Mucho ruido y... poco confort

Artículos Diseño y Reflexión Arquitectura Acústica Materiales y Revestimientos Unidad de Cuidados Intensivos Mucho ruido y... poco confort

 

Este artículo se publicó por primera vez en el Anuario de la AEIH 2020.

 

El ruido es uno de los principales problemas dentro de los espacios hospitalarios, y con incidencias negativas directas en pacientes, familiares y personal sanitario. Un nivel de ruido superior al deseado incide directamente en la calidad del descanso, en el nivel de nerviosismo y estrés, y en los niveles de concentración. Debemos poner todos nuestros esfuerzos en mejorar la acústica en estos entornos, buscando la salud, el bienestar y la motivación, y pensando siempre en las necesidades de las personas.

 

La problemática

Hay muchos estudios que han demostrado que el nivel acústico que tenemos en los hospitales y centros de salud es demasiado alto, y esto tiene una incidencia negativa en los pacientes, sus acompañantes y todo el personal que trabaja en ellas. En algunos hospitales se llevan a cabo estudios con pacientes, para determinar su experiencia personal, y así sacar conclusiones de mejora.

Un ejemplo es el “focus group” que desarrolló el Hospital Clínic de Barcelona sobre la experiencia del paciente en una UCI. Una de las conclusiones más alarmantes fue que lo que hacía la vivencia en la UCI más negativa era por aspectos como el ruido, la falta de orientación y el aislamiento. Sobre estos resultados se marcaron unos objetivos de mejora, incorporando medidas estructurales para mejorar el ambiente: habitaciones insonorizadas, control del ruido en la zona de enfermería, cambiar orientación de la cama mirando a las ventanas, poner un reloj digital en las habitaciones, conseguir un espacio para los familiares, augmentar el soporte tecnológico…

Hace tiempo nació el concepto de la “alarm fatigue”. Se ha identificado que la "fatiga de la alarma" es una de las razones principales de los riesgos relacionados con la tecnología en la atención intensiva. La fatiga de la alarma es cuando una enfermera u otro cuidador está abrumado con 350 condiciones de alarma por paciente por día. La fatiga de la alarma es cuando un evento que amenaza la vida se pierde en una cacofonía de ruido debido a la multitud de dispositivos con señales de alarma competidoras. La fatiga de la alarma es cuando un paciente no puede descansar con la multitud de señales de alarma que salen en la habitación.

Para hacernos una idea del nivel acústico, los niveles que puede haber normalmente en unidades de cuidados intensivos son de entre 50 y 70dB, que corresponderían a ruidos de aglomeraciones de gente e incluso al ruido de una aspiradora.

 

c rius mucho ruido  c rius mucho ruido

 

Las soluciones

Para alcanzar el confort acústico idóneo en áreas hospitalarias debemos trabajar en 3 líneas:

  • La arquitectónica, diseñando los espacios pensados en las personas, buscando las mejores soluciones constructivas, y utilizando los materiales más adecuados en relación con su comportamiento acústico.
  • La tecnológica, integrando el equipamiento en la arquitectura, buscando soluciones avanzadas que tengan en cuenta el factor del ruido, y arriesgando con decisiones que buscan el bienestar de las personas.
  • La cultural, gestionando los niveles de ruido adecuados, y no los que creemos normales porque son los que hemos vivido siempre, y gestionando a las personas, formándolas en nuevos conceptos de confort que pueden ser disruptivos, pero eficientes.

 

ARQUITECTURA

La arquitectura es la herramienta que tenemos para configurar espacios que acompañen a las personas a actuar de una forma concreta. La acústica (tanto el ruido como los sonidos), las dimensiones de un espacio, los ángulos rectos o curvos de las paredes, la altura del techo, la disposición del mobiliario, los recorridos que se pueden hacer en su interior, la iluminación natural y artificial, la ventilación natural, la vegetación, la temperatura de contacto, las superficie y texturas… todos estos aspectos inciden en el estado emocional, la salud y el desarrollo cognitivo de las personas que lo habitan. 

Si una sala de espera tiene luces de fluorescencia y todas las sillas están en línea mirando a una pared, el nivel de ruido será alto porque las personas gritarán para oírse entre ellas, el estrés emocional aumentará, y no se podrá descansar. En cambio, si diseñamos una sala de espera con las sillas creando rincones para pequeños grupos de personas, con luces cálidas que podrían estar en nuestro hogar, esto hace cambiar el comportamiento de las personas de una forma involuntaria, sentándose cara a cara, recogiéndose en familia, descansando la mente con la luz cálida… Si además le sumamos unos materiales adecuados, como madera natural o un pavimento blando, el confort acústico conseguido es altamente mejor que en la primera opción. 

 

c rius mucho ruido

Sala de espera de Urgencias del Hospital Clínic de Barcelona

 

El diseño de una UCI debe integrar también todos estos conceptos, con espacios amplios, limpios y ordenados, diseño de muebles según las necesidades, habitaciones individuales, imágenes de naturaleza que relajen… todos estos aspectos ayudan a las personas a mantener un nivel sonoro bajo de forma inconsciente porque el ambiente que se ha creado es tranquilo, armónico y relajante. A este diseño le acompañan unos materiales naturales y con absorción acústica que mejoran el confort general y atenúan los posibles ruidos de la actividad normal en un área de uso intensivo muy alto.

 

c rius mucho ruido

Habitaciones y pasillo. UCI Hepática del Hospital Clínic de Barcelona

 

TECNOLOGÍA

La tecnología nos ofrece la oportunidad de sacar los ruidos fuera de los espacios dónde tenemos los pacientes o los profesionales trabajando, mejorando el confort y evitando la “alarm fatigue” de la que hemos hablado anteriormente.

Desde hace tiempo se están ubicando todas las centrales de perfusiones, de monitorizaciones y otras alarmas únicamente en la zona de enfermería, dejando las habitaciones o espacios de pacientes libres de alarmas. Esto libera del estrés acústico a pacientes y también a familiares, al no estar pendientes de los ruidos y alarmas de las máquinas.

 

c rius mucho ruido

Área de trabajo. UCI Hepática del Hospital Clínic de Barcelona

Para poder seguir leyendo este artículo sobre la acústica y el confort en los espacios de Cuidados Intensivos y poderlo descargar en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata