hebron emitió un comunicado que decía textualmente: “En ningún caso se suprimirá la guardia de este servicio (de neumología)a partir del 3 de octubre”.

En lugar de suprimir la guardia sin consultar previamente a los édicos, la dirección de Vall d’Hebron ha optado por “crear un grupo de trabajo, donde también participa el servicio de neumología, para estudiar las necesidades de la guardia de neumología y si se puede reorganizar de forma diferente”. Las tensiones entre los médicos y las direcciones de los hospitales se enmarcan en un contexto en que los sindicatos y el ICS están negociando recortes salariales para cumplir los objetivos de reducción del gasto sanitario impuestos por la Generalitat. CC.OO.yUGT de Catalunya han convocado una manifestación para el jueves 6 de octubre.


Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment