AcústicaArquitecturaArtículosArtículos destacados

Fecha: Mayo 2019

Idioma: Castellano

Procedencia: Ecophon

Web: ver aquí

Autor: Juan Negreira, Dr Ingeniero Acústico, Concept Developer  en Saint-Gobain Ecophon España; Mai-Britt Beldam, Concept Developer Healthcare Environments en Saint-Gobain Ecophon Suecia.

 

Ruido urbano

En 1958, Florence Nightingale escribió: “¡El ruido innecesario es la ausencia más cruel de atención que se puede ejercer tanto a los sanos como a los enfermos!”[1]. Y todavía hoy, más de 100 años de avances e investigación después, seguimos luchando contra el ruido (definido como sonido indeseado) en nuestras casas, en el lugar de trabajo, hospitales, centros educativos…

El investigador alemán, Dr. Wolfgang Babisch, lleva investigando desde los años 80 cómo reacciona el cuerpo humano a la exposición prolongada al ruido y cómo esto puede estar relacionado con enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer. Sus hallazgos fueron sorprendentes. En 2014, Babisch comunicó a través de un diagrama de flujo, de un modo bastante pedagógico, cómo la exposición al ruido se relaciona con indicadores de estrés que, a su vez, pueden incidir sobre factores de riesgo relacionados con estas enfermedades[2].

Fig. 1 Esquema de efectos y reacción al ruido (W. Babisch)

Entonces, ¿a partir de qué nivel empieza el ruido a ser perjudicial? ¿Cuánto ruido es “demasiado” ruido? En Dinamarca, la Fundación Danesa contra el Cáncer realizó un estudio extensivo de investigación (con datos recopilados entre los años 2012 y 2017) en el que se estudió si la exposición al ruido estaba correlacionada con el desarrollo de cáncer. El estudio no dejó lugar a dudas: el ruido puede provocar cáncer de mama y linfoma No Hodgkin. A raíz de esta publicación, el Ministerio de Medio Ambiente de Dinamarca reconoció que 500 daneses mueren cada año debido al ruido de tráfico, diabetes, estrés y enfermedades cardiovasculares causadas por el ruido. Asimismo, la Dirección de Carreteras de Dinamarca (Vejdirektoratet), en base a su recomendación de que 58 dB[3] es el nivel máximo equivalente de exposición recomendado (desde un punto de vista de la salud), concluyó que 90,000 daneses (en un país cuya población es 5,600,000) están sometidos a niveles de ruido de tráfico superiores a este valor. Esto pone de manifiesto que, potencialmente, hay una parte importante de la población en riesgo de desarrollar enfermedades debido a la exposición al ruido.Fig. 1 Esquema de efectos y reacción al ruido (W. Babisch)

 

Ruido en hospitales

De acuerdo con el estudio danés sobre la exposición al ruido de tráfico rodado, 58 dB parece ser el límite de exposición sonora a partir del cual el ser humano puede empezar a desarrollar indicadores de riesgo. La pregunta que surge es entonces… ¿estamos a salvo (del ruido) en los hospitales? ¿Cuáles son los niveles de sonido reales en estos entornos que frecuentamos, por si fuera poco, cuando ya está enfermos?

Hospitales e instalaciones sanitarias son hoy en día edificios realmente complejos; se podría decir que son como pequeñas ciudades que “funcionan” todo el día y en las que el silencio raramente existe. Aunque pueda resultar extraño, los niveles de ruido en hospitales han aumentado en los últimos 50 años debido a una combinación factores: se “hacinan” más enfermos en los hospitales por metro cuadrado; hay más personal trabajando; existen más equipos médicos (resonancias, rayos X…) que ejecutan tareas más complejas… Es decir, en general, existen más fuentes de ruido. Los cambios demográficos, entre los que destaca el envejecimiento de la población de los últimos tiempos, también desafían el ambiente acústico de los hospitales; las personas mayores acuden a los hospitales con más frecuencia. Un estudio[4] en 2005 reveló que, tanto durante el día como durante la noche, los niveles de presión de sonora en hospitales están muy por encima de los 58 dB. Como se puede ver en la Fig.2, durante el día se superan valores de presión sonora equivalente de 70 dB, mientras que durante la noche se alcanzan los 65 dB.

Fig. 2 Niveles de ruido en hospitales durante el día (izquierda) y la noche (derecha): datos de investigaciones4 en hospitales de todo el mundo, entre 1960 y 2005.

Para seguir leyendo el artículo sobre el confort acústico en espacios de salud y conocer las recomendaciones de la OMS y cuál es el aspecto de un hospital si lo “miras” con tus oídos debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

5 (100%) 2 vote[s]

2 Comments

  1. alicia preide says:

    quisiera contactarme con los autores de la nota para incorporar el tema en la Diplomatura de Sustentabilidad en Espacios para la Salud que dirijo
    saludos cordiales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment